Go to Contents Go to Navigation

(AMPLIACIÓN) El presidente pide ayuda al exsecretario de la ONU para combatir la contaminación por el polvo fino

Nacional 21/03/2019 19:16
El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in (dcha.), le da la mano a Ban Ki-moon, ex secretario general de las Naciones Unidas, antes del inicio de su reunión en la oficina presidencial, Cheong Wa Dae, en Seúl el 21 de marzo de 2019.

Seúl, 21 de marzo (Yonhap) -- El presidente surcoreano, Moon Jae-in, ha pedido este jueves ayuda al exjefe de las Naciones Unidas para combatir el difícil tema de la contaminación por el polvo fino, que podría afectar a las relaciones frágiles del país con China.

En una reunión, sostenida en su oficina, Cheong Wa Dae, el presidente renovó su petición al ex secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, para que encabece una nueva organización gubernamental que será establecida.

La demanda inicial de Moon fue realizada este mes, cuando su jefe del personal, Noh Young-min, realizó una visita a Ban, quien dejó su cargo como secretario general de la ONU a finales de 2016.

Tras su reunión con el presidente, Ban dijo que aceptó la oferta.

Ban comentó, en una conferencia de prensa, que muchos han expresado preocupaciones sobre su aceptación del cargo, porque el tema de la contaminación por el polvo fino es complicado, causado por muchos factores dentro y fuera del país, y que no será fácil de resolver.

Explicó que el motivo por el que aceptó el trabajo es porque evitarlo por ser un tema difícil iría en contra de sus principios, cuando la vida y la salud del pueblo se ven seriamente amenazadas por el polvo fino.

La nueva organización anticontaminación fue propuesta por primera vez por el jefe del partido opositor minoritario Partido Bareunmirae, quien enfatizó la importancia de los esfuerzos coordinados para abordar el tema, que, evidentemente, se está haciendo cada vez más regional.

Moon propuso, con anterioridad, realizar esfuerzos conjuntos con China para prevenir que las partículas viajen entre los dos países, ordenando a su Gobierno que estudiara la posibilidad de que los países creasen conjuntamente lluvia artificial sobre las aguas que se sitúan entre ellos.

Pekín reaccionó de forma defensiva, y su Ministerio de Asuntos Exteriores insistió en que no había pruebas científicas que demostrasen cualquier conexión entre la contaminación del aire en China y la de Corea del Sur.

Corea del Sur ha sufrido tradicionalmente por el polvo fino arenoso proveniente de China. Muchos estudios han demostrado que el viento de China lleva ahora también cantidades considerables de contaminantes industriales, incluido el polvo fino.

El 21 de marzo del 2019, el presidente surcoreano, Moon Jae-in (dcha.), mantiene una conversación en su oficina, Cheong Wa Dae, con el ex secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien aceptó presidir el comité nacional que se establecerá para discutir las formas de abordar la contaminación del aire por el polvo fino.

El presidente Moon dijo que el exjefe surcoreano del organismo mundial era la persona adecuada para hacerse cargo del sensible tema.

Moon dijo a Ban que el polvo fino no es solo un problema interno, sino que es un problema que también afecta a China, que deben reconocer que el polvo fino es un tema común de Corea del Sur y China, y que tienen que trabajar para resolver el problema de manera conjunta.

Según el portavoz de Moon, Kim Eui-kyeom, el presidente dijo que pensó que no hay nadie más adecuado que Ban para hacer precisamente eso.

Ban enfatizó la necesidad de probar científicamente que el polvo fino afecta por igual a Corea del Sur, China y otros países de la región.

Ban dijo que cree que es importante identificar primero científicamente las fuentes locales y extranjeras del polvo fino y que, aunque es cierto que una gran parte ya ha sido identificada, se necesita demostrarlo aún científicamente.

La cooperación con China y otros países del Nordeste Asiático que se enfrentan al mismo problema es también muy importante, apuntó.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir