Go to Contents Go to Navigation

Alrededor de 1,78 millones de estudiantes más volverán a la escuela en medio de las persistentes preocupaciones de sus padres

Nacional 02/06/2020 16:02
Un estudiante es alentado por su madre a través de una reja al llegar a la Escuela Primaria Ochi, en la ciudad suroccidental de Gwangju, el 29 de mayo de 2020, en medio de la pandemia del coronavirus.

Seúl, 2 de junio (Yonhap) -- Corea del Sur está preparada para la tercera fase de reapertura de las escuelas, que se iniciará el miércoles; sin embargo, los padres y maestros todavía muestran poca confianza sobre el regreso a las aulas.

El programa gubernamental de reapertura de las escuelas por etapas dio comienzo el 20 de mayo. Los primeros en volver a las aulas fueron unos 440.000 estudiantes del último grado de preparatoria, y en la segunda etapa volvieron unos 2,37 millones de estudiantes de otros niveles, incluidos los párvulos.

De conformidad con la tercera etapa del plan, los estudiantes de primer grado de preparatoria, segundo año de enseñanza media y del tercer y cuarto grado de primaria podrán regresar a la escuela. El número total de estos estudiantes es de alrededor de 1,78 millones.

Para el miércoles, 4,59 millones, o alrededor del 77 por ciento del total de escolares del país, estarán asistiendo a clases presenciales.

Según las autoridades educativas, la reapertura es inevitable, en un momento en que la gran incertidumbre sobre el COVID-19 está frenando las actividades de la vida cotidiana, incluidas las de los estudiantes.

Consideran que aprender a través de clases en línea desde el hogar no es suficiente para el desarrollo mental e intelectual de los jóvenes surcoreanos.

Sin embargo, se han estado reportando constantemente casos de infección en escuelas y academias de estudios intensivos, así como en establecimientos comerciales que son visitados por los estudiantes de manera frecuente.

El viernes pasado, un estudiante de último grado de preparatoria dio positivo en la prueba del COVID-19, en Busan, una ciudad portuaria en el sur del país. Dos días después, pasó lo mismo con un estudiante de segundo año de primaria, en Anyang, un suburbio de Seúl. En ambos casos, las escuelas a las que asistieron, y otras de la zona, cerraron para evitar una propagación potencial del virus.

El lunes, un trabajador de una escuela primaria de la capital dio positivo, provocando la clausura de la institución y su jardín de infancia.

Las operaciones de las escuelas de estudios intensivos -la mayoría de las cuales han permanecido abiertas pese a las advertencias en contra del Gobierno- son particularmente preocupantes.

Los miembros del personal sanitario desinfectan una escuela de enseñanza secundaria en la ciudad portuaria de Busan, en el sureste de Corea del Sur, el 30 de mayo de 2020, después de que se confirmara, el día anterior, que un alumno de tercer grado contrajo el nuevo coronavirus.

Según el Ministerio de Educación, entre febrero e inicios de mayo se confirmó que siete estudiantes de academias de estudios intensivos estaban infectados. Sin embargo, la cifra aumentó hasta 20 durante mayo.

Desde febrero, se han informado más de 30 infecciones de maestros y trabajadores de las escuelas de estudios intensivos.

Para abordar las preocupaciones, el Gobierno ha estado inspeccionando, el lunes y este martes, las condiciones de seguridad en los institutos educativos privados en la zona metropolitana.

Sin embargo, el ministerio mantiene su postura de que el coronavirus está bajo control, con los estrictos protocolos de prevención epidemiológica del Gobierno y su capacidad para realizar pruebas y rastrear infecciones.

La semana pasada, el Gobierno endureció las medidas para minimizar la aglomeración en las aulas escolares en Seúl y su área metropolitana.

Las escuelas primarias y de enseñanza media deben limitar el número de estudiantes a un tercio del total y las escuelas de preparatoria a dos tercios.

También aconsejó encarecidamente a los negocios frecuentados por adolescentes que permanezcan cerrados hasta el 14 de junio.

Si eligen permanecer abiertos, deben asegurarse de que los clientes registren su entrada, utilicen mascarillas protectoras y se mantengan al menos a un metro de distancia entre sí.

Por otro lado, algunos padres siguen preocupados.

Ju Eun-hwa, una madre trabajadora con tres hijos, dijo que quiere que el país regrese a las directrices de distanciamiento social estricto y posponga la reapertura de las escuelas a la segunda mitad del año.

A principios del mes pasado, el Gobierno alivió las pautas de prevención epidemiológica, en un intento de reanudar la vida cotidiana y apuntalar la economía en crisis.

Ju dijo que es muy frustrante ver que el número de infecciones aumenta nuevamente, después de llegar casi a cero en un momento dado.

Sus gemelos, estudiantes de segundo grado de enseñanza media, y su hijo menor, quien cursa el tercer año de primaria, volverán a la escuela el miércoles.

Los jóvenes han estado solos en casa durante los tres últimos meses, ya que sus padres trabajan.

Ju dijo que, a su parecer, la mejor opción es impartir clases en línea por el momento, señalando que la seguridad en las escuelas y en las academias de estudios intensivos no está garantizada.

Una estudiante es sometida a un examen de temperatura corporal en la Escuela Primaria Ochi, en la ciudad suroccidental de Gwangju, el 29 de mayo de 2020, en medio de la pandemia del nuevo coronavirus.

ruy@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir