Go to Contents Go to Navigation

Una denunciante en un juicio por trabajo forzado contra una empresa japonesa muere a los 90 años

Últimas noticias 15/07/2019 22:17
Esta foto, presentada el 7 de agosto de 2017, muestra a las niñas que fueron obligadas a trabajar para Mitsubishi Heavy Industries en Japón durante la Segunda Guerra Mundial.

Gwangju, 15 de julio (Yonhap) -- Lee Young-sook, una víctima surcoreana del trabajo forzado en tiempos de guerra que presentó una demanda por daños ante un tribunal surcoreano contra empresas japonesas, ha fallecido. Tenía 90 años.

Lee murió de vejez el domingo, dijeron familiares de la fallecida. Ella fue una de las cientos de víctimas surcoreanas del trabajo forzado en tiempos de guerra que tomaron acciones legales en abril, buscando una compensación de firmas japonesas, incluida Mitsubishi Heavy Industries.

Durante la Segunda Guerra Mundial, cientos de miles de surcoreanos fueron movilizados como trabajadores forzados por el Ejército japonés para trabajar bajo condiciones peligrosas sin ser compensados.

En mayo de 1944, Lee, una estudiante de secundaria en ese momento, se movilizó como trabajadora en una planta de aviones operada por Mitsubishi Heavy Industries en la ciudad japonesa de Nagoya.

Los reclutadores de Mitsubishi Heavy supuestamente habían prometido que la firma japonesa ayudaría de manera económica a Lee a terminar sus estudios, pero la compañía nunca cumplió su promesa.

Los lazos bilaterales entre Corea del Sur y Japón, que siempre han sido tensos, se han debilitado aún más desde octubre del año pasado, cuando el tribunal superior de Seúl dictaminó que Nippon Steel & Sumitomo Metal Corp., un fabricante de acero japonés, ahora conocido como Nippon Steel Corp., debe compensar a cuatro surcoreanos por el trabajo forzado en tiempos de guerra y el trabajo no remunerado. La península coreana estuvo bajo el dominio colonial de Japón desde 1910 hasta 1945.

El Gobierno japonés ha condenado enérgicamente la decisión, alegando que la cuestión de la compensación se resolvió por completo en el acuerdo bilateral de 1965 que normalizó las relaciones diplomáticas de los países.

El presidente Moon Jae-in ha dicho, sin embargo, que los derechos individuales a las reclamaciones por daños no se terminaron bajo el pacto entre los dos países.

El conflicto diplomático entre Corea del Sur y Japón, que ha mantenido estrechos vínculos económicos a pesar de los desacuerdos a lo largo de la historia y el territorio, mostró signos de deterioro debido a que Tokio impuso recientemente restricciones de exportación contra Seúl en materiales de alta tecnología vitales para la producción de semiconductores y pantallas.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir