Go to Contents Go to Navigation

(2ª AMPLIACIÓN) El Gabinete de Japón aprueba el proyecto de ley para eliminar a Corea del Sur de la lista de socios de comercio fiables

Economía 02/08/2019 11:26
(2ª AMPLIACIÓN) El Gabinete de Japón aprueba el proyecto de ley para eliminar a Corea del Sur de la lista de socios de comercio fiables - 1

Seúl, 2 de agosto (Yonhap) -- El Gabinete japonés ha aprobado, este viernes, la propuesta para eliminar a Corea del Sur de la lista de socios comerciales de confianza, en una medida considerada como una represalia económica adicional en la disputa por el trabajo forzado en los tiempos de guerra.

La decisión, esperada de forma generalizada, acaece después de que Tokio impusiera, el 4 de julio, una restricción de exportación a Corea del Sur de tres materiales químicos clave para la fabricación de semiconductores y pantallas.

El ministro de Comercio japonés, Hiroshige Seko, anunció, en una sesión informativa, que la nueva medida surtirá efecto el 28 de agosto, después de tomar los procedimientos debidos, reportó Kyodo, un paso que se espera que tenga otro gran impacto en las ya enfriadas relaciones entre los dos países.

Seúl considera la medida de control de las exportaciones de Tokio como una represalia política por las sentencias del Tribunal Supremo surcoreano, del año pasado, que ordenó a las firmas japonesas compensar a las víctimas surcoreanas por el trabajo forzado durante la colonización de la península coreana de Japón en 1910-45.

Japón argumenta que todos los temas de indemnización derivados de su colonización del pasado fueron resueltos bajo un acuerdo de 1965 con el fin de normalizar los lazos bilaterales, y que las sentencias del tribunal van en contra de dicho acuerdo. Sin embargo, el Tribunal Supremo reconoció el derecho individual de las víctimas a reclamar daños y perjuicios.

Tokio afirma que la medida del control de las exportaciones no está relacionada con el tema del trabajo forzado y que se debe a que Seúl opera un sistema poco estricto sobre el control de artículos de doble uso que pueden ser desviados para fines militares.

Una vez que la decisión de este viernes entre en vigor, Corea del Sur será retirada de la lista blanca de los 27 países a los que se les conceden procedimientos simplificados para la compra de artículos de este tipo, incluidos Argentina, el Reino Unido, Nueva Zelanda y Australia.

Conforme a la medida, los exportadores japoneses precisarán una autorización individual para la exportación a Corea del Sur de unos 1.120 artículos de doble uso, lo cual se teme que cause retrasos importantes e interrupciones en las cadenas mundiales de suministro.

Aunque todavía no se sabe qué artículos serían los más afectados por la medida, los analistas especulan que los sectores con un fuerte potencial de crecimiento, como los de baterías de iones de litio, fibra de carbono y equipos de ingeniería, podrían ser los objetivos del fuerte control de las exportaciones de Japón.

Sin embargo, dicho paso también podría afectar a las firmas japonesas, dado que podrían perder ingresos de los compradores surcoreanos.

En un esfuerzo de última hora para distender la disputa, la ministra de Asuntos Exteriores surcoreana, Kang Kyung-wha, celebró conversaciones con su homólogo japonés, Taro Kono, este viernes en Bangkok, al margen de las reuniones multilaterales que involucran a la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN, según sus siglas en inglés), pero ambos no lograron estrechar sus diferencias.

Tras los diálogos, Kang advirtió de que Seúl podría reconsiderar la participación en un acuerdo bilateral para el intercambio de inteligencia militar con Japón si este sigue adelante con la retirada de Seúl de la lista blanca.

Los funcionarios surcoreanos han insinuado que el país podría considerar poner fin al Acuerdo General sobre la Seguridad de la Información Militar (GSOMIA) de 2016, con el fin de intercambiar la inteligencia militar para hacer frente mejor a las amenazas norcoreanas. Se supone que el pacto se renueva automáticamente cada año, pero puede cancelarse si cualquiera de las dos partes informa a la otra su intención de terminarlo. El plazo para dicha notificación finaliza el 24 de agosto.

Seúl ha urgido a Tokio la retirada de sus medidas de represalia económica, diciendo que son injustas y van en contra de los principios del comercio internacional. Asimismo, ha instado a una resolución del asunto a través de la diplomacia en lugar de con un proceso de solución de controversias.

Para solucionar el tema del trabajo forzado, Corea del Sur propuso a Japón, en junio, compensar a las víctimas creando un fondo conjunto con contribuciones de firmas de ambos países. Tokio ha rechazado la propuesta.

Seúl ha buscado la mediación de Washington para resolver el problema.

En una aparente medida para que los dos países puedan arreglar sus disputas comerciales, Estados Unidos ha instado, al parecer, a Corea del Sur y Japón a considerar la firma de un acuerdo de "suspensión" para darles más tiempo para que puedan negociar una solución.

Sin embargo, el secretario en jefe del Gabinete de Japón, Yoshihide Suga, negó los informes de que Washington haya solicitado a Tokio y Seúl que consideren un acuerdo de este tipo para suspender temporalmente la disputa.

Reuters informó, el jueves (hora estadounidense), de que un funcionario de alto rango de EE. UU. dijo que Washington está preocupado por la retirada de Corea del Sur de la lista blanca de Japón, advirtiendo de que podría traer repercusiones negativas si conduce a una espiral descendente.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir