Go to Contents Go to Navigation

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

(AMPLIACIÓN) Moon y líderes empresariales discuten sobre el complejo de Kaesong y la desaceleración económica

Economía 04/10/2019 21:21
El presidente Moon Jae-in (izda.) se reúne con los jefes de los grupos de presión empresariales locales y los jefes de las 30 compañías más grandes del país en la oficina presidencial, Cheong Wa Dae, el 10 de julio de 2019.

Seúl, 4 de octubre (Yonhap) -- El presidente Moon Jae-in se ha reunido, este viernes, con los jefes de cuatro importantes grupos de presión empresariales para analizar los desafíos económicos que enfrenta el país, incluida una disputa comercial con Japón, una semana laboral más corta y la cooperación intercoreana.

En una comida de trabajo a puerta cerrada en la oficina presidencial, Cheong Wa Dae, Moon y los líderes empresariales también discutieron el tema de un parque industrial intercoreano cerrado en la ciudad fronteriza norcoreana de Kaesong, dijo su oficina.

En respuesta, Kim Ki-mun, presidente de la Federación de Pequeñas y Medianas Empresas Surcoreanas, dijo que "dicha sostenibilidad estaría garantizada si empresas multinacionales avanzaran hacia el complejo, lo que ayudaría a generar confianza allí".

Seúl cerró el Complejo Industrial de Kaesong, en la ciudad fronteriza norcoreana de Kaesong, en febrero de 2016 en respuesta a las pruebas nucleares y de misiles de largo alcance de Corea del Norte. La reapertura del parque industrial depende del progreso en la desnuclearización de Corea del Norte.

Más temprano en el día, la federación de pymes contó a los periodistas que Moon dijo que hará esfuerzos para convertir a Kaesong en una zona industrial multinacional, si se reabre. Pero la entidad luego dijo que el comentario fue hecho por su jefe, no por el presidente Moon.

Tal discusión llamó la atención, pues parece estar en línea con la visión de Moon de buscar la cooperación económica intercoreana a través del apoyo de la comunidad internacional.

Durante su discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) el mes pasado, Moon propuso convertir la Zona Desmilitarizada (DMZ, según sus siglas en inglés), que divide las dos Coreas, en una zona de paz internacional con la ayuda de la ONU.

La comida de este viernes también reunió a Park Yong-maan, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Corea del Sur (KCCI); Sohn Kyung-shik, jefe de la Federación de Empleadores de Corea del Sur (KEF); y Kim Young-ju, jefe de la Asociación de Comercio Internacional de Corea del Sur (KITA).

Durante la reunión, Moon y los líderes empresariales también discutieron contramedidas con respecto a las restricciones de Japón a las exportaciones a Corea del Sur, según los funcionarios.

A principios de julio, Japón adoptó regulaciones estrictas sobre las exportaciones a Corea del Sur de artículos industriales clave vitales para la producción de semiconductores y pantallas. Tokio luego eliminó a Seúl de su lista de socios comerciales de confianza a principios de agosto.

Citando la reunión de empresarios de Corea del Sur y Japón celebrada el mes pasado, Sohn solicitó al Gobierno que desempeñe un papel en la resolución de la disputa con Tokio, y dijo que las compañías de los dos países continuarán siendo proactivas.

En cuanto al plan para ampliar el sistema de semana laboral de 52 horas a compañías con 50 a 299 empleados la próxima semana, Moon dijo que el Gobierno está preparando medidas para compensar las deficiencias del sistema, teniendo en cuenta los problemas de las pymes, y que las desvelará pronto.

Para las empresas más pequeñas, el sistema de semana laboral más breve se ha convertido en una carga financiera en medio de una recesión económica.

La reunión se produce en medio de las crecientes preocupaciones de que la economía surcoreana está perdiendo fuerza debido a las vacilantes exportaciones y la lenta demanda interna.

Los precios al consumidor de Corea del Sur cayeron un 0,4 por ciento en septiembre respecto al año anterior, marcando la primera caída interanual de la inflación general desde que el Gobierno comenzó a compilar datos relacionados en 1965.

El Gobierno ha rechazado las preocupaciones sobre la deflación, pero un conjunto de datos económicos apunta a la disminución del impulso económico.

Las exportaciones de Corea del Sur, uno de los principales pilares económicos, se hundieron un 11,7 por ciento interanual en septiembre, afectadas por los débiles precios de los chips y una disputa comercial de un año entre Estados Unidos y China.

Corea del Sur ha estado lidiando con las restricciones de Japón a las exportaciones de materiales clave de alta tecnología a Seúl desde julio.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir