Go to Contents Go to Navigation

(AMPLIACIÓN) Corea del Sur y EE. UU. terminan abruptamente las conversaciones sobre el reparto de los gastos de defensa

Nacional 19/11/2019 17:24
El negociador jefe de Corea del Sur para las negociaciones sobre el reparto de los gastos de defensa con Estados Unidos, Jeong Eun-bo, habla durante una rueda de prensa el 19 de noviembre de 2019, en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Sur, luego de que las conversaciones fueran terminadas abruptamente.

Seúl, 19 de noviembre (Yonhap) -- Corea del Sur y Estados Unidos han terminado abruptamente las conversaciones sobre el reparto de los gastos de defensa, este martes, con el negociador jefe de EE. UU., acusando a Seúl de hacer propuestas que están por debajo de un "reparto de gastos justo y equitativo".

La terminación inesperada evidenció amplias diferencias entre ambas partes, luego de la informada demanda de Washington de quintuplicar la suma de las contribuciones de Seúl de los costos para el mantenimiento de los 28.500 soldados de las Fuerzas Armadas Estadounidenses en Corea del Sur (USFK, según sus siglas en inglés).

La útlima ronda de negociaciones, que se inició el lunes, supuestamente iba a llevarse a cabo hasta este martes. Sin embargo, el segundo encuentro celebrado este martes terminó en alrededor de una hora, ya que los negociadores estadounidenses se retiraron de la reunión, según funcionarios surcoreanos.

"Desafortunadamente, las propuestas presentadas por el equipo surcoreano no respondían a nuestra solicitud de un reparto de gastos justo y equitativo", dijo James DeHart, del Departamento de Estado de EE. UU., a los medios de comunicación locales, poco después de finalizar el diálogo.

DeHart también agregó que, como resultado, acortaron su participación en las conversaciones de hoy para poder darle tiempo a la parte surcoreana para que reconsideren su postura, añadiendo que espera poder presentar nuevas propuestas que puedan permitir a ambas partes trabajar hacia un acuerdo mutuamente aceptable. El mismo también dijo que espera reanudar las negociaciones cuando Corea del Sur esté lista para trabajar en la base de la alianza, basándose en la confianza mutua.

Confirmando que ambas partes permanecen dispares en cuanto a sus posturas básicas, el homólogo surcoreano de DeHart, Jeong Eun-bo, prometió trabajar "con paciencia" y hacer esfuerzos para alcanzar un acuerdo "mutuamente aceptable".

Jeong dijo, durante una rueda de prensa, que en principio, declararon un reparto de gastos mutuamente viable. Sin embargo, explicó que es cierto que existe una diferencia significativa entre las propuestas generales de Estados Unidos y la postura de principios de Corea del Sur.

También agregó que continuarán esforzándose con paciencia para asegurarse de que el reparto se realice en términos mutuamente aceptables.

Al ser preguntado por periodistas sobre qué parte sugirió finalizar las conversaciones primero, Jeong respondió que fue la parte estadounidense quien salió de la sala de reunión.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Sur explicó, más temprano en el día, que EE. UU. instó a un aumento drástico de las contribuciones de Seúl.

La Cancillería surcoreana dijo que EE. UU. mantiene una posición que insiste que la contribución a los gastos de defensa debe incrementarse drásticamente mediante el establecimiento de un nuevo artículo (en el acuerdo de reparto de gastos), mientras que Corea del Sur plantea que el incremento debe ser fijado dentro del nivel que sea mutuamente aceptable dentro del marco del Acuerdo de Medidas Especiales (SMA), que Corea del Sur y EE. UU. han acordado durante los últimos 28 años.

En cualquier caso, Corea del Sur planea hacer todo lo posible para asegurar que se asuma una parte justa a un nivel razonable, que contribuya al fortalecimiento de la alianza Corea del Sur-EE. UU. y a la postura de defensa combinada, según el ministerio.

Jeong también dijo que es EE. UU. quien desea un nuevo artículo, agregando que, una vez más, desea recalcar que Corea del Sur mantiene una posición de principios al respecto.

Los informes mediáticos dijeron que EE. UU. ha demandado a Corea del Sur que pague, el próximo año, casi 5.000 millones de dólares para cubrir los gastos relacionados con los ejercicios militares combinados de ambos aliados y el apoyo a las familias de los soldados de las USFK.

En virtud del SMA de este año, que está previsto que expire a finales de año, Seúl acordó pagar 870 millones de dólares.

Durante la semana pasada, varios grupos civiles llevaron a cabo una manifestación criticando a Washington por su presión contra Seúl para elevar significativamente sus contribuciones financieras a las USFK, calificando la demanda estadounidense como una "extorsión del dinero de los contribuyentes".

Desde 1991, Seúl ha cargado con los costos parciales, en virtud del SMA, para los civiles surcoreanos contratados por las USFK, la construcción de instalaciones militares para mantener la preparación de los aliados y otras formas de apoyo.

James DeHart, del Departamento de Estado de Estados Unidos, a cargo de las negociaciones sobre el reparto de los gastos de defensa con Corea del Sur, habla durante una rueda de prensa, el 19 de noviembre de 2019, en la embajada de EE. UU. en Corea del Sur.

hana@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir