Go to Contents Go to Navigation

Los cancilleres de Corea del Sur y Japón mantendrán diálogos en París en medio de tensiones por el trabajo forzado

Últimas noticias 23/05/2019 17:35
La ministra de Asuntos Exteriores de Corea del Sur, Kang Kyung-wha (dcha.), y su homólogo de Japón, Taro Kono, se estrechan la mano antes de una reunión en Alemania, en esta imagen proporcionada, el 16 de mayo del 2019, por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Seúl.

Seúl, 23 de mayo (Yonhap) -- La ministra de Asuntos Exteriores de Corea del Sur, Kang Kyung-wha, y su homólogo japonés, Taro Kono, tenían programado mantener diálogos bilaterales, este jueves, al margen de una reunión internacional en París, en medio de las crecientes tensiones por el trabajo forzado en tiempos de guerra de Tokio, ha dicho la Cancillería de Seúl.

Kang se reunirá con Kono al margen de la reunión del Consejo de Ministros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en la capital francesa.

Las relaciones bilaterales se han enfriado en los últimos meses, ya que Japón impugnó las sentencias del Tribunal Supremo surcoreano el año pasado, que ordenaron a las empresas japonesas compensar a las víctimas surcoreanas del trabajo forzado durante su colonización de la península de 1910 a 1945.

El tribunal superior ha reconocido el derecho de las víctimas a reclamar daños y perjuicios, pero Tokio sostiene que todos los asuntos de reparación derivados de su Gobierno colonial se resolvieron mediante un acuerdo de Gobierno a Gobierno de 1965 que normalizó las relaciones bilaterales.

Las tensiones aumentaron de nuevo el lunes cuando Japón solicitó la formación de un panel de arbitraje en el que participara un miembro de un tercer país para abordar el asunto del trabajo forzado en base a los procedimientos de solución de controversias recogidos en el acuerdo de normalización.

En enero, Tokio pidió conversaciones diplomáticas bilaterales sobre el tema también basadas en el acuerdo. Pero Seúl ha permanecido sin respuesta, negándose a intervenir en litigios civiles que involucran a ciudadanos privados y empresas japonesas.

El acuerdo estipula que las dos partes deben resolver cualquier disputa relacionada con el acuerdo principalmente a través de canales diplomáticos. Si no lo resuelven, el caso puede ser remitido a un panel de arbitraje que involucre a un miembro del tercer país acordado por las dos partes.

En caso de que el panel de arbitraje no logre encontrar una solución, Japón podría llevar el caso a la Corte Internacional de Justicia.

Los analistas dijeron que Japón parece estar tratando de dar forma a la opinión internacional a su favor al tomar medidas diplomáticas encubiertas que ponen de relieve que ha estado tomando las medidas adecuadas para abordar el problema a largo plazo.

Seúl ha estado tomando un enfoque cauteloso hasta ahora, diciendo que respeta las decisiones judiciales y que no puede intervenir en las disputas legales entre ciudadanos privados y empresas extranjeras que aún están en curso.

Las empresas japonesas no han cumplido con las órdenes de compensación, lo que ha llevado a las víctimas a tomar medidas legales para incautar o liquidar sus activos en Corea del Sur.

Este jueves, un periódico surcoreano informó que un funcionario de la oficina presidencial, Cheong Wa Dae, contactó con un representante legal de las víctimas la semana pasada, lo que generó especulaciones de que Seúl se está moviendo para encontrar una solución que ayude a evitar las tensiones diplomáticas agravantes.

Como muestra aparente del deseo de Seúl de mejorar los lazos con Tokio, el presidente Moon Jae-in nombró a Cho Sei-young, jefe de la Academia Diplomática Nacional de Corea del Sur, viceministro de Asuntos Exteriores.

Cho es conocido por su profunda experiencia en asuntos relacionados con Japón, que había desarrollado durante sus décadas de servicio en el extranjero. Tomó el mando de la academia en septiembre pasado después de dejar el ministerio en 2013.

Mientras tanto, el Ministerio de Asuntos Exteriores dijo que no habría "ningún problema" si las firmas japonesas cumplen con las órdenes del tribunal, en referencia al reciente llamamiento de Kono para que el presidente Moon aborde "responsablemente" el problema del trabajo forzado.

El portavoz del ministerio, Kim In-chul, dijo en una conferencia de prensa regular que "el Gobierno ha estado tratando el tema bajo el principio básico de respetar las sentencias judiciales y en consideración a la necesidad de curar las cicatrices de las víctimas y establecer una asociación orientada hacia el futuro con Japón".

Dejando de lado el tema del trabajo forzado, Kang y Kono podrían discutir la posibilidad de una cumbre entre el presidente Moon y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, al margen de la cumbre del Grupo de los 20 (G-20) que se celebrará en Osaka, Japón, del 28 al 29 de junio.

Kang y Kono mantuvieron diálogos bilaterales al margen de un foro de seguridad en Alemania en febrero.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir