Go to Contents Go to Navigation

El antiguo enviado nuclear de EE. UU. Robert Gallucci califica el momento de la incautación del buque norcoreano de 'desafortunado'

Últimas noticias 29/05/2019 19:18
Robert Gallucci, un ex enviado nuclear de Estados Unidos, habla durante una entrevista con la Agencia de Noticias Yonhap al margen del Foro de Jeju para la Paz y la Prosperidad, en la isla turística sureña de Jeju, el 29 de mayo de 2019.

Jeju, Corea del Sur, 29 de mayo (Yonhap) -- Robert Gallucci, ex negociador nuclear de Estados Unidos, ha dicho este miércoles que el momento de la reciente incautación de un buque de carga norcoreano, sospechoso de haber violado las sanciones de la ONU, fue "desafortunado", aunque legal y apropiado.

Gallucci, quien negoció un acuerdo nuclear histórico con Pyongyang en 1994, hizo las declaraciones en medio de las preocupaciones de que la incautación podría afectar negativamente a la diplomacia para romper un estancamiento en los diálogos nucleares entre Corea del Norte y Estados Unidos.

"En medio de esta confusión política y la vulnerabilidad del proceso (de negociación), diría que fue desafortunado que la incautación haya ocurrido justo ahora", dijo Gallucci a la Agencia de Noticias Yonhap al margen del Foro de Jeju para la Paz y Prosperidad en esta isla turística sureña. "No voy a decir que fue algo incorrecto de hacer. Probablemente fue lo correcto, pero fue una lástima que tuviera que suceder ahora", añadió.

El 9 de mayo, el Departamento de Justicia de EE. UU. dijo que había incautado el granelero Wise Honest, de 17.061 toneladas, un buque sospechoso de violar la legislación nacional de EE. UU. y las sanciones internacionales, en la primera incautación directa de un barco norcoreano por parte de las autoridades estadounidenses.

Desde entonces, Pyongyang ha estado respondiendo furiosamente, calificando el decomiso de "ilegal e infractor de la soberanía" y exigiendo el retorno inmediato del buque.

La incautación, junto con la agravante retórica del Norte y los lanzamientos de misiles de corto alcance, han aumentado las incertidumbres sobre las perspectivas de reanudación de las conversaciones nucleares entre Pyongyang y Washington.

Las negociaciones nucleares han llegado a un estancamiento desde que la segunda cumbre entre el presidente del Comité de Asuntos de Estado norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente estadounidense, Donald Trump, en Hanói en febrero se rompió debido a brechas en el alcance de la desnuclearización de Pyongyang y el alivio de las sanciones de Washington.

Gallucci expresó su escepticismo sobre el acercamiento de negociación impulsado por la cumbre, y dijo que la forma normal de dirigir la diplomacia en un tema complicado es "no reunir a los dos líderes y tratar de encontrar un acuerdo muy complicado", añadiendo que sentía que tendrían una mayor posibilidad de tener éxito en el compromiso si se preparara primero a nivel de trabajo antes de que se reunieran las personas principales.

Al tocar los esfuerzos de Corea del Sur para proporcionar ayuda humanitaria al Norte a través de agencias internacionales, Gallucci expresó su apoyo siempre y cuando esté destinado a ayudar a los norcoreanos que sufren.

Su opinión personal es que si hay una crisis humanitaria, que es la base para proceder, entonces debería proceder independientemente de la situación política, dijo.

El acuerdo que negoció en 1994 exigía que Corea del Norte congelara y finalmente desmantelara su programa nuclear a cambio de concesiones políticas y económicas. Más tarde fracasó, con el estallido de la segunda crisis nuclear en 2012, luego de que se descubriera que el Norte estaba ejecutando un programa clandestino para enriquecer uranio para armas nucleares.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir