Go to Contents Go to Navigation

(AMPLIACIÓN) Moon sugiere una desnuclearización y una paz basada en la confianza

Últimas noticias 14/06/2019 20:19
El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, pronuncia un discurso sobre el proceso de paz de la península coreana ante el Parlamento sueco en Estocolmo el 14 de junio de 2019.

Estocolmo, 14 de junio (Yonhap) -- En un esfuerzo por impulsar el lento proceso de paz en la península coreana, el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, ha llamado abiertamente, este viernes, a la desnuclearización sustantiva de Corea del Norte.

Dirigiéndose a la Casa del Parlamento en la capital sueca, presionó a Pyongyang para continuar el diálogo, ya sea bilateral o multilateral, hasta que se gane la confianza de la comunidad internacional.

"La paz se puede lograr solo a través de medios pacíficos, como el diálogo. Es el diálogo, no las armas nucleares, lo que mantendrá a Corea del Norte segura", dijo Moon.

Destacó que "Corea del Norte debe mostrar sustancialmente a la comunidad internacional su compromiso de desmantelar por completo sus armas nucleares y establecer un régimen de paz".

Los comentarios constituyeron uno de los llamamientos más significativos de Moon en los últimos meses para que el vecino comunista tome medidas de desnuclearización.

Moon se reunió con el presidente del Comité de Asuntos de Estado norcoreano, Kim Jong-un, tres veces solo el año pasado. Kim declaró el compromiso de Pyongyang con la completa desnuclearización.

Pero el escepticismo persiste sobre la desnuclearización del hermético régimen. Kim se negó a aceptar la demanda de un "gran acuerdo" del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en su cumbre de dos días en Hanói a finales de febrero.

Moon, a quien se le atribuye haber iniciado las conversaciones de paz impulsadas por las cumbres a través de su actitud cálida hacia Pyongyang, ahora está tratando de negociar o facilitar la reanudación de las negociaciones entre el Norte y EE. UU.

Corea del Norte no fue la única audiencia objetivo de su discurso en Estocolmo, una especie de secuela de su discurso en el Foro de Oslo a principios de esta semana y en Berlín en julio de 2017.

Moon envió un mensaje indirecto a Washington, diciendo: "El sistema político de cada lado debe ser respetado y garantizado mutuamente".

En caso de que Corea del Norte tome el camino del diálogo, agregó, nadie amenazaría su sistema político o su seguridad, ya que el diálogo basado en la confianza será el medio para resolver todos los problemas.

Al parecer, consciente de las críticas de los conservadores a su política sobre Corea del Norte, el presidente liberal también entregó un mensaje a los surcoreanos.

La confianza debe ser mutua, dijo, enfatizando que la gente del Sur debe creer en el diálogo con el Norte.

Moon añadió que los que desconfían del diálogo frenan el progreso de paz.

Durante la sesión de preguntas y respuestas posterior al discurso, Moon reafirmó que el objetivo final del proceso de paz de Corea en curso es lograr la desnuclearización completa de la península.

Si se realizara, dijo, proporcionaría una base para un régimen global firme de no proliferación.

Una vez que se logre tal desnuclearización, las dos Coreas trabajarán hacia el desarme mutuo de las armas convencionales, dijo Moon en respuesta a una pregunta de un miembro del Riksdag.

Añadió que el impulso del diálogo se mantiene mientras continúan los contactos informales "bajo la superficie" entre las dos Coreas y Corea del Norte y EE. UU.

La elección de Suecia por parte de Moon como lugar para transmitir este mensaje fue simbólica y deliberada.

Suecia tiene tres misiones oficiales en la península coreana: en Seúl, en Pyongyang y en la aldea de la tregua de Panmunjom dentro de la Zona Desmilitarizada (DMZ, según sus siglas en inglés).

El país escandinavo sirve como un "poder de protección" en Corea del Norte para los ciudadanos estadounidenses.

Corea del Norte "muestra confianza en la neutralidad y la imparcialidad de Suecia", según Moon.

También citó la decisión de Suecia de abandonar su programa nuclear, que comenzó después de la Segunda Guerra Mundial.

Según Moon, aquello fue verdaderamente una decisión sueca de proponer e implementar la reducción pacífica de armas, en lugar de recurrir a las armas nucleares, para enfrentar las nuevas amenazas de guerra, señaló.

Para Moon, esto ofrece una lección para Corea del Norte, añadiendo que los suecos tenían su convicción de que el mundo elegiría eventualmente la "prosperidad a través de la paz".

Los miembros del Parlamento sueco escuchan el discurso del presidente surcoreano, Moon Jae-in, sobre el proceso de paz en la península coreana en la Casa del Parlamento en Estocolmo el 14 de junio de 2019.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir