Go to Contents Go to Navigation

Seúl y Tokio terminan sin acuerdo la 1era. ronda de diálogos de la OMC sobre una disputa comercial

Últimas noticias 13/10/2019 10:22
Chung Hae-kwan, director general del departamento de asuntos multilaterales y legales del Ministerio de Comercio, Industria y Energía de Corea del Sur, habla con los periodistas en Ginebra, el 11 de octubre de 2019 (hora de Suiza), en la oficina de la Organización Mundial del Comercio (OMC), tras asistir a una reunión para resolver la actual disputa comercial con Japón.

Ginebra/Seúl, 13 de octubre (Yonhap) -- Corea del Sur y Japón no han logrado llegar a un acuerdo, el viernes (hora de Suiza), en sus primeros diálogos bilaterales en Ginebra, en relación con la denuncia de Seúl ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre las restricciones de exportación de Tokio.

Acabando después de casi seis horas de consultas, celebradas como parte de un proceso de solución de diferencias bajo las reglas de la OMC, las dos partes acordaron reunirse nuevamente para diálogos adicionales.

"Acordamos que son necesarias más consultas y decidimos programar una segunda ronda de diálogos bilaterales a través de los canales diplomáticos", dijo a los periodistas Chung Hae-kwan, director general del departamento de asuntos multilaterales y legales del Ministerio de Comercio, Industria y Energía de Corea del Sur y el jefe negociador en las conversaciones.

La próxima ronda de discusiones probablemente tendrá lugar antes del 10 de noviembre, dada la fecha en la que Corea del Sur presentó la queja ante la OMC, el 11 de septiembre. Las consultas uno a uno pueden llevarse a cabo durante los siguientes 60 días tras la denuncia.

En el caso de que no se llegue a un acuerdo, Corea del Sur y Japón pueden solicitar que el Órgano de Solución de Diferencias de la OMC establezca un panel para estudiar el caso a fondo.

Chung dijo que las consultas bilaterales generalmente terminan en una ronda, pero el hecho de que se haya acordado reunirse nuevamente significa que ambos países están listos para el diálogo y dispuestos a trabajar conjuntamente.

La delegación japonesa también mantuvo una conferencia de prensa previamente, alegando que era "inapropiado" que Corea del Sur presentara la disputa ante la OMC por motivos "políticos".

Junichiro Kuroda, jefe negociador de Japón, dijo que Tokio está preocupado por la vulnerabilidad del sistema de gestión de exportaciones de Corea del Sur y que están permitiendo la exportación de los artículos afectados "una vez que se verifica su uso civil, por lo que no es un embargo".

También afirmó que las regulaciones no tenían nada que ver con la sentencia del tribunal surcoreano sobre el trabajo forzado.

La Unión Europea y Taiwán querían observar las consultas de Ginebra entre Corea del Sur y Japón, pero Tokio se negó a permitirlo.

Japón citó temas "sensibles y secretos" tratados en la sesión.

Corea del Sur considera que Japón ha violado una serie de leyes del comercio internacional, incluido el artículo 11 del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT, según sus siglas en inglés), que prohíbe las regulaciones sobre los volúmenes de exportación a menos que los productos tengan un impacto grave en la seguridad nacional.

Corea del Sur también afirma que Japón ha violado el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) y el Acuerdo sobre las Medidas en materia de Inversiones relacionadas con el Comercio (MIC).

La medida tuvo lugar después de que Japón implementara regulacione,s a principios de julio, sobre la exportación a Corea del Sur de tres materiales industriales: la resina fotosensible, el fluoruro de hidrógeno gaseoso y la poliimida fluorada, vitales para la producción de semiconductores y pantallas.

Seúl considera la medida como una represalia por una sentencia de un tribunal surcoreano que ordenó la indemnización de las víctimas surcoreanas del trabajo forzado de Japón durante el período colonial sobre la península coreana (1910-45).

Japón ha argumentando que fue una medida necesaria, dado que Corea del Sur opera un sistema de control poco estricto sobre el comercio de artículos de doble uso.

El Ministerio de Comercio de Corea del Sur afirma que las acusaciones planteadas por Japón carecen de fundamento y que no pueden justificar una política comercial discriminatoria que se dirige solo a la cuarta economía de Asia.

La disputa comercial se ha intensificado y se ha extendido a otras esferas de las relaciones bilaterales, con Corea del Sur decidiendo, en agosto, terminar un pacto de intercambio de inteligencia militar con Japón.

Japón también eliminó, en agosto, a Corea del Sur de su "lista blanca" de socios comerciales de confianza, la cual otorga tratamiento preferencial en el comercio de materiales industriales de doble uso. El mes pasado, Corea del Sur también retiró a Japón de su propia lista de socios comerciales de confianza, en una medida ojo por ojo.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Palabras clave
Inicio Subir