Go to Contents Go to Navigation

(ANÁLISIS) Una cumbre más larga ofrece una oportunidad mejor para que Kim y Trump aborden las cuestiones clave

Últimas noticias 20/02/2019 16:12
(ANÁLISIS) Una cumbre más larga ofrece una oportunidad mejor para que Kim y Trump aborden las cuestiones clave - 1

Seúl, 20 de febrero (Yonhap) -- La cumbre de la próxima semana entre el presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ofrece una oportunidad mejor para que los dos líderes aborden las cuestiones principales de forma más intensa, dado que los diálogos están programados para durar dos días, en comparación con la reunión de un día de duración del año pasado.

Kim y Trump mantendrán su segunda cumbre bilateral del 27 al 28 de febrero, en Hanói, Vietnam, para discutir sobre la desnuclearización norcoreana y las medidas correspondientes de Washington tras la cumbre histórica de Singapur, en junio del año pasado.

Un programa extendido para la próxima cumbre eleva las expectativas de que los dos líderes traten, probablemente, de romper el estancamiento en las principales cuestiones difíciles con un planeamiento de estructura vertical.

Después de pasar casi cinco horas en total entre reuniones y un almuerzo de trabajo en Singapur, Kim y Trump emitieron una declaración conjunta vagamente formulada, en la que el líder norcoreano se comprometió a la desnuclearización completa de la península coreana.

En esta ocasión, la frecuencia y duración de las reuniones aumentarán, probablemente, la posibilidad de que los dos mandatarios se reúnan cara a cara al menos en más de dos ocasiones, según los expertos.

El primer caso posible es que Kim y Trump celebren solo una cena el miércoles próximo, seguida por una reunión solo entre los dos líderes y otra reunión ampliada, con los asesores de ambas partes, al día siguiente, como se puede ver generalmente en los eventos diplomáticos.

La foto, publicada, el 13 de junio de 2018, por el principal diario norcoreano, el Rodong Sinmun, muestra al presidente del Comité de Asuntos de Estado de Corea del Norte, Kim Jong-un (izda.), y al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, estrechándose la mano antes de iniciar su reunión cumbre histórica, celebrada el día anterior, en la isla de Sentosa de Singapur. (Uso exclusivo dentro de Corea del Sur. Prohibida su distribución parcial o total)

Sin embargo, para mantener diálogos más intensos, Kim y Trump podrían celebrar en el primer día una reunión personal y otra ampliada, manteniendo reuniones adicionales en el segundo día.

Los expertos dijeron que Trump podría preferir el segundo caso posible, dado que le gusta hacer anuncios dramáticos en los horarios de mayor índice de audiencia televisiva.

Dado que la diferencia horaria entre la costa oriental estadounidense y Hanói es de 12 horas, Trump podría necesitar algo para anunciar el jueves por la mañana (horario vietnamita) para los estadounidenses que estarán observando las noticias sobre el evento el miércoles por la tarde.

Lo que podría atraer la atención serían algunos eventos que puedan mostrar la química entre los dos líderes, que tiempo atrás habían intercambiado una dura retórica e insultos, pero que hicieron las paces con un apretón de manos histórico el año pasado.

En Singapur, Kim y Trump dieron un paseo de casi un minuto en el jardín de un hotel. En Hanói, ambos podrían tener más tiempo para mostrar lo que el presidente estadounidense calificó como una buena relación con su homólogo norcoreano.

El 27 de abril del año pasado, en la primera cumbre entre el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y Kim, ambos líderes mostraron su intimidad durante un diálogo de 30 minutos en un puente de 50 metros de largo en la Zona Desmilitarizada (DMZ, según sus siglas en inglés) que divide a las dos Coreas.

Lo que podría ser un gran evento para atraer la atención internacional sería una conferencia de prensa conjunta entre Kim y Trump.

En Singapur, solo Trump celebró una conferencia de prensa, en la que hizo un anuncio sorpresa diciendo que detendría los juegos de guerra "provocadores y caros" con Corea del Sur, haciendo referencia a unas maniobras militares conjuntas que Pyongyang ha denunciado, durante mucho tiempo, como un ensayo de invasión.

Moon y Kim mantuvieron una conferencia de prensa conjunta en Panmunjom y Pyongyang, después de sus cumbres respectivas en abril y septiembre del año pasado.

Si Kim y Trump llegan a un acuerdo, la próxima semana, sobre las principales cuestiones problemáticas, podría ser posible que los dos líderes impredecibles celebren su primera conferencia de prensa conjunta frente a los medios de comunicación internacionales.

paola@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir