Go to Contents Go to Navigation

(AMPLIACIÓN) Los políticos y funcionarios están de luto por el fallecimiento de la ex primera dama

Últimas noticias 11/06/2019 17:17
La fotografía, colocada, el 10 de junio del 2019, en la sala funeraria del hospital Severance, muestra a Lee Hee-ho, viuda del expresidente Kim Dae-jung, quien falleció el mismo día a la edad de 96 años.

Seúl, 11 de junio (Yonhap) -- Los políticos y altos funcionarios del Gobierno han expresado sus condolencias, este martes, por la muerte de la ex primera dama Lee Hee-ho, un sostén político para su difunto esposo y pionera de los derechos de las mujeres.

Lee, viuda del expresidente liberal Kim Dae-jung, falleció el lunes en el hospital Severance a la edad de 96 años, tras luchar contra el cáncer hepático.

Su esposo es conocido por su "política del sol", de compromiso con Corea del Norte y recibió el Premio Nobel de la Paz por dichos esfuerzos. La ex primera dama defendía los esfuerzos de Kim para la paz y la reconciliación intercoreana y, también, fue activista por los derechos de las mujeres.

En el hospital Severance, en el oeste de Seúl, se dispuso un altar fúnebre. El funeral está programado para el viernes y su cuerpo será enterrado en el Cementerio Nacional de Seúl.

Según Kim Sung-jae, representante del Centro de Paz Kim Dae Jung, Lee dejó un testamento en el que dice que orará, desde el cielo, por el pueblo coreano y la unificación pacífica de las dos Coreas.

Asimismo, Lee ordenó a su familia y asesores que utilicen su residencia privada en Donggyo-dong, en el oeste de Seúl, como una sala conmemorativa del expresidente y empleen el dinero del Premio Nobel de la Paz como fondos para proyectos que conmemoren el legado de Kim.

Los políticos y funcionarios visitaron el altar fúnebre, expresando su pesar y sentido pésame por su fallecimiento.

El presidente parlamentario, Moon Hee-sang, dijo a los periodistas que darán lo mejor de sí mismos con la creencia de que su papel ha comenzado a construir el mundo que Kim y Lee deseaban, de completa libertad, justicia, democracia y derechos humanos, y de paz en la península coreana.

El presidente parlamentario, Moon Hee-sang, presenta sus respetos, el 11 de junio de 2019, a la difunta ex primera dama, en el hospital Severance, en el oeste de Seúl.

Una delegación fúnebre de la oficina presidencial, Cheong Wa Dae, transmitió el mensaje de condolencias del presidente Moon Jae-in, quien se encuentra realizando actualmente una gira por tres países europeos.

Noh Young-min, jefe del Gabinete presidencial de Moon, dijo que Lee fue una líder de los tiempos actuales, quien dedicó su vida a alcanzar la democracia y la paz.

Lee fungió como presidenta del Centro de Paz Kim Dae Jung, que fue fundado por su esposo para promover la reconciliación intercoreana y la paz mundial, y combatir la pobreza en todo el mundo.

Lee acompañó a su esposo a Pyongyang en el año 2000 para celebrar la primera cumbre intercoreana histórica con el entonces líder norcoreano, Kim Jong-il.

Kim Dae-jung ganó el Premio Nobel de la Paz posteriormente ese año.

Tras la muerte de su esposo, Lee hizo otros dos viajes a Corea del Norte, en 2011 y 2015, para continuar promoviendo la reconciliación intercoreana.

En diciembre de 2011, Lee visitó el Norte para presentar sus respetos por la muerte del entonces líder norcoreano, Kim Jong-il.

La visita de la ex primera dama fue altamente simbólica, dado que se convirtió en una de los primeros surcoreanos en conocer al hijo y sucesor de Kim, el presidente actual del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un.

La entonces Administración Lee Myung-bak de Corea del Sur no envió una delegación oficial al funeral, en medio de las elevadas tensiones entre ambas partes.

En agosto de 2015, Lee visitó nuevamente Corea del Norte, ante la invitación personal del líder actual.

Ambas figuras no se reunieron, pero Lee visitó varios hospitales infantiles y jardines de infancia en Pyongyang, donde la ex primera dama entregó medicinas y gorros para los niños que habían tejido a mano los miembros de su organización de asistencia humanitaria.

La ex primera dama dijo, tras regresar al Sur, que mientras sostenía las manos de los niños inocentes, se dijo a sí misma que no se debe pasar el dolor de la división (intercoreana) a las generaciones futuras.

En la imagen, capturada de la Estación Central de Televisión de Corea del Norte, se muestra a la ex primera dama, Lee Hee-ho (izda.), expresando sus condolencias al presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un (dcha.), tras la muerte de su padre, Kim Jong-il, el 26 de diciembre de 2011, en Pyongyang. (Uso exclusivo dentro de Corea del Sur. Prohibida su distribución parcial o total)

Lee se encontraba hospitalizada desde marzo, en Seúl, por padecer cáncer hepático. Su condición empeoró bruscamente el sábado, pero se había estabilizado algo desde entonces, según dijeron sus ayudantes.

El exlegislador Kim Hong-il, quien era el hijo mayor del expresidente por su matrimonio anterior, murió en abril a los 71 años.

Lee no fue informada de su muerte en ese momento, ya que sus ayudantes estaban preocupados por su salud. Le sobreviven un hijo con su difunto esposo, Kim Hong-gul, y el segundo hijo del expresidente por su matrimonio previo, Kim Hong-up.

Lee enseñó en su "alma mater", la Universidad Femenina Ewha, y trabajó como activista por los derechos de las mujeres, antes de casarse en 1962 con Kim, cuya primera esposa falleció varios años antes.

Ella apoyó activamente la carrera política de su esposo y soportó con él varios juicios, incluida su sentencia de muerte, su exilio posterior a los Estados Unidos y el arresto domiciliario bajo el gobierno militar en Corea del Sur en la década de los 80.

Para apelar por la liberación de su esposo, Lee también escribió una carta al presidente estadounidense por aquel entonces, Jimmy Carter.

Como primera dama, se le atribuye la ayuda a ampliar la cantidad de empleos femeninos en los sectores público y político.

El presidente surcoreano expresó sus condolencias en sus cuentas de Twitter y Facebook, inmediatamente después del fallecimiento de Lee, mientras se encuentra de visita en Helsinki, la capital de Finlandia.

El presidente dijo: "Hoy vemos partir a una gran persona quien dedicó toda su vida a las mujeres", añadiendo que Lee perteneció a la primera generación de activistas femeninas en Corea del Sur, dedicándose a las campañas por los derechos femeninos.

paola@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir