Go to Contents Go to Navigation

(AMPLIACIÓN) El nominado a ministro de Unificación dice que Corea del Norte no puede tener armas nucleares y desarrollo económico al mismo tiempo

Últimas noticias 26/03/2019 19:55
El nominado a ministro de Unificación surcoreano, Kim Yeon-chul, escucha una pregunta durante su audiencia de confirmación ante la Asamblea Nacional en Seúl, el 26 de marzo de 2019.

Seúl, 26 de marzo (Yonhap) -- Corea del Norte no puede desarrollar su economía mientras posea armas nucleares y el deseo de Pyongyang por el desarrollo económico debería ser utilizado para acelerar el proceso de desnuclearización, ha dicho este martes el nominado a ministro de Unificación surcoreano, Kim Yeon-chul.

Kim, un académico que dirigió el Instituto Surcoreano para la Unificación Nacional (KINU, según sus siglas en inglés) antes de su nombramiento a principios de este mes, también dijo durante su audiencia de confirmación que las dos Coreasdeberían profundizar en sus relaciones a fin de avanzar en los diálogos de desnuclearización entre Corea del Norte y Estados Unidos y establecer la paz duradera en la península coreana.

"Básicamente, creo que no pueden tener armas nucleares y la economía al mismo tiempo", dijo Kim en la audiencia. "Deberíamos utilizar la estrategia del Norte para desarrollar intensamente la economía como un elemento que facilite la desnuclearización", añadió.

Kim también pidió una pronta reanudación de las conversaciones nucleares estancadas, y prometió buscar una estrecha coordinación con Washington y la comunidad internacional para tratar de profundizar las relaciones transfronterizas y encontrar una solución al problema nuclear.

Lo que es importante de momento es lograr que Corea del Norte y Estados Unidos reinicien sus negociaciones en una fecha temprana, para asegurarse de que el proceso de desnuclearización y de paz de la península coreana, dificilmente conseguido, no pierda su impulso, dijo Kim a los legisladores al comienzo de su audiencia de confirmación, afirmando que, para ello, el rol surcoreano es muy importante.

Kim añadió que, a fin de lograr la reanudación del diálogo entre el Norte y EE. UU. y ayudar a radicar la paz duradera en la península coreana, es necesario ahondar las relaciones entre el Sur y el Norte de forma consistente.

Tras la infructuosa cumbre de febrero entre el presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el presidente estadounidense, Donald Trump, Seúl ha intensificado su intento de jugar un papel de mediador entre Pyongyang y Washington, reduciendo la brecha de las demandas respectivas y manteniendo vivos los diálogos estancados.

Seúl desea impulsar varios proyectos intercoreanos con Pyongyang, con la expectativa de que puedan animar al Norte a regresar a la mesa de negociaciones. La reapertura de un complejo industrial, en la ciudad norcoreana de Kaesong, fronteriza con el Sur, y la reanudación del programa turístico a la montaña Kumgang, en la costa este del Norte, han sido mencionadas frecuentemente como una posible cooperación.

Corea del Sur cerró el complejo industrial de Kaesong en 2016 en represalia por las provocaciones nucleares y de misiles del Norte. El programa de viajes al monte Kumgang se detuvo en 2008 cuando un soldado norcoreano mató a una turista surcoreana.

En su discurso de Año Nuevo, el líder del Norte pidió que se reinicien los dos proyectos sin condiciones previas.

Sin embargo, Washington considera que los proyectos podrían socavar las sanciones internacionales contra el régimen norcoreano, en un momento en el que los diálogos de desnuclearización han logrado un escaso progreso.

Cuando se le preguntó sobre el complejo industrial de Kaesong, Kim dijo que su reapertura no será posible sin resolver los problemas relacionados con las sanciones sobre Corea del Norte. Añadió que si se confirma su nominación, buscará soluciones sobre el tema a través de una consulta estrecha con EE. UU.

Hay cosas que deben discutirse entre el Sur y el Norte y hay cosas que deben hacerse entre Corea del Sur y EE. UU., dijo Kim a los legisladores. "Las cosas se pueden resolver solo cuando se hacen simultáneamente", señaló.

Kim también dijo que se cree que EE. UU. está abierto a considerar la relajación de las sanciones si el Norte toma medidas sustanciales de desnuclearización. También dijo que es digno de mención que el Norte y EE. UU. discutieran una cláusula de "reversión" para restablecer las sanciones si se encuentran violaciones.

La viceministra de Asuntos Exteriores de Corea del Norte, Choe Son-hui, afirmó que Trump era "flexible" en cuanto a la reducción de las sanciones con la condición de que se restablecieran en su lugar si el Norte reanudara la actividad nuclear, pero no se llegó a ningún acuerdo porque los principales asesores de Trump, como el asesor de seguridad nacional John Bolton, "crearon obstáculos".

Choe hizo el comentario durante una conferencia de prensa a principios de este mes. La Agencia de Noticias Yonhap recientemente obtuvo una transcripción de sus comentarios.

Respecto a la especulación de que el líder norcoreano pronto podría visitar Rusia, el nominado dijo que existe la posibilidad de tal viaje, pero agregó que no tiene información específica.

Antes de los viajes de Kim Jong-un a Singapur en junio del año pasado y a Vietnam el mes pasado para reuniones cumbre con Trump, Kim Chang-son, conocido como el jefe de personal de facto del líder norcoreano, viajó a los países con anticipación para hacer preparativos logísticos y de protocolo.

Kim Chang-son regresó el lunes al Norte después de visitar Moscú y Vladivostok.

El nominado a ministro de Unificación es conocido por su apoyo a una cooperación económica intercoreana más activa y por las críticas a las sanciones impuestas a Corea del Norte. Dijo que tales restricciones no han sido efectivas para obligar a Corea del Norte a renunciar a su programa de armas nucleares.

Desde su nombramiento, ha sido criticado por lo que los conservadores dicen ser comentarios a favor de Corea del Norte que hizo en sus libros, columnas y redes sociales.

En particular, atrajo críticas sobre su artículo de opinión en un semanario en 2010 en el que calificó el asesinato de una mujer surcoreana por un soldado norcoreano en el monte Kumgang en 2008 como un "rito de paso" que estaba destinado a suceder.

En una entrevista en 2011 con un medio de comunicación local, también dijo que el torpedeo de un barco de guerra surcoreano por parte del Norte de 2010, que dejó a 46 marineros muertos, fue un "incidente accidental" que resultó del fracaso del Gobierno conservador de implementar los acuerdos intercoreanos anteriores.

Kim se disculpó por hacer comentarios tan "inapropiados", y dijo que había estado haciendo algunos "exámenes de conciencia" y que tendría cuidado con sus palabras y su comportamiento en el futuro.

También expresó sus condolencias a las familias de los muertos en las provocaciones norcoreanas, enfatizando que es importante evitar que esas tragedias vuelvan a suceder.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir