Go to Contents Go to Navigation

Los líderes de Defensa de EE. UU. expresan su decepción por la confrontación entre Corea del Sur y Japón

Nacional 29/08/2019 09:24
Esta foto de Reuters muestra al secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper (izda.), y al jefe del Estado Mayor Conjunto, Joseph Dunford, celebrando, el 28 de agosto de 2019 (hora local), una conferencia de prensa en el Pentágono en Arlington, Virginia.

Washington, 28 de agosto (Yonhap) -- Los jefes de Defensa de Estados Unidos han expresado decepción, el miércoles (hora local), por una disputa en curso entre Corea del Sur y Japón que llevó recientemente a una decisión de Seúl de finalizar un acuerdo de intercambio de información militar clasificada con Tokio.

En una rueda de prensa conjunta mantenida en el Pentágono, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, y el general Joseph Dunford, jefe del Estado Mayor Conjunto (JCS, según sus siglas en inglés) de EE. UU., dijeron que creen que es del interés de los tres países el trabajar juntos.

Pero en una desviación de los comunicados anteriores del Pentágono o del Departamento de Estado, los dos parecieron dirigir su decepción hacia las dos partes, no solo hacia Corea del Sur.

Esper dijo que estuvo y sigue decepcionado de que las dos partes estén involucradas en la situación, añadiendo que espera que Corea del Sur y Japón puedan resolver sus diferencias.

Dijo que se enfrentan a amenazas comunes, en referencia a Corea del Norte, China y mayores amenazas, y que son más fuertes cuando todos trabajan juntos.

Dunford dijo que no ha visto ningún impacto sobre las operaciones militares por la decisión de Seúl de salirse del Acuerdo General sobre la Seguridad de la Información Militar (GSOMIA).

Pero dijo que comparte la decepción del secretario de Defensa en lo que considera como un revés en la relación entre Corea del Sur y Japón y que cree que es una relación muy importante.

Corea del Sur anunció su decisión de retirarse del GSOMIA la semana pasada, citando el rechazo de Japón de mantener diálogos sobre la resolución de disputas separadas sobre el comercio y la historia compartida.

Washington ha expresado preocupación y decepción sobre la decisión, diciendo que la medida crea retos para la cooperación de seguridad trilateral contra las amenazas nucleares de Corea del Norte y el ascenso militar de China.

En Seúl, el vicecanciller surcoreano, Cho Sei-young, se reunió el miércoles con el embajador estadounidense ante Corea del Sur, Harry Harris, para pedir que Washington deje de expresar sus quejas.

No está claro si Esper y Dunford reflejaron tal petición en sus comentarios.

Pero solo horas después, Randall Schriver, secretario de Defensa adjunto de EE. UU. para los asuntos de seguridad del Indopacífico, reiteró las preocupaciones de Washington y urgió a Corea del Sur a renovar el acuerdo.

Está previsto que el GSOMIA caduque a finales de noviembre.

Esper dijo que los tres países intercambian más intereses y valores que los que no, y que necesitan pensar colectivamente sobre Corea del Norte en un período cercano y en China a largo plazo.

El enfoque debería ser "cómo trabajar juntos, cómo ampliar las asociaciones, fortalecer la alianza y asegurarse de estar preparados para el futuro", añadió.

Respecto a si EE. UU. tiene planes de contingencia para tratar con cualquier consecuencia por la terminación del acuerdo, Dunford aseguró a los reporteros que hay otras medidas en el lugar.

Existen otras maneras de intercambiar información militar, dijo, señalando que obviamente ninguna es tan eficaz como un fuerte acuerdo de intercambio de inteligencia militar bilateral entre las dos naciones, pero que hay otros mecanismos en el lugar para lidiar con una crisis de alianza o contingencia.

Sobre las recientes pruebas de Corea del Norte de misiles balísticos de corto alcance, Esper dijo que EE. UU. está preocupado sobre ello pero que no "exagerará" dado el interés en renovar los diálogos de desnuclearización.

Expresando la confianza de que se logrará una desnuclearización "irreversible, verificable y completa" de Corea del Norte, enfatizó que la mejor manera de cumplir con el objetivo es mediante un acuerdo político.

Corea del Norte ha realizado siete rondas de ensayos de misiles desde finales de julio en aparente ira por las maniobras militares entre Seúl y Washington que acabaron la semana pasada.

El presidente de EE. UU., Donald Trump, ha desestimado los lanzamientos como no importantes, diciendo que no violan un acuerdo con el presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un, de abstenerse de pruebas nucleares y de misiles de largo alcance.

Trump dijo previamente este mes que, en una carta de Kim, el líder norcoreano expresó su deseo de reanudar las negociaciones de desnuclearización en cuanto acaben las maniobras, pero estas aún no han tenido lugar.

Dunford también abordó informes de que Corea del Norte está construyendo un nuevo submarino de misiles balísticos y que podría estar preparándose para una prueba.

Comentó que no tiene nada que añadir a lo que ya ha sido reportado en la prensa abierta.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir