Go to Contents Go to Navigation

Moon condena a los legisladores de la oposición por negar el movimiento por la democracia de 1980

Nacional 18/02/2019 17:03
El presidente Moon Jae-in habla en una reunión semanal con sus secretarios y asesores, celebrada, el 18 de febrero del 2019, en su oficina, Cheong Wa Dae, en Seúl.

Seúl, 18 de febrero (Yonhap) -- El presidente Moon Jae-in ha expresado una indignación inusual, este lunes, hacia los legisladores de la oposición que se situaron en el centro de la atención pública por hacer afirmaciones falsas sobre un movimiento prodemocrático que acabó en una represión sangrienta del Gobierno militar por aquel entonces, diciendo que los legisladores deberían estar "avergonzados".

Los comentarios del presidente tuvieron lugar después de que, en una reciente audiencia pública coorganizada, tres miembros del principal partido opositor, el Partido de Libertad Surcoreana (LKP, según sus siglas en inglés), reiteraran la acusación, de décadas de antigüedad, de que el movimiento de 1980 en Gwangju pudo haber sido orquestado y ejecutado por fuerzas especiales norcoreanas.

La afirmación provocó reacciones fuertes y emotivas de los ciudadanos de Gwangju, situado a unos 330 kilómetros al sur de Seúl, donde murieron al menos 200 personas en una represión militar del movimiento de 1980.

El presidente dijo, en una reunión con sus asesores celebrada en su oficina, Cheong Wa Dae, que ciertos miembros de la Asamblea Nacional y el círculo político que distorsionan y desprestigian actualmente el movimiento por la democratización del 18 de mayo, reclamando que fue una rebelión o que se enviaron fuerzas norcoreanas al Sur, es un acto de negación de la historia de la democratización y la Constitución del país.

Añadió que es un acto que al final dañará la democracia del país y destruirá los cimientos de la nación.

En medio de la protesta pública, el LKP expulsó a uno de los tres legisladores, Lee Jong-myeong, pero ha aplazado las decisiones respecto a Kim Jin-tae y Kim Soon-rye, citando, principalmente, su participación en la elección que está teniendo lugar para el puesto de líder del partido.

El gobernante Partido Democrático y otros partidos opositores han entregado una moción conjunta al comité de ética parlamentaria buscando despojar de sus escaños parlamentarios a los tres miembros del LKP.

La presunta involucración de las fuerzas norcoreanas en el movimiento de 1980 ha existido como una leyenda urbana, pero ha sido determinada, incluso por tribunales, como una falsedad una y otra vez.

Moon dijo que el movimiento en Gwangju ha sido reconocido repetidamente como un movimiento prodemocrático por la antigua Administración conservadora de lo que es ahora el LKP.

Agregó, según el cuerpo de prensa de Cheong Wa Dae, que, en 1997, el movimiento democrático del 18 de mayo fue designado como un día de homenaje nacional y, desde entonces, todas las Administraciones han celebrado ceremonias nacionales ese día, mientras anunciaban su herencia del espíritu del movimiento por la democracia del 18 de mayo.

El presidente dijo que la libertad de expresión debe ser garantizada, como indica la Constitución.

Pero, subrayó, que la libertad de expresión y la tolerancia no pueden ser permitidas ante afirmaciones y actos que destruyan la democracia.

Añadió que pide al pueblo que rechace firmemente cualquier intento de conseguir logros políticos causando división y odio.

El presidente, Moon Jae-in (dcha.), habla en una reunión semanal con sus secretarios y asesores, celebrada, el 18 de febrero del 2019, en su oficina, Cheong Wa Dae, en Seúl.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir