Go to Contents Go to Navigation

(AMPLIACIÓN) Corea del Sur expresa su 'profunda preocupación' por la ofrenda de Abe al santuario de guerra

Últimas noticias 15/08/2019 16:45
En la imagen, difundida por Kyodo News, se muestra a los legisladores japoneses realizando una visita, el 23 de abril de 2019, al santuario de guerra Yasukuni, en Tokio. (Prohibida su reventa y archivo)

Seúl/Tokio, 15 de agosto (Yonhap) -- Corea del Sur ha expresado este jueves su "profundo pesar" por la ofrenda ritual del primer ministro de Japón, Shinzo Abe, al controvertido santuario de guerra Yasukuni, considerado como un símbolo del pasado imperialista japonés, para conmemorar la rendición del país en 1945, en la Segunda Guerra Mundial.

Según la agencia de noticias japonesa Kyodo News, Abe envió una ofrenda al santuario Yasukuni, en Tokio, a través de uno de sus asesores. Este supone el séptimo año consecutivo tras asumir el poder, en diciembre de 2012, en que Abe envía una ofrenda al santuario el 15 de agosto, día del aniversario de la derrota de Japón en la Segunda Guerra Mundial.

El secretario en jefe del Gabinete de Japón, Yoshihide Suga, dijo que Abe hizo la ofrenda como un ciudadano particular.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Sur publicó, en un comunicado de prensa, su "profunda preocupación del Gobierno" porque los líderes responsables del Gobierno japonés y su Parlamento envíen ofrendas y presenten sus respetos nuevamente en el santuario, que glorifica su saqueo colonial y la guerra de invasión y consagra a los criminales de guerra.

La Cancillería también instó a una "humilde reflexión" de los políticos japoneses sobre el pasado de su país.

Asimismo, el ministerio añadió que señala la cuestión debido a que, en base a esa actitud, las relaciones bilaterales entre Seúl y Tokio podrán progresar orientadas al futuro, y Japón podrá ganarse, de esa manera, la confianza de la comunidad internacional.

Abe visitó el santuario en el año 2013, originando duras protestas de los Gobiernos de Corea del Sur y China. Desde entonces, el funcionario no ha visitado el lugar, pero ha realizado ofrendas cada año.

El santuario, que honra a los caídos en la guerra, incluidos 14 criminales de guerra de clase A de la Segunda Guerra Mundial, simboliza la era imperial de Japón, y los países asiáticos han criticado duramente las visitas al mismo como un intento de glorificar el pasado militarista japonés.

Este jueves, unos 50 legisladores de derechas de los partidos gobernante y opositores visitaron el santuario en masa, presentando sus respetos.

No se espera que los miembros del Gabinete japonés visiten el sitio.

paola@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir