Go to Contents Go to Navigation

El embajador japonés se opone a la propuesta de Seúl de otorgar a los empresarios exenciones a las restricciones de entrada

Entrevistas 09/04/2020 11:38
El embajador japonés ante Corea del Sur, Koji Tomita, habla durante una entrevista con la Agencia de Noticias Yonhap, realizada el 8 de abril de 2020, en su residencia, en Seúl.

Seúl, 9 de abril (Yonhap) -- El embajador japonés ante Corea de Sur, Koji Tomita, se ha opuesto a la propuesta de Seúl de que los países extranjeros otorguen, al menos para los empresarios, exenciones a sus restricciones de entrada, impuestas por la pandemia del coronavirus, diciendo que aliviar dichas restricciones podrá dar como resultado "varias confusiones".

Tomita realizó las declaraciones, el miércoles, en una entrevista con la Agencia de Noticias Yonhap, a medida que Corea del Sur ha intensificado sus esfuerzos diplomáticos para convencer a los países de que permitan las visitas esenciales de los empresarios para mitigar las consecuencias económicas de la crisis del COVID-19.

El embajador dijo que la principal prioridad de cada país es detener la propagación de la enfermedad infecciosa para evitar que se convierta en un problema grave. Agregó que piensa que aliviar las restricciones de entrada de cualquier forma provocaría "varias confusiones".

Señaló que piensa que la propuesta del Gobierno surcoreano debería tomarse en cuenta mientras se monitorizan los sucesos relacionados con la propagación del coronavirus.

Japón impuso, el viernes pasado, una restricción de entrada sobre los viajeros entrantes procedentes de Corea del Sur y de decenas de otros países, en medio del aumento en los casos nuevos de COVID-19, que provocó que se pospusieran los Juegos Olímpicos de Tokio, en un golpe desalentador al ya poco popular Gobierno de Shinzo Abe.

El mes pasado, Japón suspendió su programa de exención de visado para los viajeros surcoreanos entrantes y comenzó a pedirles que permanezcan, durante dos semanas, en instalaciones designadas y eviten el uso del transporte público -una medida que Corea del Sur condenó por haber sido implementada sin previo aviso-.

En un respuesta ojo por ojo, Corea del Sur también suspendió el programa de exención de visado, de 90 días, para los japoneses, e impuso procedimientos de entrada especiales que los obligan a someterse a chequeos de temperatura, rellenar documentación sobre su estado de salud y otro tipo de papeleo en los aeropuertos.

Tomita dijo que aprecia mucho la manera en que Corea del Sur ha manejado la emergencia sanitaria basándose en la estrecha cooperación entre sus funcionarios gubernamentales y ciudadanos, y pidió una mayor cooperación entre Seúl y Tokio para sobreponerse a la pandemia.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, solicitó que los dos países trabajen juntos para superar la crisis durante su discurso conmemorativo, el 1 de marzo, destacó Tomita, refiriéndose al día que comenzaron las manifestaciones del Movimiento por la Independencia, en 1919, contra el régimen colonial de Japón.

El embajador dijo que Japón se esforzará para promover la cooperación, compartiendo la postura de Moon.

ruy@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir