Go to Contents Go to Navigation

El presidente regresa tras su gira por tres países de Europa del Norte

Últimas noticias 16/06/2019 14:39
El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y la primera dama, Kim Jung-sook, saludan a su llegada a Corea del Sur, el 16 de junio de 2019, tras una gira por tres países de Europa del Norte.

Seúl, 16 de junio (Yonhap) -- Tras una gira por Finlandia, Noruega y Suecia, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, ha regresado este domingo a casa, donde una pila de tareas continúan sin resolverse.

Las palabras clave de las discusiones de sus visitas de Estado fueron: paz, innovación y crecimiento inclusivo.

Moon consiguió un apoyo más firme de los países nórdicos al proceso de paz de la península coreana y allanó el camino para lograr asociaciones más sólidas durante la cuarta revolución industrial y el hallazgo de los próximos motores de crecimiento económico, según informó la oficina presidencial surcoreana, Cheong Wa Dae.

La Administración liberal de Moon ha hecho campaña para el crecimiento equilibrado entre los conglomerados y las pymes, además de promover la asistencia social para los necesitados y la igualdad de géneros. Moon estudiará lo que puede aprender de las políticas y experiencias de los tres países.

El presidente pronunció dos discursos clave en Oslo y Estocolmo, sobre su visión de paz basada en el objetivo de una península coreana completamente desnuclearizada.

El líder surcoreano instó a Corea del Norte a reanudar el diálogo, tanto bilateral como multilateral, y a abandonar su programa de armas nucleares, destacando que es el único camino para obtener garantías de seguridad y avanzar hacia la prosperidad.

Sin embargo, aún no se sabe si, o cómo, responderá Pyongyang a la oferta del presidente.

Moon, quien ha entrado en el tercer año de su mandato, hace frente a persistentes reveses políticos en el país. Los conservadores están en contra de su cálido acercamiento al Norte, que ha evitado las negociaciones y, en su lugar, ha reiniciado algunas actividades de misiles tras la cumbre infructífera entre Pyongyang y Washington, en Hanói.

Asimismo, múltiples datos muestran que el Sur está enfrentándose al empeoramiento de los problemas económicos.

Mientras que la elusiva unidad social y la continua disputa política persisten antes de las elecciones generales, que tendrán lugar en primavera, una serie de reformas y proyectos de presupuestos adicionales, del Gobierno y el partido gobernante, continúan pendientes en la Asamblea Nacional.

El principal partido opositor, el Partido de Libertad Surcoreana, afirma que el presidente no tiene intención de cooperar con el bloque opositor y que su único interés es congraciarse con el régimen del presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un.

paola@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir