Go to Contents Go to Navigation

(AMPLIACIÓN) Los conductores de autobús de Seúl y las principales ciudades cancelan la planeada huelga tras alcanzar un acuerdo salarial

Últimas noticias 15/05/2019 09:20
Unos autobuses urbanos se encuentran aparcados en un estacionamiento de una firma en el sur de Seúl, el 14 de mayo de 2019.

Seúl, 15 de mayo (Yonhap) -- Los conductores de autobús sindicados en Seúl, Busan y otras principales ciudades metropolitanas y provincias han cancelado el plan de realizar una huelga, este miércoles, después de alcanzar acuerdos salariales en el último minuto con sus directivos.

El sindicato y los directivos de unas 200 firmas de autobuses por todo el país mantuvieron unas negociaciones maratonianas hasta primeras horas de este miércoles sobre el incremento salarial para los conductores, que sufrirán una reducción en sus ingresos después de la implementación de las 52 horas de trabajo obligatorias en la industria de autobuses en julio.

En Seúl, los conductores sindicados alcanzaron un acuerdo con sus directivos a menos de dos horas de su planeada huelga.

Los dos lados acordaron elevar el salario de los trabajadores un 3,6 por ciento, además de extender la edad de jubilación en dos años y expandir el pago y la asistencia de bienestar en cinco años.

En la ciudad portuaria sureña de Busan, se alcanzó un acuerdo después de que pasara las 4:00 a.m., hora prevista para la huelga, con un incremento de un 3,9 por ciento en el salario.

Ulsan, una ciudad suroriental, fue el último lugar en llegar a un acuerdo para evitar una huelga planeada. Después de 18 horas de negociaciones, los conductores de autobuses de Ulsan acordaron un incremento salarial del 7 por ciento, una extensión de dos años de la edad de jubilación y la creación de un fondo de bienestar por valor de 500 millones de wones (421.000 dólares).

Los conductores sindicados en Daegu, Incheon, Gwangju y otras provincias retiraron su planeada huelga después de alcanzar acuerdos con sus empleadores sobre el incremento salarial y otras condiciones de trabajo.

Los sindicatos, representando a más de 41.000 conductores de autobuses operando unos 40.000 autobuses en todo el país, votaron abrumadoramente a favor de la huelga la semana pasada, argumentando que la reducción planeada de su trabajo semanal de los actuales 68 horas a 52 horas reducirá su pago de horas extras en más de 1 millón de wones (850 dólares) cada mes.

Como lo demanda la ley laboral, los conductores sindicados han mantenido desde entonces negociaciones adicionales con sus empleadores bajo la mediación de las comisiones relacionadas.

El Gobierno de Moon Jae-in intervino y ofreció un paquete de incentivos financieros indirectos. Los conductores de autobús pidieron apoyo financiero directamente de los contribuyentes para cubrir sus pérdidas de ingresos, mientras que el Gobierno prefirió una asistencia indirecta y elevar la tarifa de los autobuses.

El gobernante Partido Democrático también prometió expandir el sistema de control de autobuses semipúblicos, donde las firmas están a cargo de las operaciones de los autobuses y los Gobiernos municipales cubren sus pérdidas.

De cara a un caos inminente del transporte público, el Gobierno y el partido gobernante dijeron que movilizarían todas las maneras posibles, incluyendo un mayor operación de metros y taxis, con la contratación de autobuses alquilados y ajustando las horas escolares y empresariales, para minimizar la inconveniencia pública.

felicidades@yna.co.kr

(FIN)

Palabras clave
Inicio Subir