Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(3ª AMPLIACIÓN) Corea del Sur afronta de nuevo infecciones grupales vinculadas a las iglesias en el área metropolitana de Seúl

Nacional 01/06/2020 16:38
La foto, tomada el 1 de junio de 2020, muestra una iglesia en Incheon, al oeste de Seúl, donde se reportaron unas infecciones grupales del nuevo coronavirus.

Seúl, 1 de junio (Yonhap) -- Las infecciones grupales originadas en las iglesias han vuelto a poner en vilo, este lunes, a las autoridades sanitarias de Corea del Sur, tras una serie de transmisiones masivas ligadas a los clubs nocturnos y a un centro de distribución, después de que el país aliviara las directrices de distanciamiento social y millones de estudiantes volvieran a las escuelas.

Los 35 casos más recientes, 30 de los cuales son infecciones locales, elevaron el total de infecciones en el país a 11.503, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, según sus siglas en inglés).

El total de este lunes supone un ligero aumento en comparación con los 27 casos reportados el día previo. Sin embargo, las infecciones nuevas parecen encontrarse en una tendencia a la baja después de haber alcanzado la cifra más alta en casi dos meses el jueves pasado, con 79 casos.

En otra señal alarmante de una mayor propagación en el área metropolitana de Seúl, se han vinculado 23 casos a 13 pequeñas iglesias en Incheon, al oeste de Seúl, y a la provincia de Gyeonggi, que circunda la capital.

Las autoridades sanitarias han vuelto a poner su atención sobre el constante aumento de los casos nuevos ligados a los servicios religiosos, donde los fieles se reúnen sin cumplir totalmente con las medidas de higiene.

Desde mayo se han ligado 74 infecciones a eventos religiosos a nivel nacional, dijo el KCDC.

Corea del Sur presenció, en febrero, un incremento drástico en las infecciones vinculadas a los servicios religiosos de la unidad de una pequeña secta en la ciudad suroriental de Daegu, que, durante mucho tiempo, fue el epicentro del brote del COVID-19 en el país.

La directora general del KCDC, Jeong Eun-kyeong, dijo, en una sesión informativa, que hasta que disminuyan los riesgos de infección en el área metropolitana de Seúl se le pide a los ciudadanos que no celebren servicios religiosos presenciales.

Los ciudadanos esperan en fila para ser sometidos a la prueba del nuevo coronavirus en una instalación "para transeúntes" para las pruebas del COVID-19, el 31 de mayo de 2020, en el distrito financiero de Yeouido, en Seúl.

El aumento en las infecciones esporádicas puso a las autoridades sanitarias en alerta máxima por una ola potencial de infecciones masivas en la región densamente poblada, formada por Seúl y su área metropolitana.

El país todavía está lidiando con los casos ligados a un centro de distribución de Coupang, el principal operador de comercio electrónico del país, en Bucheon, al oeste de Seúl, y a Itaewon, un barrio de vida nocturna en la capital.

Yoon Tae-ho, un funcionario de alto rango del Ministerio de Salud y Bienestar Social, dijo, en una sesión informativa independiente, que el área metropolitana de Seúl necesita respuestas más estrictas, ya que han surgido esporádicamente nuevas infecciones y casos cuyas rutas de transmisión no se pueden rastrear.

El Gobierno provincial de Gyeonggi ordenó a sus ciudadanos que no se reúnan en instalaciones de alto riesgo de infección, como los almacenes, centros de atención telefónica, salas funerarias y salones de boda, durante dos semanas, hasta el 24 de junio, en un esfuerzo para detener la propagación comunitaria.

Al menos 112 casos se han ligado al centro logístico desde que se confirmó el primer infectado, a finales de mayo, según las autoridades sanitarias.

El total de casos vinculados a Itaewon llegó a 270, a fecha del domingo al mediodía, según el KCDC.

Alarmadas por el repunte en los casos de coronavirus, las autoridades sanitarias impusieron una campaña más estricta de distanciamiento social en el área metropolitana capitalina, densamente poblada, y la región circundante, durante las dos próximas semanas, hasta el 14 de junio.

Después de 45 días de distanciamiento social estricto, el país cambió a un plan más laxo, el 6 de mayo, para permitir a los ciudadanos llevar a cabo las actividades sociales y económicas bajo las reglas de prevención epidemiológica.

Las autoridades sanitarias permanecen alerta por una mayor propagación comunitaria, ya que más estudiantes volverán a la escuela esta semana.

La tercera etapa de la reapertura de las escuelas comenzará el miércoles para los estudiantes del primer grado de preparatoria, segundo grado de enseñanza media y del tercer y cuarto grado de primaria.

Corea del Sur empezó a reabrir las escuelas, comenzando por las clases para los estudiantes de último año de preparatoria, el 20 de mayo, tras haber pospuesto su apertura durante meses por la pandemia. La cuarta y última etapa de la reapertura de las escuelas será completada para el 8 de junio.

El Ministerio de Educación dijo que, a fecha de este lunes, a las 10:00 a.m., 607 escuelas a nivel nacional han suspendido o pospuesto su reapertura por la pandemia.

Debido a que 270 playas alrededor del país abrirán para la temporada de verano, el KCDC desveló medidas de prevención epidemiológica para las mismas.

La agencia pidió a los ciudadanos que visiten playas relativamente pequeñas y se abstengan de hacer visitas grupales para reducir los riesgos de infección.

Asimismo, el país reportó otros cinco casos importados y una muerte adicional, lo que elevó el total de fallecimientos a 271. La tasa de mortalidad llegó al 2,36 por ciento.

El número total de personas dadas de alta de la cuarentena tras recuperarse totalmente se situó en 10.422, lo cual supone un aumento de 17 en comparación con el día anterior.

El país ha llevado a cabo 921.391 pruebas de coronavirus, desde el 3 de enero.

El 1 de junio de 2020, una maestra y un funcionario gubernamental desinfectan los juguetes y los materiales de enseñanza en una guardería, en Gwangju, a 329 kilómetros al suroeste de Seúl, tras la suspensión de sus operaciones por el nuevo coronavirus.

ruy@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir