Go to Contents Go to Navigation

Una funcionaria de la ONU insta a tomar medidas para abordar la "sombría" crisis alimentaria norcoreana

Entrevistas 13/11/2019 19:39
En la imagen de archivo, difundida por la EPA, se muestra, el 13 de mayo de 2019, a Ursula Mueller, subsecretaria general de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, según sus siglas en inglés). (Prohibida su reventa y archivo)

Seúl, 13 de noviembre (Yonhap) -- La comunidad internacional debe trabajar en conjunto para abordar de manera más activa la "sombría" crisis alimentaria de Corea del Norte e intensificar los esfuerzos para ayudar a aliviar la situación fuera del ámbito de la política, ha dicho este miércoles Ursula Mueller, subsecretaria general de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, según sus siglas en inglés).

Mueller hizo el llamamiento mientras que el régimen comunista se hace frente a su peor escasez de alimentos en los últimos años, afectado por los desastres naturales y ante las dificultades económicas debido a las sanciones de la ONU.

"La imagen es realmente sombría y me temo que podría deteriorarse aún más si no se toman medidas y, en especial, si no recibimos fondos adicionales urgentes", dijo la funcionaria en una entrevista por escrito con la Agencia de Noticias Yonhap.

Mueller añadió que las agencias humanitarias en Corea del Norte necesitan más dinero para vacunas, medicamentos, terapias que salvan vidas de niños desnutridos y agua potable. La funcionaria dijo que no se debe esperar a que la geopolítica siga su curso para aliviar el sufrimiento de millones de personas.

Mueller estuvo en Seúl esta semana para una reunión anual de consultas sobre políticas con funcionarios surcoreanos, con el objetivo de mejorar la cooperación en el lado humanitario.

Según los informes recientes de agencias de la ONU, la producción de alimentos de Corea del Norte de 2018 fue un 9 por ciento menor que el año previo -la producción más baja en más de una década- y 11 millones de personas, o el 40 por ciento de la población norcoreana, necesitan urgentemente alimentos.

Mueller dijo que la inseguridad alimentaria en Corea del Norte se ha convertido en un asunto "polifacético", combinado con un período prolongado de sequía y una creciente vulnerabilidad a los desastres naturales, como el tifón Lingling que azotó la península coreana en septiembre.

La subsecretaria general de la OCHA señaló que las condiciones de sequía han persistido durante la temporada principal de cultivo de este año y que es probable que comprometa aún más la seguridad alimentaria en los próximos meses.

Mueller dijo que en las visitas "in situ" de la OCHA se descubrió que los cultivos de maíz, arroz, castañas y vegetales resultaron dañados y que hasta el 60 por ciento de la producción de soja fue destruida por el impacto del tifón Lingling.

La provincia de Hwanghae del Sur, en el sudoeste del régimen comunista, conocida como el granero de Corea del Norte, solo registró, presuntamente, el 50 por ciento de las precipitaciones promedio entre abril y julio este año.

Mueller dijo que continuarán trabajando con organizaciones pertinentes y otros países miembros, juntando los esfuerzos para despolitizar la asistencia humanitaria y aumentar los recursos, a fin de poder responder mejor a las necesidades vitales y urgentes de los más vulnerables, pero también para evitar el deterioro de una situación ya alarmante.

Para ello, es esencial que haya más contribuciones de los donantes, según Mueller, dado que la financiación para la asistencia a Corea del Norte se mantiene en el nivel más bajo entre los países beneficiarios.

Hasta la fecha, la OCHA ha recaudado 32 millones de dólares para Corea del Norte este año, lo que supone solo el 26,6 por ciento del objetivo. La cifra representa el monto más bajo recaudado para un país beneficiario de asistencia y la tercera más baja en términos de porcentaje del objetivo alcanzado.

Mueller dijo que las operaciones humanitarias en Corea del Norte son un sustento crítico para millones de personas y que, más allá de los números, es inconmensurable el coste humano por la incapacidad para responder a dicha necesidad.

Mueller enfatizó que las agencias de ayuda de la ONU están monitoreando rigurosamente los programas para asegurar que la asistencia llegue a los más vulnerables. Según la OCHA, el año pasado, las agencias de asistencia de la ONU realizaron 1.855 visitas "in situ" a las 11 provincias norcoreanas.

La ONU y sus socios podrán ampliar rápidamente la entrega de asistencia a los más necesitados y monitorear de cerca las entregas, para que los donantes sepan que sus fondos están siendo utilizados correctamente.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir