Go to Contents Go to Navigation

Bong Joon-ho pone todas las emociones en 'Parasite'

Últimas noticias 30/05/2019 17:26
Bong Joon-ho, director de la película ganadora de la Palma de Oro de Cannes 2019, "Parasite", habla con los medios de comunicación, el 28 de mayo de 2019, en Seúl.

Seúl, 30 de mayo (Yonhap) -- Aquellos que hayan visto los trabajos previos de Bong Joon-ho, como "Memories of Murder" (Crónica de un asesino en serie), "The Host" y "Mother", podrían estar impresionados por la alternancia fluida entre los tonos y géneros y la descarga de compases y ritmos emocionales de sus obras.

En su última comedia negra, "Parasite" (Parásito), que ganó la Palma de Oro en el 72º Festival Internacional de Cine de Cannes, tales hábiles técnicas del surcoreano, de 49 años de edad, parecen haber alcanzado su punto culminante.

"Antes dije que esta película tiene risas, horror y tristeza, todo en uno. Estas sensaciones surgen durante toda la historia", dijo Bong durante una entrevista con la Agencia de Noticias Yonhap. "Durante el filme, quise reavivar esos sentimientos encontrados y realistas", añadió el director.

En la imagen, proporcionada por CJ Entertainment, se muestra una escena de "Parasite".

Tal como dijo Bong, "Parasite" -que se estrenó este jueves en las salas de cine de Corea del Sur- comienza con humor, mientras que la cámara plasma de cerca el cutre semisótano en el que vive Ki-taek (protagonizado por Song Kang-ho).

Pero cuando Ki-woo (Choi Woo-shik), el astuto hijo de Ki-taek, en edad universitaria, consigue un trabajo como profesor particular de la hija adolescente de un adinerado hombre de negocios -el señor Park (Lee Sun-kyun)-, la película comienza a suscitar un intenso nerviosismo, miedo y tristeza.

Bong dijo que la mezcla de emociones procede de la realidad de que las dos familias se encuentran comúnmente a nuestro alrededor. Pero, en el filme, el director rehúsa adoptar la típica fórmula de que el pobre es bueno y el rico es malo.

"En el mundo real, no hay víctimas perfectas, o personas completamente buenas. Ellas cometen errores, obran mal y son castigadas", dijo el director licenciado en sociología. "Intenté llamar la atención sobre la naturaleza multidimensional de la humanidad y crear emociones intrincadas hasta el final", añadió el surcoreano.

El señor Park es gentil y parece el padre de una familia moderna, igualitaria y de comunicación horizontal, además de ser el dueño de una empresa tecnológica rentable. Sin embargo, Park utiliza un tono patriarcal y autoritario con su esposa, y continúa quejándose sobre el olor desagradable de Ki-taek, su nuevo chófer, y aludiendo a la diferencia de clases entre ellos.

Pero Ki-taek y su familia no son inocentes. Ellos engañan a la familia acaudalada y echan al chófer y a la empleada doméstica de la familia, que también son pobres, para ocupar sus lugares.

En la imagen, proporcionada por CJ Entertainment, se muestra al director de "Parasite", Bong Joon-ho.

Cuando estos grupos dispares de personas son forzados a vivir cerca unos de otros, se terminan revelando las inquietantes y avergonzantes verdades de cada uno de ellos.

"Dado que toda la familia de Ki-taek vive en la mansión del Sr. Park, atestiguan la verdad desnuda sobre los ricos. Ellos entienden los matices en las palabras de Park", dijo Bong.

Tales sentimientos sutiles y complicados son explotados en el clímax de la película, que tiene un impacto sobre el público en diversas formas, añadió el director.

"Creo que incluso un enfrentamiento accidental tiene su propio contexto", dijo Bong, añadiendo que la película traza el camino de las consecuencias del enredo de estas dos familias.

Bong dijo que espera que "Parasite" ofrezca a la audiencia mucho que pensar y que espera que la gente disfrute de la película, afirmando que quiere escuchar sus opiniones.

"Iré a las salas de cine disfrazado y observaré las respuestas y reacciones de la audiencia surcoreana", finalizó Bong.

paola@yna.co.kr

(FIN)

Palabras clave
Inicio Subir