Go to Contents Go to Navigation

(3ª AMPLIACIÓN) JCS: Los proyectiles no identificados del Norte vuelan unos 230 km a una altitud máxima de 30 km y con una velocidad punta de Mach 6,1

Corea del Norte 16/08/2019 17:45
La foto, revelada, el 11 de agosto de 2019, por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte, muestra el lanzamiento de prueba de una nueva arma realizado el día anterior por su régimen. Corea del Norte disparó, el 16 de agosto de 2019, dos proyectiles no identificados hacia el mar del Este, desde una zona cerca de la comarca costera oriental de Tongchon, en la provincia de Kangwon. (Uso exclusivo dentro de Corea del Sur. Prohibida su distribución parcial o total)

Seúl, 16 de agosto (Yonhap) -- Corea del Norte ha disparado este viernes dos proyectiles no identificados de corto alcance hacia el mar del Este, según informó el Estado Mayor Conjunto (JCS, según sus siglas en inglés) surcoreano, lo que supone el sexto lanzamiento de tal tipo en alrededor de tres semanas.

El disparo se produjo poco después de una advertencia de que Corea del Norte podría poner fin a los diálogos con Corea del Sur, en una aparente protesta contra el ejercicio militar conjunto entre Seúl y Washington y el plan de defensa surcoreano, anunciado a principios de esta semana, que esboza su plan principal quinquenal de adquisición de armas.

Los dos proyectiles fueron disparados en torno a las 8:01 a.m. y 8:16 a.m. hacia el mar del Este, desde su comara costera oriental de Tongchon, en la provincia de Kangwon, y volaron aproximadamente 230 kilómetros, a una altitud máxima de 30 kilómetros y con una velocidad punta de alrededor de Mach 6,1, según el JCS.

El área de Tongchon está a solo 50 kilómetros de la línea de demarcación militar intercoreana.

Un oficial del JCS dijo que el alcance del vuelo, la altura máxima y la velocidad de los proyectiles disparados hoy les llevó a suponer que parecen ser misiles balísticos de corto alcance, pero se necesita un análisis más profundo para confirmar si fueron similares a los disparados en lanzamientos anteriores o no, comentó insinuando algunas diferencias en su patrón de vuelo.

El Ejército surcoreano está observando de cerca la situación frente a un posible lanzamiento adicional de proyectiles, manteniendo una postura de preparación, señaló el JCS en un comunicado.

Después de celebrar una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) presidida por el asesor de seguridad nacional Chung Eui-yong, la oficina presidencial, Cheong Wa Dae, pidió al Norte que detuviera los disparos que podrían aumentar las tensiones militares en la península coreana.

En Washington, un alto funcionario del Gobierno de EE. UU. dijo que están al tanto de los lanzamientos de misiles y están monitoreando de cerca la situación en cooperación con sus aliados.

Los lanzamientos de este viernes se produjeron seis días después de que Corea del Norte disparó dos proyectiles que se cree que son misiles balísticos de corto alcance que tienen similitudes externas con el Sistema de Misiles Tácticos del Ejército (ATACMS) de EE. UU., un sistema de misiles tierra-tierra. Constituyen la sexta ronda de disparos de proyectiles desde el 25 de julio, cuando el Norte disparó dos misiles de corto alcance recientemente desarrollados conocidos como KN-23, su versión del Iskander ruso.

Fuentes del Ejército han dicho que Corea del Norte podría haber probado su versión del ATACMS nuevamente este viernes con una alteración en la altitud de vuelo. En los lanzamientos del 10 de agosto, los misiles volaron alrededor de 400 kilómetros a una altitud máxima de 48 kilómetros y una velocidad máxima de alrededor de Mach 6,1.

También podrían ser el sistema de lanzamiento de cohetes múltiple, ya que el desarrollo tanto del misil tipo ATACMS como del sistema de cohetes todavía está en marcha, dijo Kim Dong-yup, profesor del Instituto de Extremo Oriente de la Universidad Kyungnam, añadiendo que se cree que el misil de tipo Iskander del Norte es casi completamente operativo después de pruebas exitosas.

De los últimos disparos, los proyectiles disparados el 31 de julio y el 2 de agosto involucraron un "sistema de cohete guiado de lanzamiento múltiple de gran calibre recientemente desarrollado", según la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA), mientras que el JCS dijo que presumiblemente eran misiles balísticos de corto alcance similares al KN-23.

Aparentemente, Corea del Norte ha estado buscando modernizar sus armas convencionales recientemente, y tales movimientos han generado nuevas preocupaciones públicas aquí, ya que todas esas armas ponen a toda la península coreana dentro del alcance, y su complicado patrón de vuelo y características como el uso de combustibles sólidos y su lanzamiento desde un transportador-erector-lanzador (TEL) los hace más difíciles de detectar e interceptar, según los expertos.

Desde mayo, el Norte ha realizado disparos de prueba de tales proyectiles ocho veces después de una pausa de 17 meses.

Solo un par de horas antes de los últimos lanzamientos, el Comité del Norte para la Reunificación Pacífica del País emitió una declaración con un lenguaje fuerte en el que arremetió contra el discurso del presidente Moon de un día antes, para el Día de la Liberación, marcando la libertad de Corea del dominio colonial japonés, alegando que su uso de términos como "acciones preocupantes" y "provocación" por parte de Corea del Norte es "imprudente".

En el discurso, Moon dijo que a pesar de una serie de "acciones preocupantes tomadas recientemente por Corea del Norte, el impulso para el diálogo sigue siendo inquebrantable... En comparación con el pasado, cuando toda la península experimentó turbulencias cada vez que Corea del Norte se involucró en una provocación, la situación definitivamente ha cambiado".

Si bien señaló que Corea del Sur tiene "capacidades de defensa que son aún más fuertes (que las de Corea del Norte)", Moon prometió su compromiso de promover el "diálogo y la cooperación" con Corea del Norte para la paz y la prosperidad.

En la declaración, Pyongyang también denunció el ejercicio militar conjunto en curso de Corea del Sur con EE. UU. y su plan de defensa a medio plazo que detalla sus principales proyectos de defensa para el período 2020-2024, como la construcción de un portaaviones y la garantía de más interceptores y equipos de radar para responder mejor a las posibles amenazas planteadas por Corea del Norte.

Afirmando que todos esos movimientos "están destinados a destruir" Corea del Norte, el comité del Norte dijo: "No tenemos nada más que hablar con las autoridades de Corea del Sur ni tenemos la idea de sentarnos con ellos nuevamente".

Corea del Norte ha advertido en repetidas ocasiones contra el ejercicio militar combinado, amenazando con buscar "una nueva forma" en lugar de involucrarse si Seúl sigue adelante con un ensayo de invasión.

En una carta al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, la semana pasada, el presidente del Comité de Asuntos de Estado norcoreano, Kim Jong-un, también expresó su descontento con los ejercicios militares conjuntos.

Tras expresar su "pequeña disculpa por probar los misiles de corto alcance", Kim le dijo a Trump que esas provocaciones se detendrían cuando terminen los ejercicios, según Trump.

Al decir que tales simulacros son de naturaleza defensiva, Seúl y Washington dijeron que el ejercicio en curso que comenzó en serio el lunes para un programa de 10 días está destinado a probar las capacidades operativas de Corea del Sur para la transición basada en las condiciones del control operativo (OPCON) en tiempos de guerra de las fuerzas combinadas de Washington a Seúl.

Según las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, el Norte tiene prohibido el lanzamiento de prueba de misiles balísticos.

Pero Trump ha ignorado las recientes pruebas del Norte y se jactó de sus buenas relaciones con Kim, destacando que Pyongyang no ha probado misiles de largo alcance o dispositivos nucleares en la fase actual de los esfuerzos de paz.

Kim expresó su voluntad de reanudar los diálogos con EE. UU. sobre sus programas nucleares "tan pronto como" termine el ejercicio militar conjunto, según Trump. Las negociaciones se han estancado desde la cumbre sin acuerdo de Hanói en febrero.

Durante su reunión sorpresa en la aldea fronteriza intercoreana de Panmunjom a finales de junio, Trump y Kim acordaron reanudar sus conversaciones nucleares, y EE. UU. sugirió diálogos a nivel de trabajo.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir