Go to Contents Go to Navigation

EE. UU. expresa 'fuerte preocupación' y 'decepción' por la finalización del acuerdo de inteligencia Seúl-Tokio

Nacional 23/08/2019 09:24
La foto de AFP del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo. (Prohibida su reventa y archivo)

Washington, 22 de agosto (Yonhap) -- Estados Unidos ha expresado "fuerte preocupación" y "decepción", el jueves (hora local), después de que Corea del Sur se retirara de un acuerdo de intercambio de inteligencia con Japón.

Previamente, Seúl anunció su decisión de finalizar el Acuerdo General sobre la Seguridad de la Información Militar (GSOMIA, según sus siglas en inglés), en medio de una disputa bilateral por el comercio y la historia.

En una reprensión pública inusual hacia su aliado surcoreano, el Departamento de Estado y el Pentágono de EE. UU. expresaron su descontento sobre el paso. El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, dijo a los reporteros, en una conferencia de prensa conjunta con su homólogo canadiense en Ottawa, Canadá, que están "decepcionados por ver la decisión que los surcoreanos tomaron sobre el acuerdo de intercambio de información".

Pompeo dijo que están urgiendo a ambos países a seguir comprometiéndose y dialogando, añadiendo que habló por la mañana con la ministra de Asuntos Exteriores surcoreana, Kang Kyung-wha.

Aun así, Pompeo expresó esperanzas de que Corea del Sur y Japón empiecen a reparar sus lazos en consideración del trabajo importante que realizan juntos los tres países.

Las frustraciones del Departamento de Estado no acabaron ahí.

El portavoz del Departamento de Estado dijo a la Agencia de Noticias Yonhap, en referencia al presidente surcoreano, Moon Jae-in, que Estados Unidos ha dejado claro en reiteradas ocasiones a la Administración Moon que la decisión tendría un efecto negativo en los intereses de seguridad de EE. UU. y en los de los aliados.

La decisión refleja un serio malentendido de parte de la Administración Moon respecto a los retos de seguridad serios a los que EE. UU. y los aliados se enfrentan en el Nordeste Asiático, añadió el portavoz.

El Pentágono secundó los comentarios de Pompeo.

El portavoz del Pentágono, el teniente coronel Dave Eastburn, dijo, en un comunicado, que el Departamento de Defensa expresa su fuerte preocupación y decepción sobre que la Administración Moon haya denegado su renovación del acuerdo.

Añadió que cree fuertemente que la integridad de la defensa mutua y los lazos de seguridad deben persistir pese a los desacuerdos en otros campos de la relación Corea del Sur-Japón, y que, de ser posible, seguirán buscando la cooperación de defensa y seguridad bilateral y trilateral con Seúl y Tokio.

Los dos comunicados tuvieron lugar solo horas después de que un funcionario presidencial surcoreano dijera a los reporteros que EE. UU. había expresado su entendimiento sobre la decisión de Seúl.

El Pentágono cambió incluso una versión previa de su comunicado, donde había instado a Corea del Sur y Japón a trabajar juntos para resolver sus diferencias.

Eastburn dijo que espera que los dos países lo hagan rápidamente, añadiendo que todos son más fuertes, y el Nordeste de Asia es más seguro, cuando Corea del Sur, Estados Unidos y Japón trabajan juntos en solidaridad y amistad, y que el intercambio de inteligencia es clave para fomentar la política y estrategia de defensa comunes.

Ante la petición de la Agencia de Noticias Yonhap de explicar el reemplazo, el portavoz no dio una respuesta inmediata.

Pero una fuente gubernamental de EE. UU. dejó claro que Washington estaba disgustado por los comentarios del funcionario presidencial surcoreano.

Agregó que están especialmente disgustados con que el Gobierno surcoreano esté diciendo que tuvo el entendimiento de EE. UU., dado que no es cierto, dijo la fuente a Yonhap bajo la condición del anonimato.

EE. UU. ha presentado una queja contra los funcionarios surcoreanos en Seúl y Washington sobre tal aseveración, además de expresar su descontento con la decisión actual, añadió la fuente.

La finalización del GSOMIA marca la culminación de una confrontación que comenzó con la decisión de Japón, a principios de julio, de restringir las exportaciones a Corea del Sur de unos materiales de doble uso.

Seúl denunció el paso como una represalia contra una sentencia del Tribunal Supremo surcoreano, que ordenó a las firmas japonesas compensar a las víctimas surcoreanas del trabajo forzado durante el dominio colonial de Japón de 1910-45 sobre la península coreana.

La disputa se elevó cuando Japón eliminó en agosto a Corea del Sur de una lista de socios comerciales de confianza y Seúl tomó una acción ojo por ojo de eliminar a Tokio de su propia lista.

Washington ha seguido animando a sus dos aliados a encontrar una solución mientras que indicó su preparación para facilitar el diálogo entre los dos lados.

Aun así, se ha contenido de jugar un papel intermediario activo por la preocupación de que pueda considerarse que toma partido.

El GSOMIA, que fue firmado en 2016, caducará en noviembre, planteando las preocupaciones sobre una cooperación trilateral efectiva contra las amenazas nucleares de Corea del Norte y la creciente asertividad militar de China.

El acuerdo se habría renovado automáticamente después del 24 de agosto, ya que los dos lados tenían una ventana de tres meses para informar al otro de cualquier intención de retirarse.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir