Go to Contents Go to Navigation

Seúl y Washington consideran 'varias formas' para reanudar los diálogos con Pyongyang

Últimas noticias 21/05/2019 18:06
El ministro de Unificación, Kim Yeon-chul, habla durante una conferencia de prensa, el 21 de mayo de 2019, en el Centro de Convenciones AW, en el centro de Seúl.

Seúl, 21 de mayo (Yonhap) -- El ministro de Unificación de Corea del Sur, Kim Yeon-chul, ha dicho este martes que Corea del Sur y Estados Unidos están considerando "varias formas" para reanudar los estancados diálogos de desnuclearización con Corea del Norte.

Hablando durante una conferencia de prensa, Kim también destacó la importancia de la asistencia humanitaria al empobrecido régimen norcoreano, independientemente de las políticas, citando una famosa frase del expresidente estadounidense Ronald Reagan, de que "un niño con hambre no sabe de política".

"La situación general muestra que estamos frente a un paréntesis, pero creo que ustedes deben saber que estamos trabajando en varias formas para reanudar las negociaciones", dijo Kim durante una conferencia de prensa celebrada en Seúl. "Corea del Sur y EE. UU. también están de acuerdo en la necesidad de mantener la situación bajo control", añadió el funcionario.

El ministro no dio detalles sobre las "diversas formas" consideradas para reanudar las conversaciones con Pyongyang.

Los diálogos de desnuclearización se estancaron tras la infructífera cumbre, en febrero, entre el presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en Hanói, después de que las dos partes no hallasen un punto común sobre el alcance de la desnuclearización de Pyongyang y del alivio de las sanciones de Washington.

Previamente, el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, propuso celebrar una cumbre intercoreana con Kim, como parte de los esfuerzos para acabar el bloqueo en las relaciones intercoreanas y el estancamiento en las negociaciones nucleares. El Norte ha estado guardando silencio a la oferta durante casi un mes.

El ministro dijo que, dado que es importante para el Gobierno nacional reanudar las negociaciones desde una perspectiva más amplia, le gustaría destacar que también se están considerando y compilando diversas opiniones internamente sobre tales cuestiones.

Un funcionario de alto rango sugirió que Moon y Kim podrían reunirse en un escenario similar al de su segunda cumbre en mayo del año pasado en la aldea de la tregua de Panmunjom, que no implicaba mucha preparación para la cortesía y la formalidad.

Dado que el propósito de tener una cumbre esta vez es coordinar entre las dos Coreas la reanudación de las conversaciones entre Corea del Norte y Estados Unidos, el funcionario dijo que cree que sería más deseable tener una cumbre centrada más en el contenido que en la formalidad, añadiendo que en ese caso no habrá necesidad de un enviado especial o de conversaciones de alto nivel para preparar dicha reunión.

En cuanto al plan para proporcionar alimentos como parte de una asistencia humanitaria al Norte, Kim destacó que la política no debería influir en la ayuda a las personas necesitadas.

El funcionario dijo que, en pocas palabras, "un niño con hambre no sabe de política", haciendo referencia a un eslogan popular utilizado en Estados Unidos, durante la década de 1980, entre las agencias de asistencia, que se identificaron con el espíritu básico de la asistencia humanitaria.

La semana previa, el Sur anunció su plan para ofrecer 8 millones de dólares a las agencias internacionales, incluyendo el Programa Mundial de Alimentos (PMA), para ayudar a abordar la malnutrición y los problemas de salud que enfrentan las mujeres embarazadas y los niños norcoreanos.

El Gobierno también dijo que elaborará planes para proporcionar asistencia alimentaria desde una perspectiva humanitaria a fin de aliviar la escasez de alimentos en el régimen norcoreano, aparentemente agravado por las sanciones mundiales y las desfavorables condiciones climáticas, a pesar de los recientes lanzamientos de misiles norcoreanos.

Un informe conjunto entre el PMA y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, según sus siglas en inglés), estima que la producción de cultivos de Pyongyang alcanzó, en 2018, su nivel más bajo en una década. Asimismo, en el informe se añade que unos 10 millones de norcoreanos, o el 40 por ciento de su población, necesitan urgentemente alimentos.

El Norte aún debe responder de manera oficial al plan de Seúl para su asistencia.

paola@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir