Go to Contents Go to Navigation

El CFC completará su reubicación fuera de Seúl para el 2021

Nacional 01/09/2019 15:27
En la imagen de archivo se muestra la sede del Comando de Fuerzas Combinadas de Corea del Sur y Estados Unidos (CFC) en la Guarnición de Yongsan, en Seúl.

Seúl, 1 de septiembre (Yonhap) -- Corea del Sur y Estados Unidos están impulsando su medida para completar la reubicación de su sede del Comando de Fuerzas Combinadas (CFC) de Corea del Sur y EE. UU. fuera de Seúl para el 2021, han dicho este domingo funcionarios del Ministerio de Defensa.

Se estima que la reubicación prevista sea seguida por la transferencia del control operativo (OPCON, según sus siglas en inglés) en tiempos de guerra de EE. UU. a Corea del Sur, ya que los aliados están considerando como una fecha objetivo el año 2022, o en torno al mismo, para su transferencia.

En junio, Seúl y Washington acordaron reubicar la sede del CFC desde la Guarnición de Yongsan, en el centro de Seúl, al Campamento Humphreys, en el extenso complejo militar estadounidense en Pyeongtaek, a unos 70 kilómetros al sur de Seúl.

Las dos partes fijaron, provisionalmente, el plazo objetivo para la reubicación en el 2021, con el plan siendo finalmente aprobado por sus jefes de Defensa durante sus diálogos planificados a finales de este año en Seúl, según los funcionarios.

Como parte de los preparativos para albergar el CFC, EE. UU. planea establecer el llamado Centro de Operaciones en el Campamento Humphreys para finales del próximo año. El centro servirá como núcleo del CFC y estará conectado con el Comando Indopacífico de EE. UU. en Hawái y con la base militar de EE. UU. en Okinawa, Japón, a través de los sistemas de comunicación militar "C4I".

Aunque inicialmente Seúl y Washington habían planeado mantener la sede en Seúl, en el complejo del Ministerio de Defensa, el Ejército de EE. UU. propuso trasladarlo al Campamento Humphreys citando la eficiencia operativa, según los informes, donde se encuentran las Fuerzas Armadas Estadounidenses en Corea del Sur (USFK) y el Comando de las Naciones Unidas.

En la imagen de archivo se muestra el Campamento Humphreys, un extenso complejo militar estadounidense en Pyeongtaek, al sur de Seúl.

El plan de reubicación parece estar en línea con el impulso de los aliados para la transferencia del OPCON basada en las condiciones, después de la cual, Seúl liderará las operaciones en tiempos de guerra, mientras que Washington tendrá un papel de apoyo.

Con el objetivo de verificar si Seúl está encaminada para cumplir con las condiciones, los aliados realizaron la prueba de capacidad operativa inicial (IOC) durante su ejercicio combinado el mes pasado.

Conforme al acuerdo, alcanzado en 2004, EE. UU. ha estado trasladando sus bases militares en Seúl, y otras áreas, a Pyeongtaek.

Las USFK, que también ha estado trasladando desde el año 2017 sus bases, desde Yongsan -en el centro de Seúl- al Campamento Humphreys, presuntamente finalizarán todos los servicios en Seúl dentro de este año, para acelerar la devolución del terreno al Gobierno surcoreano.

El Gobierno de Seúl planea convertir la vasta franja de tierra en un parque.

El viernes, la oficina presidencial, Cheong Wa Dae, prometió impulsar el regreso anticipado de más de 26 bases militares estadounidenses en todo el país.

Hasta el momento, se han devuelto 54 de 80 bases militares, aunque el proceso en algunas regiones ha ido lento debido, en parte, al tratamiento del suelo contaminado.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir