Go to Contents Go to Navigation

Moon solicita a los líderes religiosos que ayuden a sanar los conflictos sociales

Últimas noticias 21/10/2019 16:53
El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in (tercero por la dcha.), se reúne, el 21 de octubre de 2019, con los líderes religiosos en la oficina presidencial, Cheong Wa Dae, en el centro de Seúl.

Seúl, 21 de octubre (Yonhap) -- El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, ha expresado, este lunes, durante una reunión con los líderes religiosos en la oficina presidencial, Cheong Wa Dae, su preocupación por las persistentes disputas sociales e ideológicas en Corea del Sur, solicitando a la comunidad religiosa que ayude a resolver la cuestión.

El mandatario destacó la disputa política sobre algunos objetivos políticos clave apoyados por muchas personas, incluida la cuestión de la reforma de la fiscalía y el consiguiente conflicto entre los ciudadanos.

Como ejemplo específico, el presidente citó un controvertido plan para crear una unidad independiente para investigar la corrupción de los funcionarios de alto rango.

Moon dijo, durante la reunión, que ahora que se acercan las elecciones generales, cree que es posible que los conflictos políticos aumenten, causando, inmediatamente, conflictos entre los ciudadanos. Las elecciones generales están programadas para el 15 de abril del próximo año.

Esta fue la primera reunión grupal, en ocho meses, entre el presidente y los representantes de las principales religiones del país, que incluyen el catolicismo, protestantismo y budismo.

En los últimos meses, la cuestión del exministro de Justicia, Cho Kuk, ha dividido al país. Durante los fines de semana, se llevaron a cabo manifestaciones a gran escala en Seúl a favor y en contra del nombramiento de Cho, por parte de Moon, como ministro de Justicia. La misión principal de Cho fue impulsar la reforma de la oficina de la fiscalía, acusada de tener demasiado poder.

Los críticos con Cho expresaron su furia por las presuntas ventajas e irregularidades en las que están involucrados tanto él como su familia, incluido el ingreso de su hija en una facultad de medicina y una inversión de su esposa en un fondo de capital privado de operaciones dudosas.

Finalmente, Cho dimitó la semana pasada, diciendo que quería reducir la carga política sobre el presidente Moon y deseaba pasar más tiempo con su familia, dado que estaban sufriendo los "tiempos más difíciles" de sus vidas en medio de la intensa investigación de la fiscalía. Asimismo, Cho mencionó el deterioro del estado de salud de su esposa.

El caso de Cho se ha convertido efectivamente en una oportunidad para subir un grado el nivel de equidad en la sociedad surcoreana, según Moon.

Sin embargo, el presidente destacó que es problemático que solo haya disputas políticas sobre los métodos específicos para lograr la equidad, pero que se carezca de discusiones productivas.

Moon dijo que él mismo realizará más esfuerzos, como presidente, para la unidad y armonía nacionales. Moon añadió que, sin embargo, los líderes religiosos deben jugar un papel más importante en la materia.

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in (segundo por la dcha., frente), se reúne, el 21 de octubre de 2019, con los líderes religiosos en la oficina presidencial, Cheong Wa Dae, en el centro de Seúl.

paola@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir