Go to Contents Go to Navigation

El comandante de las USFK considera que la terminación del GSOMIA puede enviar un mensaje de seguridad equivocado

Entrevistas 13/11/2019 10:20
El general Robert Abrams, comandante de las USFK, se reúne con la prensa, el 12 de noviembre de 2019, en el Campamento Humphreys en Pyeongtaek, a unos 70 kilómetros al sur de Seúl. (Foto proporcionada por la oficina del comandante. Prohibida su reventa y archivo)

Seúl/Pyeongtaek, 13 de noviembre (Cuerpo de prensa conjunto-Yonhap) -- Si la inminente terminación del pacto de intercambio de inteligencia militar entre Corea del Sur y Japón es ejecutada, se podría enviar el mensaje equivocado de que EE. UU. y sus dos aliados asiáticos no son lo suficientemente fuertes como para garantizar la seguridad en la región, ha dicho, el martes, el general Robert Abrams, comandante de las Fuerzas Armadas Estadounidenses en Corea del Sur (USFK, según sus siglas en inglés), en una entrevista.

El Acuerdo General sobre la Seguridad de la Información Militar (GSOMIA) expirará el 23 de noviembre, luego de que, en agosto, Seúl decidiera finalizarlo como respuesta a las restricciones de exportación impuestas por Tokio.

"El principio fundamental del acuerdo de intercambio de inteligencia fue un mensaje claro para la región de que la ROK y Japón quizás dejaron de lado sus diferencias históricas priorizando la estabilidad y seguridad de la región", dijo Abrams en la entrevista celebrada para conmemorar su año en el cargo. ROK son las siglas en inglés del nombre oficial de Corea del Sur: la República de Corea.

El comandante añadió que los tres países juntos son mucho más fuertes para lograr la estabilidad y seguridad del Nordeste Asiático y que, sin la alianza, "existe el riesgo de enviar el mensaje equivocado de que quizás no somos tan fuertes", dijo durante la entrevista realizada en su oficina, en el Campamento Humphreys en Pyeongtaek, una inmensa base militar estadounidense, a unos 70 kilómetros al sur de Seúl.

Las declaraciones de Abrams se hicieron eco de la postura habitual de EE. UU., que considera el pacto, con tres años de historia, como una plataforma clave de cooperación trilateral en seguridad, frente a las amenazas contra la seguridad que representan una Corea del Norte con armas nucleares y una China cada vez más asertiva.

Los funcionarios estadounidenses han instado, cada vez con más frecuencia, a la renovación del pacto. El domingo de la semana pasada, el jefe del Estado Mayor Conjunto de EE. UU., el general Mark Milley, enfatizó que a China y Corea del Norte les interesa separar a Corea del Sur de Japón y Estados Unidos.

Seúl ha mantenido la postura de que cualquier reconsideración solo sería posible si Japón cambia su posicionamiento al respecto.

Refiriéndose a las negociaciones para renovar el acuerdo de reparto de los gastos de defensa entre Seúl y Washington, o el Acuerdo de Medidas Especiales (SMA), Abrams enfatizó que Corea del Sur puede y debe pagar más, ya que el fondo beneficia a la economía y al pueblo surcoreanos.

El comandante también señaló que el dinero proporcionado por Seúl se utiliza para pagar a los surcoreanos empleados por el Ejército estadounidense, ampliar el apoyo logístico y construir nuevas instalaciones para las tropas estadounidenses estacionadas en la península coreana.

"Así que quiero aclarar que el dinero está volviendo directamente a la economía surcoreana y al pueblo surcoreano. No me llega a mí", dijo.

Estados Unidos ha estado aumentando la presión sobre Corea del Sur para que incremente drásticamente su parte de los gastos para el estacionamiento de unos 28.500 soldados estadounidenses en el país asiático, y, según los informes, ha exigido a Seúl que pague casi 5.000 millones de dólares anuales.

Bajo el acuerdo actual, que expirará a fin de año, Seúl paga 870 millones de dólares al año.

Cuando se le preguntó acerca de las críticas dentro de Corea del Sur sobre la demanda estadounidense de un fuerte aumento en el pago de Seúl, Abrams dijo que mucha de la especulación que se maneja en los diferentes canales informativos no está bien fundamentada.

"Sigo siendo optimista de que podemos encontrar intereses comunes entre nuestros dos Gobiernos", añadió.

Hasta ahora, los dos países han celebrado dos rondas de conversaciones sobre el reparto de los gastos de defensa y se espera que tenga lugar pronto otra ronda en Seúl.

Cuando se le preguntó si los aliados podrían transferir, de Washington a Seúl, el control operativo (OPCON) en tiempos de guerra de las tropas surcoreanas dentro del mandato del presidente Moon Jae-in, el comandante enfatizó la premisa misma del plan: "sujeto a condiciones".

Muchos consideran que los aliados tienen como fecha prevista el 2022, o fechas cercanas.

"Hay tres condiciones, lo pusimos por escrito en 2015, y ahora ambas partes han estado trabajando constantemente para cumplir con ellas", dijo Abrams. "No depende del tiempo; depende de las condiciones".

Para lograr la transferencia del OPCON, se requieren las siguientes condiciones: la capacidad de Corea del Sur para liderar el mecanismo de defensa conjunto de los dos aliados, su capacidad de respuesta inicial ante las amenazas nucleares y de misiles de Corea del Norte y un entorno de seguridad estable en la península coreana y la región.

Abrams criticó las pruebas de misiles de Corea del Norte en 2019 por dañar el proceso de paz y desnuclearización, añadiendo que no ayudan a fomentar un ambiente apropiado para que continúe el trabajo de los diplomáticos pertinentes.

Tras señalar que las autoridades militares de los aliados analizan detenidamente los lanzamientos de misiles norcoreanos, el comandante dijo que toman cada caso "muy en serio" para determinar las capacidades, limitaciones e intenciones de Corea del Norte.

Al finalizar la entrevista, enfatizó la firme postura de defensa conjunta y la estrecha alianza entre Corea del Sur y Estados Unidos, a pesar de sus altibajos históricos, al mismo tiempo que descartó las especulaciones sobre la relación bilateral, que surgieron después de la decisión de Seúl de terminar el GSOMIA.

ruy@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir