Go to Contents Go to Navigation

El exjefe del Tribunal Supremo defiende el sistema judicial antes del interrogatorio fiscal

Nacional 11/01/2019 14:21
El ex juez presidente del Tribunal Supremo Yang Sung-tae responde a las pregunstas de los reporteros frente al edificio del tribunal, en Seúl, el 11 de enero de 2019.

Seúl, 11 de enero (Yonhap) -- El ex juez presidente del Tribunal Supremo Yang Sung-tae ha defendido, este viernes, el sistema judicial y a sí mismo antes de ser interrogado por los fiscales sobre una serie de alegaciones en un escándalo de abuso de poder.

Yang compareció ante el edificio del Tribunal Supremo en el sur de Seúl antes del interrogatorio previsto para las 9:30 a.m. entre una tensa seguridad y multitud de manifestantes pidiendo su castigo.

"Tengo que culparme a mí mismo por todo esto. La responsabilidad descansa en mí", dijo a los reporteros. "También siento profundamente ante el público haber causado preocupación por las cosas que ocurrieron en mi mandato", añadió.

Pero rechazó las crecientes reclamaciones de que el poder judicial estuviera involucrado en la presunta interferencia de juicios, enfatizando que "la mayoría de los funcionarios judiciales están dedicados a servir al público en nombre de la justicia".

Dijo que nunca actuaron en contra de su propia conciencia y el estado de derecho, y que cree en ellos.

Asimismo, urgió al público a confiar en el poder judicial y examinar la investigación "sin prejuicios".

Añadió que, si sus funcionarios judiciales hubieran hecho algo incorrecto, los culparía, pero que también desea que la investigación se realice desde un punto de vista objetivo, sin partidismo o prejuicios.

Yang, de 71 años, se encuentra acusado de utilizar el uso de juicios como influencia política para presionar a la oficina de la entonces presidenta Park Geun-hye para obtener su aprobación en el establecimiento de un tribunal de apelaciones independiente, su plan a largo plazo.

Él es el primer exjefe del Tribunal Supremo de Corea del Sur en enfrentarse a un interrogatorio fiscal como sospechoso criminal. Se enfrenta a un mímimo de 40 cargos, incluyendo abuso de poder y filtración de secretos estatales.

El exjuez veterano dirigió el Tribunal Supremo desde 2011 hasta septiembre del 2017, cuando se retiró.

Presuntamente, ordenó a sus funcionarios en la Administración Judicial Nacional (NCA, según sus siglas en inglés), el principal órgano a cargo de los asuntos administrativos y de personal de la rama judicial, a elaborar maneras de interferir en juicios donde las sentencias tenían gran significado político para Park.

Presionó a los jueces a cargo de tales juicios a emitir veredictos a favor de Park y perjudicó a jueces opuestos al establecimiento de otra corte de apelaciones, dijo.

Asimismo, está acusado de haber organizado una demora en la deliberación de una demanda de daños presentada por las víctimas del trabajo forzado de Japón en tiempos de guerra, para ganarse el favor de la expresidenta, quien buscaba relaciones amistosas con Tokio.

Los fiscales dijeron que tienen suficientes pruebas para acusarlo.

Han obtenido un testimonio del entonces juez líder en el caso del trabajo forzado reclamando cómo Yang le advirtió de una posible disputa internacional si la sentencia resultaba a favor de las víctimas.

Presuntamente, Yang le dijo entonces de "crear argumentos que puedan revertir" la sentencia previa del Tribunal Supremo.

El juicio por corrupción de Won Sei-hoon, exjefe de la agencia de inteligencia, está también entre los juicios en cuestión. Sus cargos de violación electoral podrían posiblemente socavar la legitimidad de la victoria de Park en la carrera presidencial del 2012.

El creciente escándalo ha puesto a todo el poder judicial bajo un escrutinio intenso sin precedentes, mezclado con las reacciones divididas dentro del círculo judicial hacia la ampliación de la investigación.

Mientras que los jueces a nivel menor aceptan en gran parte la necesidad de una investigación y piden una autorreflexión, muchos jueces de alto rango han expresado descontento, acusando a la fiscalía por llevarla demasiado lejos para desacreditar el sistema judicial.

Se espera en gran medida que los fiscales busquen una orden judicial para arrestar a Yang, para lo que necesitarían aprobación del fiscal general Moon Moo-il, dada la naturaleza de su alto perfil.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir