Go to Contents Go to Navigation

Corea del Norte usará las nuevas tecnologías probadas recientemente para desarrollar un arma estratégica que contrarreste la amenaza nuclear de EE. UU.

Nacional 15/12/2019 10:13
Corea del Norte usará las nuevas tecnologías probadas recientemente para desarrollar un arma estratégica que contrarreste la amenaza nuclear de EE. UU. - 1

Seúl, 15 de diciembre (Yonhap) -- Corea del Norte empleará las nuevas tecnologías que ha probado recientemente para desarrollar un arma estratégica que pueda contrarrestar la amenaza nuclear de EE. UU., dijo el jefe del Estado Mayor General del Ejército Popular norcoreano, Pak Jong-chon, escalando las tensiones con Washington antes de la fecha límite de fin de año para avanzar los diálogos nucleares.

Park añadió que Corea del Norte ha "acumulado un poder tremendo" y que el Ejército está totalmente preparado para llevar a cabo cualquier decisión del presidente del Comité de Asuntos de Estado, Kim Jong-un.

"Los datos inestimables, la experiencia y las nuevas tecnologías obtenidas en las recientes pruebas de investigación de la ciencia de defensa serán totalmente aplicados al desarrollo de otra arma estratégica de la RPDC para restringir y reducir de forma definitiva y confiable la amenaza nuclear de Estados Unidos", dijo Pak en una declaración publicada por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA, según sus siglas en inglés).

La RPDC son las siglas de la República Popular Democrática de Corea, el nombre oficial de Corea del Norte.

La declaración tuvo lugar horas después de que Corea del Norte dijera que realizó exitosamente "otra prueba crucial" en su recinto de lanzamiento de satélites, señalando, posiblemente, nuevas provocaciones a menos que se cumpla la fecha límite de fin de año.

El país comunista no entró en detalles sobre su prueba de siete minutos realizada, el viernes, en la Estación Sohae de Lanzamiento de Satélites, más conocida como el recinto de Dongchang-ri, situado en su costa occidental. Sin embargo, los expertos dicen que el Norte parece haber llevado a cabo otra prueba de motor para cohetes de largo alcance.

El ensayo tuvo lugar seis días después de que Corea del Norte realizase, en el mismo lugar, lo que llamó una "prueba muy importante". Corea del Sur confirmó que Corea del Norte probó un motor de cohete la semana pasada.

Ante la pregunta sobre el análisis del Ejército surcoreano sobre la última prueba del Norte, un oficial del Estado Mayor Conjunto (JCS) de Corea del Sur dijo que no se detectó que el viernes se hubiesen disparado proyectiles desde el Norte y que las autoridades de inteligencia de Seúl y Washington están analizando exactamente qué es lo que se probó.

El oficial dijo que se están monitorizando de cerca las actividades en Dongchang-ri y sus alrededores y se está examinando con EE. UU. la inteligencia relacionada con la última prueba y el anuncio del Norte. Añadió que "muchas de las circunstancias en esta ocasión" son similares a las que rodearon la prueba de la semana pasada.

Corea del Norte ha estado incrementando la presión sobre EE. UU. para que elabore, para finales de año, una nueva propuesta para hacer avanzar sus diálogos nucleares estancados, advirtiendo que, en caso contrario, podría abandonar las negociaciones bilaterales y tomar "un nuevo rumbo".

Pyongyang ha dicho, recientemente, que depende de EE. UU. qué clase de "regalo de Navidad" recibirá, amenazando, al parecer, con reanudar las pruebas nucleares y de misiles balísticos intercontinentales (ICBM).

El lanzamiento de un ICBM o una prueba nuclear representaría un duro golpe para el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, antes de las elecciones presidenciales del próximo año, ya que se ha jactado de la suspensión del Norte de tales pruebas de armas como uno de sus logros diplomáticos clave.

Trump ha advertido al presidente del Comité de Asuntos de Estado norcoreano, Kim Jong-un, que no interfiera con su intento de reelección, diciendo que la nación comunista podría perder "todo". El Norte dijo, en respuesta, que el país no tiene nada más que perder.

La última prueba se produjo un día antes de la visita planeada a Seúl del jefe negociador nuclear estadounidense, Stephen Biegun, en un aparente intento de mantener el impulso del diálogo con el Norte. Está creciendo la especulación de que podría visitar la aldea de la tregua de Panmunjom, en la frontera intercoreana, para realizar un posible contacto con Corea del Norte.

El Norte ha utilizado el recinto de Dongchang-ri para probar motores de cohetes y lanzar vehículos para poner satélites en órbita, y dicha tecnología podría desviarse para desarrollar y lanzar armas de largo alcance.

En marzo de 2017, Corea del Norte probó con éxito en la estación un nuevo motor de alto empuje, que se empleó para lanzar ICBM, como el Hwasong-14 y Hwasong-15, ese mismo año.

En medio de las conversaciones de desnuclearización estancadas, Corea del Norte ha llevado a cabo una serie de pruebas de armas en los últimos meses, la mayoría de ellas consistentes en misiles de corto alcance. La última tuvo lugar el 28 de noviembre, cuando Pyongyang probó su lanzacohetes múltiple de calibre supergrande.

elena@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir