Go to Contents Go to Navigation

Corea del Sur envía de regreso un barco pesquero a Corea del Norte, tras la deportación de dos tripulantes

Corea del Norte 08/11/2019 16:03
En la imagen de archivo se muestra al viceportavoz del Ministerio de Unificación, Kim Eun-han.

Seúl, 8 de noviembre (Yonhap) -- Corea del Sur ha enviado, este viernes, un barco pesquero a Corea del Norte, un día después de haber deportado al régimen comunista a dos criminales norcoreanos acusados de haber asesinado a 16 compañeros suyos del barco, según dijo el Ministerio de Unificación.

Los dos norcoreanos veinteañeros fueron enviados de regreso al régimen comunista, el jueves, a través de la aldea de la tregua de Panmunjom, en la frontera intercoreana, después de ser capturados, el sábado, cerca de la frontera oriental surcoreana.

"Planeamos entregar hoy su barco pesquero", dijo Kim Eun-han, viceportavoz del ministerio, durante una conferencia de prensa regular. "Creo que (la entrega) se hará esta tarde, aunque las cosas podrían cambiar dependiendo de las condiciones del tiempo marítimo", añadió el funcionario.

Los dos norcoreanos confesaron que, junto con otro miembro de la tripulación, mataron al capitán del barco pesquero por ira debido a sus abusos físicos, antes de matar, uno por uno, al resto de los tripulantes que protestaban. La tercera persona fue arrestada en Corea del Norte, cuando intentaron entrar a escondidas en su país natal.

La deportación del jueves supuso la primera desde la Guerra de Corea de 1950-53. El Gobierno acepta generalmente a los norcoreanos como desertores, si desean reasentarse en Corea del Sur para evitar la opresión y pobreza, mientras que repatría a los norcoreanos que llegan al país por accidente y desean regresar.

Aunque los dos norcoreanos expresaron su intención de desertar, el Gobierno dijo que ha determinado no respetar su voluntad, porque cree que escaparon a Corea del Sur para evitar su encarcelamiento.

Previamente, el Ministerio de Unificación surcoreano, a cargo de las cuestiones intercoreanas, dijo que la decisión fue para proteger la vida y seguridad de los ciudadanos, diciendo que tales criminales atroces no son elegibles para la protección concedida a los refugiados conforme al derecho internacional.

Sin embargo, hubo voces que criticaron al Gobierno por decidir, apresuradamente, enviar a los norcoreanos de regreso, tan solo cinco días después de su investigación y solo en base a sus palabras, sin evidencias físicas para probar sus crímenes. Al parecer, los norcoreanos tiraron todos los cuerpos de los tripulantes al agua.

Los críticos también instaron al Gobierno a elaborar guías apropiadas para decidir si se deportará, o no, a los norcoreanos basándose en sus crímenes.

El viceportavoz defendió la decisión de deportarlos, pero añadió que el Gobierno tomará nota de las críticas que plantean la necesidad de complementar los manuales actuales para el proceso de casos similares.

Kim añadió que, tomando en cuenta todas las circunstancias, se determinó considerarlas como parte de los esfuerzos para escapar tras cometer un crimen, en lugar de un intento de desertar a Corea del Sur.

paola@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir