Go to Contents Go to Navigation

La sentencia del Tribunal Supremo concluye de manera efectiva el escándalo de corrupción masiva sobre la expresidenta Park

Nacional 29/08/2019 17:33
El 29 de agosto de 2019, el jefe del Tribunal Supremo, Kim Myeong-su lee las posturas sobre el juicio en cuanto a los casos de corrupción y abuso de poder, entre otros, que involucran a la expresidenta Park Geun-hye, su íntima amiga Choi Soon-sil y al heredero del Grupo Samsung, Lee Jae-yong, en el Tribunal Supremo en el distrito de Seocho, en el sur de Seúl. (Imagen tomada de la Televisión de Noticias Yonhap. Prohibida su reventa y archivo)

Seúl, 29 de agosto (Yonhap) -- El Tribunal Supremo de Corea del Sur ha emitido, este jueves, su veredicto final para concluir de manera efectiva el juicio sobre un escándalo de corrupción masiva que condujo a la destitución de la expresidenta Park Geun-hye.

El tribunal revocó el fallo de la corte de apelaciones que condenó a Park a 25 años de prisión en un escándalo de corrupción de alto perfil.

El Tribunal Supremo ordenó a un tribunal inferior que maneje los cargos de soborno de Park por separado de sus otros cargos, citando la necesidad de emitir un fallo de tal manera en el caso de funcionarios en puestos públicos. Es posible que Park se enfrente a una pena mayor de cárcel por un nuevo juicio.

El escándalo, que también involucró a la confidente de Park, Choi Soon-sil y al heredero de Samsung, Lee Jae-yong, ejemplificó los lazos colusorios profundamente arraigados entre el sector político y los conglomerados.

El Tribunal Supremo anuló el fallo de un tribunal inferior contra Choi y también ordenó la revisión de un período de prisión suspendido sobre el vicepresidente de Samsung Electronics Lee por soborno.

El caso de Park fue devuelto para un nuevo procedimiento, pero la sentencia de este jueves concluyó de manera efectiva la batalla legal desde que estalló la corrupción a finales de 2016.

La imagen de la Televisión de Noticias Yonhap muestra a la expresidenta surcoreana Park Geun-hye (dcha.), su amiga íntima Choi Soon-sil, y el heredero del Grupo Samsung Lee Jae-yong.

El hecho de que la sentencia del Tribunal Supremo afirmara que había una ilegalidad grave relacionada con las partes centrales del escándalo de corrupción tiene un significado importante, dijo el fiscal general Yoon Seok-youl.

El escándalo de corrupción sin precedentes salió a la luz en octubre de 2016 cuando la cadena por cable local JTBC dio a conocer la tableta de Choi que indicaba que se había inmiscuido en asuntos estatales, utilizando sus lazos con la expresidenta.

Park permitió a Choi, que no ocupaba ningún puesto en el Gobierno, obtener acceso a borradores de discursos presidenciales y editarlos, algunos de los cuales se clasificaron como confidenciales.

La expresidenta también fue acusada de coludir con Choi al obligar a los conglomerados locales, incluido el Grupo Samsung, a donar decenas de miles de millones de wones a dos fundaciones sin ánimo de lucro controladas por Choi.

El escándalo que sacudió a la nación a finales de 2016 llevó a miles de manifestantes a salir a la calle para vigilias a la luz de las velas en demanda de la expulsión de Park.

La Asamblea Nacional aprobó una moción de destitución contra Park por una votación de 234 a 56 en diciembre de 2016.

El Tribunal Constitucional confirmó la destitución de Park el 10 de marzo de 2017, destituyéndola de su cargo y convirtiéndola en la primera líder electa del país en ser derrocada.

Park, hija del expresidente autoritario Park Chung-hee, asumió el cargo a principios de 2013 por un período de cinco años como la primera mujer presidenta del país. Se ha convertido en la tercer exlíder en ser condenada por corrupción.

Terminando casi 10 años de Gobierno conservador, el exlíder de la oposición liberal Moon Jae-in, quien perdió ante Park en las elecciones de 2012, ganó las elecciones parciales presidenciales en mayo de 2017.

La derrocada líder fue interrogada por los fiscales estatales acerca de los escándalos por primera vez en marzo de 2017. Un mes después, fue acusada de múltiples cargos, incluidos sobornos y abuso de poder.

En abril de 2018, un tribunal local condenó a Park a 24 años en su primer veredicto por 16 cargos de soborno, abuso de poder, coerción y filtración de secretos de Estado. Su confidente Choi fue sentenciada a 20 años en un juicio separado.

En agosto de 2018, un tribunal de apelaciones de Seúl elevó la condena de Park por un año a 25 años de prisión. Mantuvo la sentencia para Choi.

El tribunal de apelaciones juzgó que Park y Choi recibieron sobornos por valor de unos 7.000 millones de wones (5,7 millones de dólares). La Corte Suprema reconoció un alcance más amplio de soborno para Lee.

El escándalo de corrupción de alto perfil funcionó como un catalizador para que el presidente Moon impulsara la campaña para erradicar los males sociales acumulados, que apunta en gran medida a casos de abuso de poder que involucran a funcionarios de Gobiernos conservadores anteriores.

Por separado, Park fue declarada culpable de sacar dinero de la agencia estatal de espionaje e interferir en las elecciones.

Fue acusada por aceptar ilegalmente 3.500 millones de wones (2,8 millones de dólares) en fondos para actividades especiales del Servicio de Inteligencia Nacional (NIS, según sus siglas en inglés) entre mayo de 2013 y septiembre de 2016.

La exlíder también fue acusada de intervenir en las nominaciones de candidatos del Partido Saenuri para las elecciones generales de 2016.

El año pasado, Park fue sentenciada a seis años de prisión por el caso relacionado con el NIS y dos años por violar las leyes electorales.

En julio, un tribunal de apelaciones redujo la sentencia para Park entre uno y cinco años por apropiación indebida de fondos del NIS, lo que hace que su condena total de cárcel llegue a 32 años.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir