Go to Contents Go to Navigation

(AMPLIACIÓN) Los diálogos nucleares entre Corea del Norte y EE. UU. terminan en puntos de vista opuestos

Corea del Norte 06/10/2019 11:28
(AMPLIACIÓN) Los diálogos nucleares entre Corea del Norte y EE. UU. terminan en puntos de vista opuestos - 1

Washington, 5 de octubre (Yonhap) -- Corea del Norte y Estados Unidos han terminado las negociaciones de desnuclearización a nivel de trabajo, realizadas, el sábado (hora local), en Suecia, con Pyongyang declarando una ruptura de los diálogos y EE. UU. caracterizando las discusiones como "buenas".

Los negociadores de ambas partes se reunieron en Estocolmo para reanudar las conversaciones de desnuclearización, que habían estado estancadas desde la cumbre sin acuerdos de febrero, en Hanói, entre el presidente del Comité de Asuntos de Estado norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente estadounidense, Donald Trump.

El jefe negociador nuclear del Norte, Kim Myong-gil, dijo, a los reporteros, tras su reunión con su homólogo, Stephen Biegun, que los diálogos fracasaron debido a que Estados Unidos no logró elaborar una nueva propuesta.

Añadió, expresando su "gran desagrado", que había pedido la suspensión de la negociación y había urgido a Estados Unidos que deliberase hasta finales de año.

Asimismo, dijo que dependerá de Washington corregir su curso y mantener vivo el diálogo o cerrar para siempre la puerta del mismo.

Kim dijo que si Pyongyang continúa su moratoria autoimpuesta sobre las pruebas nucleares y de misiles balísticos intercontinentales, o las "reanuda", también dependerá enteramente de Washington.

Estados Unidos, por su parte, ofreció una respuesta más medida.

La portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, dijo, en un comunicado, que los comentarios iniciales de la delegación norcoreana no reflejan el contenido o el espíritu de la discusión de ocho horas y media mantenida el sábado.

Añadió que la parte estadounidense había presentado ideas creativas y había mantenido buenas discusiones con su homóloga norcoreana, y que, además, había anticipado varias nuevas iniciativas que les permitirían hacer progresos en cada uno de los cuatro acuerdos principales alcanzados en la primera cumbre mantenida entre Kim y Trump, en junio del año pasado, en Singapur.

En el acuerdo logrado en dicha cumbre, Corea del Norte se comprometió a trabajar hacia la desnuclearización completa de la península coreana a cambio de las garantías de seguridad de Estados Unidos. El acuerdo también instó a crear la paz duradera en la península, establecer nuevos lazos bilaterales y repatriar los restos de los soldados estadounidenses muertos durante la Guerra de Corea de 1950-53.

La portavoz agregó que Suecia había propuesto que ambas partes regresaran a Estocolmo en dos semanas, a fin de continuar las discusiones, y que Estados Unidos había aceptado y se lo había propuesto al Norte al final de la reunión.

Ortagus dijo también, que ambos lados no superarán en solo un sábado un legado de 70 años de guerra y hostilidad en la península coreana. Añadió que estos temas son muy importantes y requieren un fuerte compromiso de ambos países y que Estados Unidos tiene tal compromiso.

(AMPLIACIÓN) Los diálogos nucleares entre Corea del Norte y EE. UU. terminan en puntos de vista opuestos - 2

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Sur emitió un comunicado este domingo y expresó esperanzas de que el diálogo continúe pese a la suspensión.

La Cancillería dijo que, aunque no hubo un progreso en las negociaciones, se evalúa que es el inicio de las negociaciones con la nueva delegación norcoreana y que es de esperar que el impulso del diálogo continúe.

Añadió que el Gobierno surcoreano ha estado manteniendo consultas estrechas con el equipo de negociaciones de EE. UU. antes y después de las negociaciones y que Seúl trabajará de cerca con EE. UU. para asegurarse de que siga el diálogo, basándose en las posturas de ambos lados.

Pyongyang y Washington han estado discutiendo sobre el alcance de la desnuclearización norcoreana y el alivio correspondiente de las sanciones y garantías de seguridad por parte de Estados Unidos. La diferencia de opiniones entre los dos países causó que la cumbre de Vietnam acabara sin un acuerdo.

Corea del Norte ha reanudado en los últimos meses sus pruebas de misiles balísticos de corto alcance, aunque se ha abstenido de llevar a cabo ensayos de armas nucleares o misiles de largo alcance desde el inicio de su diplomacia con Estados Unidos a comienzos del año pasado.

El Norte realizó, el miércoles de la semana pasada, el disparo de prueba de un misil balístico de lanzamiento submarino (SLBM, según sus siglas en inglés), en una medida orientada, aparentemente, a aumentar su ventaja en las conversaciones con EE. UU.

Junto con los misiles balísticos intercontinentales, el programa de SLBM de Corea del Norte es considerado una de las mayores amenazas contra Estados Unidos y sus aliados, dado que podría ampliar el alcance de los misiles nucleares norcoreanos, y a que los misiles del tipo SLBM son difíciles de detectar antes de que emerjan de las aguas.

El presidente estadounidense, Donald Trump, restó importancia a las pruebas previas de armas norcoreanas, como proyectiles de corto alcance, diciendo que el presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un, no estaba incumpliendo su promesa de no probar armas nucleares y misiles de largo alcance. En cuanto a la prueba del SLBM, Trump dijo, el jueves, que la parte norcoreana quiere dialogar y que su homóloga estadounidense hablaría con ella pronto.

Washington ha demandado, bajo un plan general, que Pyongyang tome medidas de desnuclearización radicales, insistiendo en que el alivio de las sanciones tendrá lugar tras un progreso sustancial en su desnuclearización.

Pyongyang ha instado a un alivio anticipado de las sanciones a cambio de sus pasos de desarme, mientras se atiene a un método gradual y poco sistemático que le podría ayudar a alargar las negociaciones y obtener más concesiones de Washington.

Trump sugirió, el mes pasado, que un "método nuevo" podría ser bueno para hacer avanzar las negociaciones, un comentario que fue bien acogido por el Norte.

Kim Myong-gil dijo, el jueves en Pekín, antes de partir a Estocolmo, que Estados Unidos había enviado una nueva señal y que abrigaba grandes expectativas y optimismo, y que también se mostraba optimista sobre los resultados de los diálogos.

Si las negociaciones a nivel de trabajo hubieran producido progresos se esperaba que tuviera lugar una nueva cumbre entre los líderes de ambas naciones antes de finales de año.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir