Go to Contents Go to Navigation

EE. UU. también se muestra a favor de una rápida devolución de las bases militares a Corea del Sur

Nacional 03/09/2019 16:08
En la imagen de archivo se muestra la Guarnición de Yongsan de las Fuerzas Armadas Estadounidenses en Corea del Sur, en el centro de Seúl.

Seúl, 3 de septiembre (Yonhap) -- El esfuerzo de Seúl para la rápida devolución de las bases militares estadounidenses en Corea del Sur ha sido discutido, desde hace mucho tiempo, entre los dos aliados, y Estados Unidos también se muestra positivo sobre la medida, según ha dicho, este martes, el Ministerio de Defensa, precaviendo contra cualquier interpretación política posible sobre la materia.

La semana pasada, la oficina presidencial surcoreana, Cheong Wa Dae, prometió impulsar la rápida devolución de 26 bases de las Fuerzas Armadas Estadounidenses en Corea del Sur (USFK, según sus siglas en inglés) en todo el país, generando especulaciones de que podría señalar una brecha en la alianza bilateral, tras la decisión de Seúl de poner fin al acuerdo para compartir información militar con Japón.

"La cuestión fue discutida durante mucho tiempo entre las dos partes, de acuerdo con el plan más amplio de trasladar las bases militares estadounidenses a Pyeongtaek", dijo la portavoz del Ministerio de Defensa, Choi Hyun-soo, durante una conferencia de prensa regular, haciendo referencia a la ciudad sede del Campamento Humphreys, a unos 70 kilómetros al sur de Seúl.

Choi dijo, señalando que "la parte de EE. UU. también ha mostrado una postura positiva" en cuanto a la materia, que expresó su deseo para una "transición sin tropiezos" a Pyeongtaek, a fin de establecer rápidamente las condiciones para crear un parque en el lugar, conforme a lo planeado por el Gobierno.

Choi también dijo que "no es apropiado vincular la materia a las recientes cuestiones diplomáticas y de seguridad que involucran a Japón y EE. UU., y convertir el reciente anuncio del Gobierno en un intento de presionar a EE. UU.".

Corea del Sur anunció, el mes pasado, su decisión de poner fin al Acuerdo General sobre la Seguridad de la Información Militar (GSOMIA), después de que Japón implementase sus obstáculos de exportación contra Corea del Sur, en una aparente medida de represalia por las sentencias del Tribunal Supremo surcoreano contra las firmas japonesas por el trabajo forzado de los surcoreanos durante la Segunda Guerra Mundial. Washington expresó públicamente su desaprobación por la decisión de Seúl, además de su preocupación por una posible debilitación en la cooperación trilateral en seguridad.

Entre las 80 bases estadounidenses, hasta la fecha se han regresado 54, aunque el proceso en algunas regiones ha sido lento, debido, en parte, al tratamiento de la tierra contaminada.

Las USFK, presuntamente, desocuparán la Guarnición de Yongsan, en el centro de Seúl, dentro de este año, y los aliados están tratando de completar el traslado fuera de Seúl de los cuarteles del Comando de Fuerzas Combinadas de Corea del Sur y Estados Unidos (CFC) para el año 2021.

paola@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir