Go to Contents Go to Navigation

EE. UU. despliega aviones espía adicionales sobre Corea del Sur

Corea del Norte 03/12/2019 18:33
Imagen tomada de la página web de la fuerza aérea de EE. UU. del avión E-8C (J-STARS). (Prohibida su reventa y archivo)

Seúl, 3 de diciembre (Yonhap) -- Un avión de reconocimiento de Estados Unidos ha vuelto a volar sobre la península coreana, según dijo este martes un rastreador de aviación, siendo la última de una serie de vuelos casi a diario para monitorizar a Corea del Norte en medio de las preocupaciones de que Pyongyang podría realizar provocaciones adicionales después del lanzamiento de cohetes la semana pasada.

Aircraft Spots dijo en su cuenta de Twitter que se detectó un avión, aparentemente un E-8C, apodado J-STARS, en los cielos sobre la península, sin especificar la hora exacta de la operación. Tampoco subió una foto mostrando su ruta de vuelo.

Como una plataforma para el comando, control, vigilancia y reconocimiento aéreos, el E-8C es conocido por ser capaz de monitorizar estrechamente a los soldados y los movimientos del equipo de Corea del Norte, incluyendo misiles y armas de artillería.

Más tarde en el día, el rastreador de aviación subió un imagen que muestra el avión RC-135U Combat Sent de EE. UU. volando sobre las zonas de la capital de Corea del Sur. Según lo dado a conocer, la fuerza aérea de EE. UU. opera dos RC-135U, que recopilan y analizan transmisiones de radar electrónicos.

El E-8C voló sobre Corea del Sur por última vez el jueves y el RC-135U el 29 de octubre, según Aircraft Spots.

EE. UU. ha desplegado otros diversos aviones de vigilancia sobre la península en días recientes, con Pyongyang elevando las tensiones con movimientos militares.

El RC-135W Rivet Joint fue detectado sobre la península el lunes y el avión U-2S durante el fin de semana. Los aviones de reconocimiento EP-3E y RC-135V fueron también detectados sobre Corea del Sur el pasado fin de semana, según dijo el rastreador de aviación.

El jueves de la semana pasada, el Norte puso a prueba un lanzacohetes múltiple de calibre supergrande siendo la 13ª ronda de pruebas de grandes armas hasta la fecha este año. El 23 de noviembre, el Norte realizó maniobras de fuego de artillería bajo la orden de su presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un, en el islote de Changrin, en el mar Amarillo.

Tales actos llegan antes de la fecha límite de finales del año que Pyongyang fijó para que Washington muestre flexibilidad en las negociaciones nucleares, que han logrado poco progreso desde febrero tras la infructífera cumbre bilateral en Hanói.

Corea del Sur y EE. UU. han estado monitorizando estrechamente los movimientos militares de Corea del Norte, ya que puede poner a prueba misiles en cualquier momento con sus vehículos transportadores-erectores-lanzadores (TEL), según dijo una fuente militar, añadiendo que el Norte ha mostrado "un nivel normal" de movimientos en sus bases de misiles a lo largo del país.

Otras fuentes señalaron que EE. UU podría haber dejado detectar su avión "intencionadamente para enviar un mensaje de presión a Corea del Norte".

El diario japonés Asahi Simbun informó, el lunes, que Corea del Norte ha estado construyendo decenas de plataformas de hormigón para lanzacohetes de misil móviles, que se pusieron en marcha este verano en decenas de lugares.

Las plataformas en construcción reflejan, aparentemente, el temor de que los lanzacohetes se desestructuren o que las trayectorias de misiles se desvíen debido al terreno suave en que están instalados, según el informe, en el que citó fuentes de defensa en Corea del Sur y EE. UU.

Esta imagen, tomada, el 3 de diciembre del 2019, de la cuenta de Twitter de Aircraft Spots, se muestra el trayecto del avión de reconocimiento RC-135U de EE. UU. sobre la capital surcoreana. (Prohibida su reventa y archivo)

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir