Go to Contents Go to Navigation

(5ª AMPLIACIÓN) Corea del Sur reporta 20 casos adicionales de coronavirus en medio de sus esfuerzos para contener las infecciones esporádicas

Últimas noticias 22/05/2020 22:36
El 22 de mayo de 2020, un trabajador desinfecta una estación de policía en Gwangju, a 330 kilómetros al suroeste de Seúl, después de que un sospechoso, que se encontraba bajo investigación, mostrase síntomas del nuevo coronavirus. (Foto proporcionada por un lector. Prohibida su reventa y archivo)

Seúl, 22 de mayo (Yonhap) -- Corea del Sur ha reportado, este viernes, 20 casos adicionales del nuevo coronavirus mientras que las autoridades sanitarias tratan de contener las infecciones grupales esporádicas tras la propagación masiva del virus vinculada con Itaewon, un barrio de vida nocturna en Seúl.

Los casos más recientes elevaron el total de infecciones en el país a 11.142, mientras que el número de muertes permaneció sin cambios en 264, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, según sus siglas en inglés). Dos muertes más -un hombre octogenario y otro sexagenario- fueron reportadas más tarde este viernes, pero no fueron incluidas en la actualización diaria oficial.

Itaewon ha surgido como un foco de infecciones grupales, después de que un hombre, de 29 años de edad, diera positivo en la prueba del virus, el 6 de mayo, tras visitar varios clubs y bares del barrio. A fecha de este viernes al mediodía, se han vinculado con su caso 215 infecciones.

Para evitar una segunda ola de infecciones, Corea del Sur ha estado realizando más de 77.000 pruebas a las personas que visitaron los clubs afectados entre el 24 de abril y el 6 de mayo.

Corea del Sur todavía no ha identificado el origen del brote de Itaewon; sin embargo, las autoridades sanitarias creen que pudo provenir de América del Norte o Europa.

Mientras tanto, el país reportó nueve casos importados nuevos, elevando el total a 1.200. Más del 88 por ciento de tales pacientes son ciudadanos surcoreanos que regresaron del extranjero.

Las autoridades dijeron que se espera que el país experimente un incremento gradual en el número de casos importados, ya que es inevitable que Corea del Sur mantenga, al menos, intercambios limitados con otros países.

La tasa media de mortalidad por el virus fue del 2,37 por ciento. Corea del Sur no ha reportado muertes de personas infectadas menores de 29 años de edad.

El país tampoco ha informado casos de un síndrome vinculado con el coronavirus que afecta a los niños, al contrario de lo que se ha observado en el extranjero.

Un departamento de bomberos localizado en Gimpo, al oeste de Seúl, se encuentra clausurado, el 22 de mayo de 2020, después de que un bombero diera positivo en la prueba del nuevo coronavirus.

En Corea del Sur se han recuperado del virus un total de 10.162 personas, lo cual supone un aumento de 27 en comparación con el día anterior. La cifra más reciente indica que más del 90 por ciento de los pacientes confirmados se han curado.

El país ha sometido a 802.418 personas a la prueba del coronavirus, desde el 3 de enero, incluidas las 13.734 examinadas el jueves.

Las autoridades sanitarias dicen que permanecerán alerta por las infecciones grupales esporádicas a lo largo del país, aunque es prudente considerar que los casos vinculados con los clubs nocturnos se encuentran bajo control.

El viceministro de Salud y Bienestar Social, Kim Ganglip, djio, durante una sesión informativa diaria, que los casos de Itaewon no provocaron una proliferación masiva del virus; sin embargo, siguen reportándose infecciones locales en el área de la capital, insinuando que las salas de karaoke, cibercafés y bares siguen considerándose recintos con alto riesgo de infección.

Esta semana cuatro enfermeras del Centro Médico Samsung, uno de los cinco hospitales generales principales del país, dieron positivo en la prueba del COVID-19. Aunque todavía se desconoce el origen de sus infecciones, las autoridades dicen que no han encontrado vínculos con los discotequeros de Itaewon.

Las autoridades sanitarias reportaron dos infecciones más relacionadas con una enfermera en el hospital en el sur de Seúl.

La ciudad capital dijo que, hasta las 6:00 p.m., 761 ciudadanos han contraído la enfermedad infecciosa hasta ahora.

Decenas de escuelas de enseñanza secundaria en la provincia de Gyeonggi, que circunda Seúl, suspendieron las clases el miércoles y ordenaron a los estudiantes que volvieran a casa. Dos estudiantes dieron positivo en la prueba del COVID-19 en Incheon y se sospecha que sus infecciones están vinculadas con el brote de Itaewon.

Además, una escuela de formación profesional, en Daegu, que solía ser el epicentro de la pandemia en Corea del Sur, también fue clausurada, el jueves, después de que un estudiante, que se alojaba en un dormitorio del recinto, diera positivo en la prueba del virus. Un familiar del estudiante también resultó infectado, aunque los trabajadores de la escuela y los estudiantes dieron negativo en la prueba.

Las autoridades escolares dijeron que 240 estudiantes fueron enviados a centros de prueab del COVID-19 durante el día, después de mostrar síntomas como fiebre. Desde el miércoles, cuando algunas escuelas volvieron a abrir, un total de 629 estudiantes fueron retirados de las aulas como medida de precaución, aunque no todos han sido examinados.

Corea del Sur, donde el nuevo año escolar comienza normalmente en marzo, permitió que los estudiantes de último grado de preparatoria volvieran a las escuelas el miércoles. El país tiene el objetivo de que los estudiantes de los demás niveles regresen gradualmente a las escuelas para principios de junio.

También se reportaron nueve infecciones en un bufé localizado en Bucheon, al oeste de la capital.

Las autoridades sanitarias dijeron que actualmente están elaborando nuevas directrices para los estudiantes, ya que se anticipa que el calor del próximo verano dificulte la utilización de mascarillas protectoras en todo momento.

Kim dijo que la pandemia del COVID-19 no podrá ser erradicada hasta que exista una vacuna, agregando que seguirán surgiendo infecciones esporádicas en distintos aspectos de la vida cotidiana.

Sin embargo, el viceministro señaló que Corea del Sur puede frenar la pandemia si la gente continúa cumpliendo las directrices sanitarias básicas.

La directora general del KCDC, Jeong Eun-kyeong, advirtió especialmente de que los surcoreanos veinteañeros deberían estar más preocupados por la pandemia del COVID-19, ya que los pacientes de tal grupo etario podrían mostrarse asintomáticos y, de todas formas, infectar a personas de grupos más vulnerables.

Más del 40 por ciento de los aproximadamente 335 casos de coronavirus reportados desde el 6 de mayo fueron personas veinteañeras, según las autoridades sanitarias.

Jeong dijo que entienden que la pandemia ha causado mucho estrés a los jóvenes surcoreanos, que se enfrentaron a dificultades con la suspensión de clases o al buscar trabajo, en medio de la campaña de distanciamiento social; sin embargo, es importante que tengan en cuenta la seguridad de su comunidad.

Un trabajador desinfecta un taxi, en un estacionamiento de Incheon, al oeste de Seúl, el 22 de mayo de 2020, para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir