Go to Contents Go to Navigation

(4ª AMPLIACIÓN) El número de casos adicionales de coronavirus desciende y casi la mitad de las infecciones nuevas son importadas

Últimas noticias 05/04/2020 16:18
En la imagen se muestra, el 4 de abril de 2020, un sendero lleno de cerezos en floración, en Pohang, a unos 370 kilómetros al sudeste de Seúl, donde un letrero notifica al público sobre el cierre del lugar para prevenir la propagación del nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19.

Seúl, 5 de abril (Yonhap) -- Corea del Sur ha continuado registrando un descenso en el número de nuevos casos del coronavirus, este domingo, pero Seúl y las regiones adyacentes reportaron un continuo aumento en los casos de COVID-19 debido a las infecciones grupales e importadas.

El país ha informado 81 casos adicionales del nuevo coronavirus, detectados el sábado, apenas por debajo de los 94 casos reportados el día previo y elevando el total de infecciones en el país a 10.237, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, según sus siglas en inglés).

Se trata del 24º día consecutivo en el que la cifra de infecciones reportadas diariamente se mantuvo en alrededor de 100 o menos.

Entre tanto, el número de víctimas mortales aumentó a 183, o seis casos más que el sábado. Más de la mitad de los fallecidos en Corea del Sur son personas mayores de 80 años. Las muertes de una mujer de 75 años y un hombre de 63 -ambos con enfermedades subyacentes- fueron reportadas en la ciudad sudoriental de Daegu pero todavía no han sido añadidas al conteo oficial.

Entre los 81 casos más recientes, 40 infecciones, o el 49,4 por ciento, fueron casos importados, 24 de los cuales fueron detectados en los puntos de control de cuarentena.

El número total de infecciones importadas en el país llegó a 741, entre las cuales el 92 por ciento se trata de ciudadanos surcoreanos.

La proporción de casos importados con respecto al total de casos informados diariamente ha estado en continuo aumento desde que se reportara el 34 por ciento cuando las autoridades sanitarias comenzaron a realizar dicho conteo, el 4 de marzo.

Un total de 36 casos nuevos fueron confirmados en la capital surcoreana de Seúl y las regiones adyacentes -la provincia de Gyeonggi y la ciudad portuaria occidental de Incheon- sumando un total de 1.203 casos confirmados en la zona.

La capital surcoreana de Seúl registró 24 casos nuevos, sumando un total de 552 casos, parcialmente debido a los casos importados, según dijo el KCDC.

Entre tanto, la provincia de Gyeongggi reportó 10 casos adicionales de COVID-19, después de que 18 personas dieran positivo en la prueba del virus en el Hospital St. Mary's de Uijeongbu.

El número de casos nuevos diarios en el área metropolitana ha continuado en aumento debido, principalmente, a las infecciones grupales en los principales hospitales generales e iglesias y por los casos importados.

Por su parte, la ciudad sudoriental de Daegu y la provincia adyacente de Gyeongsang del Norte, las dos principales regiones afectadas por el coronavirus en el país, informaron 7 y 4 casos adicionales, respectivamente. El número total de casos reportados en Daegu y Gyeongsang del Norte se situó en 6.768 y 1.314.

Corea del Sur ha extendido, el sábado, su campaña de distanciamiento social por otras dos semanas, al menos, hasta el 19 de abril.

La campaña gubernamental fue implementada el 22 de marzo, por primera vez, prohibiendo las reuniones masivas y sugiriendo a las personas mantener, voluntariamente, una distancia prudente entre sí.

El Gobierno ha urgido firmemente a los ciudadanos a permanecer en sus hogares, excepto para cumplir con necesidades o trabajos esenciales, y, al mismo tiempo, ha recomendado de forma enérgica que suspendan las reuniones religiosas, actividades deportivas bajo techo y la asistencia a instalaciones de entretenimiento, tales como clubs nocturnos.

Para detener las infecciones importadas, todos los viajeros entrantes procedentes de otros países -tanto ciudadanos surcoreanos como extranjeros- deben someterse a un autoaislamiento de 14 días en sus residencias o en las instalaciones designadas por el Gobierno.

A partir de este domingo, se han reforzado las sanciones contra aquellos que violen las reglas de autoaislamiento a medida que las autoridades sanitarias luchan por detener la recurrencia de las transmisiones de COVID-19.

El subdirector del KCDC, Kwon Jun-wook, dijo, a los reporteros, que recientemente ha habido casos de personas que dan falsos testimonios o violan las medidas de aislamiento. Agregó que es vital que la gente se someta voluntariamente a la prueba del virus con anticipación y que sus familiares y la sociedad hagan lo mismo.

De acuerdo con las nuevas normas, las personas que no cumplan con el autoaislamiento obligatorio de 14 días enfrentarán hasta un año de prisión o un máximo de 10 millones de wones (8.090 dólares) en multas.

Los extranjeros que violen las reglas podrán ser deportados inmediatamente con la posibilidad de que se les prohíba la entrada de nuevo.

Las autoridades ya han prohibido la entrada a varios extranjeros por negarse a cumplir el autoaislamiento obligatorio de dos semanas impuesto por el Gobierno.

El KCDC dijo que se dio de alta a otras 138 personas tras recuperarse totalmente del COVID-19, lo que supone un total de 6.463 pacientes recuperados.

A fecha del sábado, 3.591 personas estaban recibiendo tratamiento, menos que los 3.654 registradas el día anterior.

ruy@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir