Go to Contents Go to Navigation

(2ª AMPLIACIÓN) JCS: Corea del Norte lanza dos misiles balísticos de corto alcance hacia el mar de Este

Últimas noticias 29/03/2020 14:47
La fotografía publicada, el 22 de marzo de 2020, por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte, muestra un proyectil siendo disparado durante la prueba, el día previo, de un arma táctica desarrollada recientemente. (Uso exclusivo dentro de Corea del Sur. Prohibida su distribución parcial o total)

Seúl, 29 de marzo (Yonhap) -- Corea del Norte ha lanzado, este domingo, lo que parecen ser dos misiles balísticos de corto alcance hacia el mar del Este, dijo el Estado Mayor Conjunto (JCS, según sus siglas en inglés) surcoreano, lo que supone el último de una serie de lanzamientos de proyectiles incluso cuando el país está en alerta máxima contra el coronavirus.

Ambos fueron lanzados hacia el noreste desde la ciudad costera oriental de Wonsan, a las 6:10 a.m., a un intervalo de 20 segundos y volaron alrededor de 230 kilómetros a una altitud máxima de cerca de 30 kilómetros, dijo el JCS, agregando que las autoridades de inteligencia de Corea del Sur y EE. UU. están analizando otros detalles.

"En una situación en la que todo el mundo está experimentando dificultades debido al COVID-19, este tipo de acto militar de Corea del Norte es muy inapropiado e instamos a su detención inmediata", dijo el JCS, añadiendo que el Ejército está monitorizando de cerca la situación mientras mantiene una postura de preparación.

Corea del Norte ha llevado a cabo, este año, una serie de pruebas de armas y ejercicios de disparo de artillería. A excepción de los pequeños ejercicios de disparo de artillería, se cree que el lanzamiento de este domingo es la cuarta prueba importante de armas de Corea del Norte en lo que va de año.

La última de esta clase de pruebas se produjo el 21 de marzo, cuando Corea del Norte disparó dos misiles balísticos de corto alcance, que se cree que son la versión norcoreana del Sistema de Misiles Tácticos del Ejército estadounidense (ATACMS), desde su comarca oriental de Sonchon, en la provincia de Pyongan del Norte.

No se dio a conocer si el presidente del Comité de Asuntos de Estado norcoreano, Kim Jong-un, supervisó los disparos de este domingo, aunque la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA) informó de que las tres pruebas anteriores de este mes fueron presenciadas por él.

El último lanzamiento podría ser parte del ejercicio de ataque de artillería de sus maniobras invernales, al igual que las tres rondas anteriores, dado que fuentes militares han dicho que es probable que el ejercicio continúe durante todo este mes.

Según fuentes y expertos, el lanzamiento de este domingo parece implicar un lanzacohetes múltiple de calibre supergrande. Si se confirma, esta supondría la séptima prueba del arma de combustible sólido, con base en tierra, realizada por el país comunista hasta el momento, y el tercer lanzamiento de este año.

Durante la prueba del 2 de marzo, el Norte lanzó dos misiles, presumiblemente desde el lanzacohetes múltiple, desde el área de Wonsan hacia el mar del Este, que volaron alrededor de 240 kilómetros con una altitud máxima de 35 kilómetros.

Tres proyectiles de un tipo similar, disparados el 9 de marzo desde su ciudad oriental de Sondok, volaron alrededor de 200 kilómetros, con una altitud máxima de cerca de 50 kilómetros, según el JCS.

Se cree que la serie de pruebas ha estado orientada a mejorar sus capacidades, al acortar el intervalo de disparo de los proyectiles a fin de hacerlos difíciles de detectar e interceptar. De hecho, su intervalo se acortó enormemente en el transcurso de las pruebas.

Algunos expertos han dicho que Corea del Norte puede haber puesto ya el sistema de lanzamiento en despliegue operativo, el cual se teme que sirva como una de las armas más efectivas que apuntan a su vecino inmediato, Corea del Sur.

Según los expertos y funcionarios, las recientes medidas militares del Norte parecen estar destinadas, principalmente, a fortalecer su control del poder, en medio de los temores a la propagación del nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, y las dificultades económicas ocasionadas por el prolongado régimen de sanciones internacionales.

El Norte ha intensificado los esfuerzos para contener el nuevo coronavirus, aunque ha dicho que todavía no tiene ningún caso confirmado, una afirmación que ha sido puesta en duda por muchos.

Corea del Norte reveló, la semana pasada, que el presidente estadounidense, Donald Trump, había enviado una carta al líder norcoreano, ofreciéndole ayuda en la lucha contra el coronavirus. Sin embargo, Pyongyang no ha respondido al ofrecimiento estadounidense, según el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo.

El Norte tampoco ha reaccionado a la oferta similar, de cooperación intercoreana sobre temas de salud, hecha, a principios de mes, por el presidente surcoreano, Moon Jae-in; aunque Kim envió luego una carta a Moon para consolar a los surcoreanos que luchan contra el virus y desear su buena salud

Los últimos lanzamientos se produjeron días después de que Corea del Sur conmemorara el décimo aniversario del hundimiento del buque de guerra surcoreano Cheonan, cerca de la Línea Limítrofe del Norte (LLN), la frontera marítima intercoreana de facto, tras el torpedeamiento de un submarino norcoreano. El ataque mató a 46 marineros surcoreanos.

Durante una ceremonia, realizada el viernes, para conmemorar el 5º "Día de la Defensa del Mar Amarillo", el presidente Moon prometió esfuerzos inquebrantables para la paz en la península coreana, aunque se abstuvo de enviar un mensaje directo al régimen comunista.

Esta supuso la primera vez que un presidente surcoreano en ejercicio asistió a la ceremonia, destinada a recordar a los muertos en el mar Amarillo durante tres batallas contra las provocaciones norcoreanas en 2002 y 2010, incluido el hundimiento del Cheonan.

Las conversaciones nucleares con Estados Unidos se han estancado desde que la cumbre entre el líder norcoreano y el presidente estadounidense, Donald Trump, realizada en febrero del año pasado, en Hanói, Vietnam, acabase sin ningún acuerdo. Desde entonces, el régimen norcoreano ha instado a aumentar las capacidades de autodefensa.

En su mensaje de Año Nuevo, Kim Jong-un advirtió de que mostrará una "nueva arma estratégica" en un futuro cercano, que, según los expertos, podría significar un tipo avanzado de su misil balístico intercontinental (ICBM) o un misil balístico de lanzamiento submarino (SLBM).

Sin embargo, no ha puesto en práctica la amenaza, de momento. En virtud de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, Corea del Norte tiene prohibida toda la actividad de misiles balísticos.

elena@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir