Go to Contents Go to Navigation

(AMPLIACIÓN) Los aliados nombrarán a un general surcoreano para liderar un comando futuro y trasladarán el CFC a Pyeongtaek

Últimas noticias 03/06/2019 17:11
El ministro de Defensa de Corea del Sur, Jeong Kyeong-doo (izda.), y su homólogo de Estados Unidos, Patrick Shanahan, posan ante la cámara, el 2 de abril de 2019, antes de comenzar sus diálogos bilaterales en Washington, EE. UU. (Foto cortesía del Ministerio de Defensa de Corea del Sur. Prohibida su reventa y archivo)

Seúl, 3 de junio (Yonhap) -- Corea del Sur y Estados Unidos han acordado, este lunes, nombrar a un general de cuatro estrellas surcoreano para liderar el comando conjunto que está previsto que se establezca en el futuro, además de trasladar su cuartel central, actualmente en el centro de Seúl, a la base estadounidense al sur de la capital, según dijo el Ministerio de Defensa surcoreano.

El ministro de Defensa de Corea del Sur, Jeong Kyeong-doo, y su homólogo de Estados Unidos, Patrick Shanahan, han logrado los acuerdos durante sus diálogos, celebrados en Seúl, que se enfocaron en la desnuclearización de Corea del Norte y las cuestiones pendientes de la alianza.

El acuerdo acabó con las especulaciones de que Seúl podría nombrar a su jefe del Estado Mayor Conjunto (JCS, según sus siglas en inglés) o al jefe del Comando de Operaciones Terrestres, como jefe del Comando de Fuerzas Combinadas de Corea del Sur y EE. UU. (CFC).

Actualmente, un general de cuatro estrellas del Ejército estadounidense está liderando el CFC. Después de que Seúl retome de Washington el control operativo (OPCON) en tiempos de guerra de sus tropas, un general surcoreano liderará el CFC.

Asimismo, los jefes de Defensa aprobaron un plan para trasladar el cuartel central del CFC al Campamento Humphreys, en el extenso complejo militar estadounidense en Pyeongtaek, a unos 70 kilómetros al sur de Seúl.

Originalmente, las dos partes tenían planeado trasladarlo al Ministerio de Defensa, en Seúl.

Sin embargo, presuntamente, EE. UU. propuso el traslado al Campamento Humphreys, donde se encuentran las Fuerzas Armadas Estadounidenses en Corea del Sur (USFK) y el Comando de las Naciones Unidas (UNC), citando la eficiencia operativa.

El ministerio dijo que las dos partes están de acuerdo en que el traslado a Pyeongtaek mejorará la eficiencia operativa del CFC y la postura de defensa conjunta.

A fin de desarrollar los procedimientos detallados para el traslado del CFC, las dos partes acordaron operar un grupo de trabajo conjunto.

Además, los aliados acordaron impulsar la cooperación para los preparativos de un ejercicio de puesto de mando conjunto, que reemplazará las maniobras Ulchi Freedom Guardian (UFG), como parte de una reforma de los principales ejercicios militares conjuntos, a fin de facilitar los esfuerzos de paz actuales con Corea del Norte.

Las dos partes han estado tratando de llevar a cabo las maniobras en agosto, en las que verificarán la capacidad operativa inicial (IOC) de Seúl, el primer paso para ver si el Sur está en camino de cumplir los requisitos para la transferencia del OPCON.

El ministerio dijo que, teniendo en cuenta el progreso considerable en el cumplimiento de los requisitos para la transferencia del OPCON, los jefes de defensa de ambas partes expresaron sus expectativas sobre los resultados de la prueba de verificación de la IOC.

En particular, ambas partes se mostraron de acuerdo en que la transferencia del OPCON debe proceder hacia una dirección que refuerce aún más la alianza.

Los aliados acordaron la transferencia del OPCON en base a condiciones. Las condiciones son las capacidades surcoreanas para liderar el mecanismo de defensa conjunto, su capacidad de respuesta inicial ante posibles amenazas nucleares y de misiles del Norte y un entorno estable de seguridad en la península y la región.

Al comienzo de la reunión, Shanahan instó a Corea del Norte a participar "productivamente" en los diálogos nucleares.

Seúl y Washington han estado tratando de crear un nuevo impulso para reanudar las negociaciones con Pyongyang, que se vieron estancadas tras la infructífera segunda cumbre entre el Norte y EE. UU., que tuvo lugar en febrero, en Hanói.

El secretario estadounidense dijo que, como siempre, espera que los norcoreanos participen productivamente a través de los canales diplomáticos para resolver las preocupaciones.

Shanahan reiteró que Washington se atendrá a las sanciones hasta que Pyongyang cumpla sus "obligaciones internacionales".

El oficial añadió que se mantienen unidos y firmemente comprometidos a la implementación de todas las sanciones de las Naciones Unidas contra Corea del Norte hasta que cumpla con sus obligaciones internacionales, afirmando que la única resolución aceptable es la desnuclearización norcoreana completa y verificable.

En cuanto a los esfuerzos para la transferencia del OPCON, Shanahan señaló los "evidentes y tremendos esfuerzos" realizados por las fuerzas aliadas para la transferencia.

Shanahan dijo que, cuando piensa en una alianza, la primera palabra que se le ocurre es "confianza", una confianza increíble entre los dos países que forjaron en combate, hace casi 70 años, afirmando que esa confianza perdura hasta este día.

La reunión de este lunes entre los líderes de defensa fue la segunda de su tipo, tras la primera mantenida, en abril, en Washington. El domingo, ambos jefes de Defensa también sostuvieron una reunión con su homólogo japonés, Takeshi Iwaya, al margen del Diálogo de Shangri La, un foro de seguridad regional en Singapur.

Shanahan llegó el domingo a Seúl procedente de Singapur, para efectuar una visita de dos días de duración, como parte de su gira por cuatro países asiáticos.

Tras los diálogos, el funcionario realizó una visita de cortesía al presidente surcoreano, Moon Jae-in, según informó la oficina presidencial, Cheong Wa Dae.

paola@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir