Go to Contents Go to Navigation

El secretario de Defensa de EE. UU. expresa la esperanza de un pacto continuo de intercambio de información entre Seúl y Tokio

Nacional 07/08/2019 19:21
El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper

Seúl, 7 de agosto (Yonhap) -- El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, ha dicho que alentaría a Corea del Sur y Japón a continuar su pacto de intercambio de información militar como una herramienta de defensa común contra los desafíos regionales, incluida Corea del Norte.

Corea del Sur ha insinuado la posibilidad de eliminar el Acuerdo General sobre la Seguridad de la Información Militar (GSOMIA, según sus siglas en inglés) después de que Japón impusiera restricciones de exportación contra Seúl en aparente represalia por una disputa en torno al trabajo forzado en tiempos de guerra.

"Honestamente alentaría a que el intercambio de información continúe. Es clave para nosotros en nuestra defensa común, si se quiere, contra Corea del Norte", dijo Esper el martes en ruta hacia Tokio como parte de su viaje asiático en curso, según a una transcripción proporcionada por su oficina.

Al subrayar que las tres naciones enfrentan a Corea del Norte como una amenaza a corto plazo y a China como un desafío mayor a largo plazo, Esper agregó: "Entonces, les pediría a ambos que resuelvan este problema rápidamente y centrémonos realmente en Corea del Norte y China."

El acuerdo de intercambio de información de 2016, destinado a enfrentar mejor las amenazas de Corea del Norte, se renueva automáticamente cada año en agosto. Sin embargo, caducará en noviembre si alguna de las partes notifica a la otra su intención de desecharla con 90 días de anticipación. La fecha límite de notificación de este año es el 24 de agosto.

Desde Japón, Esper volará a Corea del Sur para reunirse con el ministro de Defensa surcoreano, Jeong Kyeong-doo, el viernes.

Cuando se le preguntó sobre el ejercicio combinado entre Seúl y Washington que Corea del Norte denunció enérgicamente mientras realizaba una serie de lanzamientos de misiles, Esper dijo que los aliados no tienen planes de reducir futuros ejercicios "en este momento".

Esper dijo que se hicieron algunos ajustes después de la reunión de los presidentes el año pasado y siguen cumpliendo con ellos para abrir la puerta a la diplomacia, pero que al mismo tiempo, se necesita mantener la disposición y asegurarse de que se está preparado.

Corea del Sur y EE. UU. iniciaron su ejercicio militar de verano el lunes al organizar lo que llamaron "la capacitación del personal de gestión de crisis" como una especie de preparación, que será seguida por el ejercicio del puesto de mando en serio durante unas dos semanas desde el domingo, según las fuentes.

Esper también enfatizó que no ha pedido a los aliados en Asia que desplieguen misiles de rango intermedio de EE. UU. en su suelo.

Cualquier decisión de la mejor ubicación para esos "sistemas convencionales para disuadir conflictos" requerirá "mucho diálogo", añadió.

Washington se comprometió a desplegar sus misiles de alcance intermedio en Asia y en otros lugares después de consultar con sus aliados y naciones asociadas para mantener la disuasión después de retirarse del tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, según sus siglas en inglés), un tratado antimisiles con Rusia, la semana pasada.

Algunos medios de comunicación han especulado que Corea del Sur, así como los aliados clave de EE. UU. en la región, como Japón y Australia, podrían ser un sitio candidato para las armas estadounidenses. China advirtió el lunes a las tres naciones que no las acepten, prometiendo contramedidas.

Corea del Sur desestimó de inmediato tal especulación, y el Ministerio de Defensa dijo que no había tenido ninguna discusión oficial sobre el asunto con EE. UU. ni planea hacerlo.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Palabras clave
Inicio Subir