Go to Contents Go to Navigation

EE. UU. presiona tanto a Seúl como a Tokio para renovar el acuerdo de intercambio de inteligencia, sin nuevas sugerencias de Japón

Nacional 18/11/2019 15:04
El ministro de Defensa de Corea del Sur, Jeong Kyeong-doo (izda.), y sus homólogos de Estados Unidos y Japón, Mark Esper (centro) y Taro Kono, respectivamente, se estrechan la mano durante una reunión de ministros de Defensa de los tres países, celebrada, el 17 de noviembre del 2019, en un hotel de Bangkok.

Bangkok, 18 de noviembre (Yonhap) -- Estados Unidos ha estado presionando fuertemente tanto a Corea del Sur como a Japón para que estrechen sus diferencias, al objeto de salvar el acuerdo de intercambio de información que caducará pronto, pero se han detectado pocas señales de cambios en sus posturas, dijo el ministro de Defensa de Seúl, Jeong Kyeong-doo.

Los comentarios del jefe de Defensa surcoreano tuvieron lugar durante un encuentro informal con la prensa, mantenido, el domingo, en la capital tailandesa, Bangkok, después de celebrar una reunión uno a uno con su homólogo japonés, Taro Kono, y los diálogos trilaterales con Kono y el secretario de Defensa de EE. UU., Mark Esper.

Los diálogos también fueron considerados, de forma generalizada, como una oportunidad para dar un gran paso hacia delante, estando a tan solo seis días antes de la expiración prevista del Acuerdo General sobre la Seguridad de la Información Militar (GSOMIA, según sus siglas en inglés).

Jeong dijo, ante la pregunta de si hubo nuevas propuestas del lado japonés respecto al acuerdo, que no hubo respuestas estupendas de Kono, aunque se esforzaron en ello, dijo.

Corea del Sur anunció, en agosto, su decisión de poner fin al acuerdo de tres años, tras la decisión de Japón de poner restricciones de exportación contra Seúl, citando temas de seguridad. El paso de Tokio está considerado como una represalia política por las sentencias del Tribunal Supremo surcoreano, del año pasado, contra unas firmas japonesas por el trabajo forzado en tiempos de guerra durante el dominio colonial de Japón de 1910-45 sobre la península coreana.

Japón quiere mantener el acuerdo, pero no ha cedido ni lo más mínimo en las restricciones. Aparentemente, Tokio ha dejado claro a EE. UU. que no retirará sus restricciones contra Seúl por el bien de la renovación del acuerdo.

El ministro dijo que espera que no ocurra una situación lamentable, pero que no ve cambios específicos por el momento. Está previsto que el acuerdo caduque el sábado.

Corea del Sur ha mantenido la postura de que cualquier reconsideración de su decisión de terminar el acuerdo sería solo posible si Japón cambia primero de rumbo.

Apuntando que ha habido negociaciones activas entre bastidores entre sus autoridades diplomáticas, Jeong expresó esperanzas para un resultado de tales "esfuerzos tremendos".

Con ningún lado habiéndose comprometido en el tema, la atención se centra en EE. UU. para su papel mediador.

Según Jeong, EE. UU. ha estado presionando fuertemente a ambos lados, no solo a Corea del Sur si no también a Japón, ya que el mecanismo de cooperación en seguridad trilateral es muy importante. EE. UU. ha seguido emitiendo mensajes a Japón.

En medio de la reiterada expresión de disgusto de Washington en público sobre la decisión de Seúl, los expertos han urgido a los tres lados a hallar "causas plausibles" que el Gobierno surcoreano pueda utilizar para convencer a su pueblo sobre una posible revocación de su decisión.

Llamando la decisión del GSOMIA "inevitable", la portavoz presidencial, Ko Min-jung, dijo, en una reciente entrevista por radio, que si se cancela unilateralmente la decisión, sin cambios en las restricciones de exportación de Japón o en las relaciones entre Corea del Sur y Japón, solo mostraría que no se tomó la decisión original con suficiente prudencia.

Durante la reunión del domingo, Esper repitió el llamamiento de EE. UU. hacia Seúl y Tokio, según Jeong, aunque no detalló sobre qué soluciones, si es que las hubo, sugirió EE. UU.

En sus comentarios de apertura en la reunión trilateral, Esper urgió a sus dos aliados asiáticos a superar los temas bilaterales que dañan los esfuerzos de los tres países y "resultan ventajosos para Pyongyang y Pekín".

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)

Palabras clave
Inicio Subir