Go to Contents Go to Navigation

(2ª AMPLIACIÓN) El jefe militar de EE. UU. promete el uso completo de las capacidades militares para defender a Corea del Sur

Nacional 14/11/2019 22:45
El general Park Han-ki (izda.), jefe del Estado Mayor Conjunto (JCS, según sus siglas en inglés) de Corea del Sur, y su homólogo estadounidense, Mark Milley, pasan revista a la guardia de honor durante una ceremonia celebrada, el 14 de noviembre de 2019, en la sede del JCS, en Seúl, para dar la bienvenida al líder militar estadounidense.

Seúl, 14 de noviembre (Yonhap) -- El jefe del Estado Mayor Conjunto (JCS, según sus siglas en inglés) de Estados Unidos, el general Mark Milley, ha prometido este jueves utilizar toda la gama de capacidades militares de Washington para defender a Seúl, durante la 44ª Reunión del Comité Militar (MCM) entre los jefes de los Estados Mayores Conjuntos (JCS) de ambos países, según informaron este viernes ambas partes.

Milley "reiteró los compromisos firmes e inquebrantables de EE. UU. con la República de Corea y su compromiso continuo de proporcionar una disuasión extendida", dijo el general Park Han-ki, jefe del JCS surcoreano, en una declaración conjunta tras la reunión con Milley.

"(Miller) afirmó que EE. UU. sigue preparado para responder a cualquier ataque en la península coreana, utilizando toda la gama de capacidades militares de EE. UU.", informaron en el comunicado.

Durante la reunión, las dos partes recibieron información actualizada sobre la situación de seguridad en la península coreana y en la región, y discutieron las medidas para fortalecer su postura de defensa, añadiendo que los dos jefes reconocieron la importancia de tales diálogos "durante este momento crucial" para demostrar "la fuerza y credibilidad de la alianza militar".

El general Park Han-ki (dcha.), jefe del Estado Mayor Conjunto (JCS, según sus siglas en inglés) de Corea del Sur, y su homólogo estadounidense, Mark Milley, posan para una foto durante la 44ª Reunión del Comité Militar celebrada en Seúl, el 14 de noviembre de 2019, en esta foto proporcionada por la oficina de Park (Prohibida su reventa y archivo).

La reunión tuvo lugar en un momento en el que Corea del Norte ha lanzado misiles debido al poco avance logrado durante las negociaciones sobre la desnuclearización con EE. UU. El régimen comunista lanzó proyectiles de corto alcance, incluidos misiles balísticos, 11 veces este año, y disparó una nueva versión de misil balístico de lanzamiento submarino (SLBM) el 2 de octubre.

La situación de seguridad en y alrededor de la península coreana también se ha complicado en los últimos meses.

En julio, un avión de combate ruso entró en el espacio aéreo surcoreano sobre los islotes más orientales de Dokdo dos veces, mientras que China y Rusia realizaban su primera patrulla aérea conjunta.

En el transcurso de la patrulla, otros dos aviones militares rusos y chinos entraron en la Zona de Identificación de Defensa Aérea de Corea del Sur (KADIZ) sin previo aviso.

Según la declaración, los dos comandantes también "reconocieron la naturaleza crucial de las asociaciones multinacionales y acordaron fortalecer aún más los esfuerzos por la paz y la estabilidad regionales".

La asociación multilateral podría indicar la cooperación en seguridad trilateral, que involucra a Japón, lo que ha llamado la atención dado que el acuerdo de intercambio de inteligencia militar entre Seúl y Tokio tiene previsto expirar el 23 de noviembre.

En agosto, Corea del Sur anunció su decisión de poner fin al Acuerdo General sobre la Seguridad de la Información Militar (GSOMIA), que se firmó en 2016, luego de las restricciones de exportación de Japón contra Corea del Sur, en medio de una disputa por el trabajo forzado en tiempos de guerra durante el período colonial japonés sobre la península.

Washington ha instado a Seúl a reconsiderar su decisión, ya que considera el pacto como un mecanismo clave para la cooperación de seguridad trilateral con sus dos aliados tanto dentro como fuera de la región del Nordeste Asiático, en el contexto de una China cada vez más asertiva, y una Corea del Norte con armas nucleares.

Cuando se le preguntó si discutió el GSOMIA con Park, Milley respondió a los periodistas que lo trataron un poco, sin dar más detalles.

En Tokio, después de su reunión con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, el martes, el general dijo que quieren tratar de resolver el asunto antes de que expire el acuerdo.

También sobre la mesa estaba "la transición eficiente" del control operativo (OPCON) en tiempos de guerra de Washington a Seúl, según el comunicado.

Ambos jefes del JCS revisaron los resultados de la prueba de capacidad operativa inicial (IOC) para la transición del OPCON, que fue realizada por los aliados durante su ejercicio conjunto en agosto. El ejercicio se llevó a cabo para verificar si Seúl se encuentra en vías de satisfacer las condiciones para la transición.

Las condiciones para la transferencia son la capacidad de Seúl para encabezar el mecanismo de defensa combinado de los aliados, su capacidad para respuestas iniciales a las amenazas nucleares y de misiles de Corea del Norte, y un ambiente de seguridad estable en la península y la región.

El MCM se celebra cada año antes de que los ministros de Defensa de los dos países celebren la Reunión Consultiva de Seguridad (SCM). La SCM de este año está prevista para el viernes.

Después de la reunión, ambos oficiales asistieron a una cena, junto con el primer ministro surcoreano, Lee Nak-yon, y el ministro de Defensa surcoreano, Jeong Kyeong-doo. El secretario de Defensa de EE. UU., Mark Esper, también tenía programado asistir al evento, pero estuvo ausente ya que, presuntamente, llegaría a Corea del Sur con retraso debido a algunos problemas con su avión.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir