Go to Contents Go to Navigation

(2ª AMPLIACIÓN) Corea del Sur legislará una prohibición sobre la campaña de folletos contra Pyongyang tras las amenazas de Corea del Norte

Últimas noticias 04/06/2020 15:51
El portavoz del Ministerio de Unificación, Yoh Sang-key, celebra una conferencia de prensa, el 4 de junio de 2020, en el complejo gubernamental de Seúl.

Seúl, 4 de junio (Yonhap) -- El Ministerio de Unificación surcoreano ha instado, este jueves, a detener la campaña de los desertores norcoreanos consistente en el envío al Estado comunista de folletos anti-Pyongyang, horas después de que Corea del Norte condenara enérgicamente tal acto, diciendo que pondría en riesgo el acuerdo militar intercoreano, a menos que Seúl tome medidas para evitarlo.

El ministerio también dijo que está planeando legislar una prohibición de dichos "actos que causan tensiones", argumentando que la campaña pone en peligro las vidas y propiedades de los residentes en las regiones fronterizas, desde donde son enviados los folletos a través de globos gigantes.

El portavoz del ministerio, Yoh Sang-key, dijo que, en realidad, la mayoría de los folletos han sido encontrados en territorio surcoreano, causando contaminación ambiental y aumentando la carga de las personas que viven en el área, quienes tienen que deshacerse de ellos. Agregó que cualquier acto que pueda plantear una amenaza para la vida y propiedad de dichas personas debe ser detenido.

Yoh dijo que, teniendo en cuenta, de manera integral, las circunstancias pertinentes, el Gobierno ya ha estado reflexionando las medidas para prevenir, básicamente, dichas acciones que causan tensiones cerca de la frontera.

En la fotografía de archivo se muestra a Kim Yo-jong, la hermana menor del líder norcoreano.

Este jueves por la mañana, Kim Yo-jong, la hermana del presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, emitió una declaración contundente, condenando la campaña de envío de folletos, diciendo que la buena fe y la reconciliación nunca pueden ir de la mano de actividades tan hostiles.

"Hablando claro, las autoridades surcoreanas se verán obligadas a pagar un alto precio si dejan que esta situación continúe mientras ponen excusas", dijo en el comunicado publicado por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA, según sus siglas en inglés).

Añadió que, si no toman las medidas correspondientes para el acto sin sentido contra sus compatriotas, deberán prepararse para la posibilidad de la retirada completa del ya desolado Parque Industrial de Kaesong tras la interrupción de las visitas turísticas a la montaña Kumgang, o el cierre de la oficina de enlace conjunta entre ambas Coreas, cuya existencia -según ella- solo aumenta los problemas, o el abandono del acuerdo intercoreano en el ámbito militar "que apenas tiene valor".

Kim también dijo que los acuerdos de la cumbre de 2018 y el pacto militar tenían la intención de detener todo tipo de hostilidades y acciones que aumentasen la tensión, por lo que el envío de los folletos anti-Pyongyang contradice tales compromisos.

Señaló directamente a los folletos contra Pyongyang, enviados a lo largo de la frontera, a principios de esta semana, por un grupo de desertores norcoreanos. Los folletos, que fueron transportados en unos 500.000 globos, criticaban al líder norcoreano por amenazar con tomar una "acción real impactante con una nueva arma nuclear estratégica".

La hermana del mandatario también llamó a los desertores "escoria humana" y "perros mestizos parecidos a la basura", urgiendo a Corea del Sur a tomar todas las medidas posibles, incluida la promulgación de una ley contra dicho acto, sin volver a usar la "libertad de expresión" como excusa.

Kim dijo que si el Sur valora realmente los acuerdos entre las dos Coreas y tiene la voluntad de implementarlos a fondo, debería limpiar la basura en su territorio antes de hablar de apoyo irreflexivamente.

Agregó que, antes de realizar excusas lamentables, deberían al menos crear una ley para impedir que la farsa de "escoria humana" tome medidas preventivas a fondo contra cualquier "cosa vergonzosa".

Corea del Norte se ha enfadado por los panfletos anti-Pyongyang enviados a su territorio a través de la frontera intercoreana, considerándolos un serio acto hostil destinado a socavar la autoridad de sus líderes.

El Gobierno surcoreano ha recomendado que se detenga el envío de los folletos, citando sus preocupaciones por la seguridad de los residentes en las regiones desde las cuales fueron enviados en globo, debido a que el Norte podría ejercer actos militares de represalia en las áreas.

Los grupos de desertores han ignorado a menudo tal petición, citando su derecho a la libertad de expresión. Además, de conformidad con la ley actual, es imposible prohibir la campaña de envío de folletos.

Las fuertes declaraciones se produjeron en un momento en que las relaciones intercoreanas han permanecido estancadas, en medio de los diálogos de desnuclearización paralizados entre Pyongyang y Washington desde que la cumbre, celebrada, en febrero del año pasado, entre el líder norcoreano y el presidente estadounidense, Donald Trump, terminara sin acuerdos.

En octubre del año pasado, Pyongyang demandó a Seúl que retirara todas sus instalaciones construidas en el complejo turístico de la montaña Kumgang, en la costa oriental norcoreana, diciendo que planea construir un destino turístico internacional propio. Corea del Sur suspendió el proyecto conjunto de recorridos por la zona, en 2008, después de que una turista surcoreana muriera tiroteada por un guardia norcoreano.

Corea del Sur clausuró, en 2016, el complejo industrial conjunto localizado en la ciudad fronteriza norcoreana de Kaesong, después de unas provocaciones nucleares y de misiles del Norte. Las dos Coreas acordaron reanudar los recorridos por la montaña y volver a abrir el parque industrial -dos importantes proyectos de intercambio transfronterizo- cuando se cumplan los compromisos pactados en sus cumbres de 2018; sin embargo, ha habido pocos progresos debido a las sanciones globales contra Pyongyang.

Previamente este año, las dos Coreas también cerraron temporalmente su oficina de enlace conjunta en Kaesong, debido al brote del nuevo coronavirus.

La declaración de este jueves representa la tercera de su tipo por parte de Kim este año, lo cual indica su creciente participación e influencia en las relaciones con Corea del Sur y Estados Unidos, como la colaboradora más cercana de su hermano, según los expertos.

En su primera declaración oficial, a principios de marzo, Kim criticó duramente a la oficina presidencial surcoreana por quejarse sobre los lanzamientos de misiles de corto alcance del Norte. Kim afirmó que fueron meros actos de autodefensa.

Semanas después, emitió otra declaración, diciendo que Trump había enviado una carta al líder norcoreano, en la que ofreció su asistencia a los esfuerzos del Norte para afrontar el coronavirus; sin embargo, advirtió que los lazos entre los dos países no deben ser malinterpretados basándose solo en la buena relación personal entre sus dos mandatarios.

hana@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir