Go to Contents Go to Navigation

Corea del Norte y la reforma de la fiscalía figuran entre los temas clave de la conferencia de prensa de Moon

Nacional 13/01/2020 17:32
Esta foto de archivo, tomada el 10 de enero de 2019, muestra al presidente surcoreano, Moon Jae-in, designando a un periodista para que haga una pregunta durante su conferencia de prensa de Año Nuevo, en Seúl.

Seúl, 13 de enero (Yonhap) -- El presidente surcoreano, Moon Jae-in, estará ocupado este lunes, preparándose para su conferencia de prensa de Año Nuevo, que se llevará a cabo el martes, según sus asesores.

Moon no cuenta con un programa oficial para el día, planeando anticipar las preguntas y ensayar sus respuestas para el evento, que se iniciará a las 10:00 a.m. del martes, y durará 90 minutos. El evento se llevará a cabo en la Casa para Visitas de Estado Yeongbingwan, ubicada en el recinto presidencial, Cheong Wa Dae, y se contará con la asistencia de unos 200 periodistas locales y extranjeros.

En un formato similar a su conferencia de prensa celebrada el 10 de enero de 2019, Moon seleccionará él mismo a los periodistas para que hagan preguntas sin una lista preparada. La portavoz de Cheong Wa Dae, Ko Min-jung, lo asistirá en el manejo de la conferencia de prensa.

Ko dijo que esperan recibir preguntas y brindar respuestas exhaustivas, y que se están preparando para brindar suficientes respuestas sobre lo que la gente se pregunta.

El presidente probablemente recibirá una oleada de preguntas, en particular sobre Corea del Norte, la controversia latente sobre su iniciativa de reforma de la fiscalía estatal y los elevados precios de las viviendas en Seúl.

Moon utilizó su discurso de Año Nuevo, la semana pasada, para proponer formalmente que las dos Coreas hagan esfuerzos conjuntos para reanudar la cooperación y los intercambios intercoreanos, y crear las condiciones para una visita acordada al Sur por parte del presidente del Comité de Asuntos de Estado norcoreano, Kim Jong-un.

El objetivo de Moon parece ser brindar ayuda para revitalizar las conversaciones nucleares entre Pyongyang y Washington, a través de una mejora de los lazos entre Seúl y Pyongyang. El año pasado, la Administración Moon jugó un papel secundario con la esperanza de resultados sustantivos en el diálogo entre Corea del Norte y EE. UU.

Sus comentarios generaron especulaciones de que se podrían haber realizado consultas previas entre las dos Coreas.

Sin embargo, un funcionario de Cheong Wa Dae dijo que no ha habido, todavía, una medida concreta en relación con las propuestas de Moon.

Añadió, bajo la condición del anonimato, que el enfoque del presidente era demostrar la determinación de Corea del Sur de desempeñar un rol en lograr un avance en el proceso de paz de Corea, y presentar la dirección de su política sobre Corea del Norte.

Pyongyang no ha respondido oficialmente a la última oferta de Moon, aunque uno de sus funcionarios de alto rango emitió una declaración, el fin de semana, desestimando el rol de Seúl como "mediador" o "facilitador".

El funcionario de Cheong Wa Dae recordó la rápida respuesta negativa del Norte sobre el llamamiento al diálogo realizado, el año pasado, por Moon, el 15 de agosto, con motivo del Día de la Liberación.

El Comité para la Reunificación Pacífica de la Patria (CPRK) del Norte, que trata asuntos intercoreanos, criticó sin rodeos la oferta de Moon a través de un comunicado emitido al día siguiente, y hasta dijo que haría "reír a una cabeza de vaca hervida".

En su propio comunicado, el sábado, Kim Kye-gwan, el asesor del Ministerio de Asuntos Exteriores de Pyongyang, ridiculizó los intentos de Seúl de asumir un papel mediador entre Pyongyang y Washington, pero se abstuvo de mencionar el discurso de Año Nuevo de Moon.

También se espera que el presidente proporcione más detalles de su opinión sobre la situación actual y el contexto de su última propuesta durante la conferencia de prensa.

También llaman la atención sus comentarios sobre el conflicto por las medidas de reforma de la fiscalía.

La oficina de Moon ha estado en desacuerdo con la fiscalía, que se encuentra ampliando su investigación sobre las sospechas de que algunos de los asesores de Moon podrían haberse entrometido en las elecciones para la alcaldía de la ciudad sureña de Ulsan, en 2018. Son Cheol-ho, un viejo amigo de Moon, se postuló en las elecciones y ganó. A Cheong Wa Dae también se le acusa de abusar de su poder para suspender una investigación interna, en 2017, de Yoo Jae-soo, el entonces director general de la Comisión de Servicios Financieros (FSC), por acusaciones de corrupción. Yoo, también conocido por mantener lazos personales con Moon, se convirtió en teniente de alcalde de Busan -una ciudad portuaria en el sur del país-, en 2018, y fue arrestado posteriormente por cargos de soborno.

Los críticos de la Administración Moon dicen que Cheong Wa Dae está tratando de ocultar sus irregularidades bajo el pretexto de la reforma de la fiscalía.

El Ministerio de Justicia ya ha reemplazado a varios fiscales jefe y confidentes del fiscal general, Yoon Seok-youl, a cargo de las investigaciones pertinentes.

Añadió que la medida formó parte de una reorganización radical regular de los fiscales jefe, pero los oponentes políticos de Moon la ven como una medida para debilitar el liderazgo de Yoon y obstruir las investigaciones en curso contra Cheong Wa Dae.

Muchas personas prestarán también atención al mensaje de Moon sobre los precios exorbitantes de las viviendas en Seúl y la provincia adyacente de Gyeonggi.

El presidente ha declarado la guerra contra la especulación inmobiliaria, en medio de un continuo escepticismo sobre los efectos de las duras medidas del Gobierno para estabilizar el mercado.

Mientras tanto, Ko probablemente renunciará a su cargo de portavoz de Cheong Wa Dae, a fines de esta semana, para postularse a las elecciones generales del 15 de abril.

hana@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir