Go to Contents Go to Navigation

(AMPLIACIÓN) Corea del Sur y EE. UU. celebrarán la próxima semana sus diálogos de defensa anuales en Seúl

Últimas noticias 08/11/2019 17:08
En la fotografía de archivo, el ministro de Defensa de Corea del Sur, Jeong Kyeong-doo (dcha.), y el secretario de Defensa de EE. UU., Mark Esper, se estrechan la mano durante sus conversaciones celebradas, el 9 de agosto de 2019, en el Ministerio de Defensa, en Seúl.

Seúl, 8 de noviembre (Yonhap) -- Corea del Sur y Estados Unidos mantendrán, la próxima semana, en Seúl, los diálogos anuales entre sus ministros de Defensa, según ha dicho, este viernes, el Ministerio de Defensa surcoreano, tan solo una semana antes del vencimiento de un acuerdo de intercambio de inteligencia entre Seúl y Tokio.

El ministro de Defensa de Corea del Sur, Jeong Kyeong-doo, y el secretario de Defensa de EE. UU., Mark Esper, celebrarán, el viernes de la próxima semana, la 51ª Reunión Consultiva de Seguridad (SCM, según sus siglas en inglés) en Seúl, para "mantener discusiones a fondo sobre diversas cuestiones de seguridad pendientes", según dijo el ministerio.

Las cuestiones principales de la agenda incluyen la situación de seguridad en la península coreana, la transferencia, sujeta a condiciones, de Washington a Seúl, del control operativo (OPCON) en tiempos de guerra de las tropas surcoreanas, además de la reubicación y devolución de las bases militares estadounidenses en Corea del Sur, según informó el ministerio en un comunicado.

Según las autoridades, está previsto que Esper llegue el jueves a Corea del Sur.

La reunión tendrá lugar en medio de una mayor presión de EE. UU. sobre Corea del Sur para que reconsidere su decisión de poner fin al Acuerdo General sobre la Seguridad de la Información Militar (GSOMIA) con Japón, que vencerá el 23 de noviembre.

El acuerdo para el intercambio de inteligencia militar es considerado como una plataforma clave de cooperación trilateral entre EE. UU. y sus dos aliados asiáticos, frente a las amenazas contra la seguridad que representan Corea del Norte y una China asertiva, que ha profundizado sus lazos de defensa con Rusia.

El portavoz del Pentágono, Jonathan Hoffman, dijo, al anunciar el viaje de Esper a Corea del Sur, que se puede "garantizar prácticamente" que el tema fomará parte de la reunión de Esper con Jeong.

El ministerio de Seúl también señaló que la cuestión sería abordada durante la reunión, diciendo que las dos partes intercambiarán sus posturas sobre la "continuación de la cooperación en seguridad entre Corea del Sur, EE. UU. y Japón" ante las amenaza norcoreanas.

Pese a la oposición de Washington, Seúl anunció su decisión de no renovar el acuerdo bilateral con Tokio, después de que Japón impusiera nuevas restricciones de exportación contra Corea del Sur, una medida considerada como una represalia política por las sentencias del Tribunal Supremo surcoreano, del año pasado, que ordenaron a las empresas japonesas indemnizar a las víctimas del trabajo forzado durante el período colonial japonés sobre la península.

Corea del Sur ha mantenido su postura de que cualquier reconsideración sería posible solo cuando Japón cambie primero su curso.

Jeong dijo, el lunes, ante el Parlamento que cree que las herramientas como el GSOMIA deberían mantenerse si las mismas pueden beneficiar los intereses de seguridad nacionales, aunque sea un poco.

Sin embargo, el ministro señaló que las cuestiones pendientes, como las restricciones de exportación, "deberían resolverse simultáneamente".

Tras su reunión en Seúl, los dos ministros tienen programado, presuntamente, viajar a Bangkok, Tailandia, para asistir a la Reunión de Ministros de Defensa de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático Ampliada (ADMM-Plus), en la que también participará su homólogo japonés, Taro Kono.

Los medios japoneses reportaron que Seúl y Tokio están programando una reunión de defensa bilateral, y también se estima que habrá una reunión trilateral con Esper.

Asimismo, en la agenda se encuentra la cuestión de la transferencia del OPCON de Washington a Seúl, que los aliados han estado impulsando.

A fin de verificar si Seúl se encuentra en camino de cumplir las condiciones requeridas para la transferencia, las dos partes llevaron a cabo una prueba de capacidad operativa inicial (IOC) durante sus maniobras conjuntas de agosto. Se espera que los resultados de la prueba sean informados a los ministros durante la próxima reunión para su evaluación.

La transferencia de Washington a Seúl del OPCON en tiempos de guerra está sujeta a algunas condiciones: la capacidad de Corea del Sur para liderar el mecanismo de defensa conjunto de los dos aliados, su capacidad de respuesta inicial ante las amenazas nucleares y de misiles de Corea del Norte, además de un entorno de seguridad estable en la península coreana y la región.

Las dos partes discutirán sobre la fecha para realizar una prueba de la capacidad operativa plena (FOC), según informó el ministerio en un comunicado.

Asimismo, en cuanto a la devolución de las bases militares estadounidenses en Corea del Sur, el ministerio dijo que las dos partes dialogarán sobre la forma de cooperar para su devolución oportuna a Seúl.

En agosto, la oficina presidencial surcoreana, Cheong Wa Dae, dijo que buscará acelerar la devolución del control de 26 bases militares estadounidenses, mientras que las Fuerzas Armadas Estadounidenses en Corea del Sur (USFK) dijeron que algunas de las bases ya han sido desocupadas y que están comprometidas a devolver las instalaciones lo antes posible.

paola@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir