Go to Contents Go to Navigation

La OCDE reduce la perspectiva de crecimiento para la economía de Corea del Sur al 2,4 por ciento

Economía 21/05/2019 19:12
La OCDE reduce la perspectiva de crecimiento para la economía de Corea del Sur al 2,4 por ciento - 1

Sejong, 21 de mayo (Yonhap) -- La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha recortado, este martes, su perspectiva de crecimiento para la economía de Corea del Sur este año al 2,4 por ciento debido a la débil demanda interna y a la desaceleración del comercio mundial.

El último pronóstico de la OCDE representó una caída de su pronóstico anterior del 2,6 por ciento en marzo. Dijo que la economía surcoreana crecería un 2,5 por ciento en 2020, por debajo de su pronóstico anterior del 2,6 por ciento.

"Se proyecta que el crecimiento económico se desacelerará a alrededor del 2,5 por ciento en 2019-20, reflejando una debilidad en la demanda interna y el comercio internacional", dijo la OCDE en su informe de perspectivas económicas.

Las exportaciones de Corea del Sur han estado disminuyendo desde finales de 2018 debido a que el comercio global y la demanda de China han perdido impulso.

Las exportaciones de Corea del Sur cayeron un 2 por ciento interanual a 48.860 millones de dólares en abril, extendiendo su declive interanual por quinto mes consecutivo debido a una prolongada caída de los chips y la débil demanda de China.

Además de los problemas de la economía, la desaceleración en el sector de los semiconductores tuvo un impacto negativo, ya que Corea del Sur representó más del 60 por ciento del mercado mundial de los chips de memoria en 2018.

La OCDE dijo que un crecimiento económico más débil se debe en parte a una disminución en la inversión fija y una débil creación de empleos, lo que refleja una reestructuración en la manufactura.

También dijo que Corea del Sur debería moderar los aumentos del salario mínimo, señalando que los aumentos de dos dígitos en el salario mínimo están frenando la creación de empleos y que los aumentos de salarios mínimos más grandes reducirían las ganancias en empleos y la competitividad de las empresas surcoreanas si no estuvieran acompañadas por una mayor productividad.

Corea del Sur aumentó su salario mínimo a 7.530 wones (6,2 dólares) por hora en 2018, un 16,4 por ciento más que en 2017. El salario mínimo se incrementó en un 10,9 por ciento interanual a 8.350 wones (6,9 dólares) por hora en 2019.

Los críticos afirman que el aumento del salario mínimo ha aumentado la carga para las empresas, especialmente para los propietarios de microempresas y los trabajadores autónomos.

Standard & Poor's (S&P), un evaluador de calificación global, también dijo el mes pasado que Corea del Sur debería replantearse su postura sobre el salario mínimo si es necesario.

La OCDE dijo que el crecimiento será apoyado por la flexibilización fiscal y un repunte de la inversión fija en 2020, que conducirá a un crecimiento del producto interior bruto (PIB) cercano a la tasa potencial de Corea del Sur.

Si tal recuperación no se materializa, será necesario un apoyo fiscal adicional, dijo la OCDE, añadiendo que el estímulo fiscal debería continuar en 2020, acompañado por una flexibilización de la política monetaria, ya que la inflación general está muy por debajo del objetivo del 2 por ciento.

El Banco de Corea (BOK, según sus siglas en inglés) aumentó su tasa de política principal en 25 puntos básicos hasta el 1,75 por ciento en noviembre de 2018 y desde entonces se ha mantenido estable.

La OCDE dijo que el presupuesto suplementario para 2019 impulsará la economía de Corea del Sur.

El mes pasado, el Gobierno de Corea del Sur propuso un presupuesto adicional de 6,7 billones de wones (5.600 millones de dólares) para hacer frente a una desaceleración económica y la contaminación del aire por polvo fino.

Aún así, sigue sin estar claro cuándo el Parlamento podría votar sobre el proyecto de ley en medio de un estancamiento político más profundo sobre el intento del partido gobernante de acelerar cuatro proyectos de ley principales, incluido uno sobre la reforma electoral.

La OCDE también dijo que el desafío clave de Corea del Sur es aumentar la productividad laboral, que es solo alrededor de la mitad de la mitad superior de los países de la OCDE. Dijo que Corea del Sur se enfrenta al envejecimiento más rápido de la población en la OCDE.

En 2018, la tasa de fertilidad total de Corea del Sur, el número promedio de hijos que una mujer tiene en su vida, alcanzó un mínimo histórico de 0,98, muy inferior al nivel de reemplazo de 2,1 que mantendría estable la población de Corea del Sur en 51 millones.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir