Go to Contents Go to Navigation

Un importante problema de financiación persiste en medio de las enormes necesidades humanitarias en Corea del Norte

Corea del Norte 02/12/2018 07:00
Bart Vermeiren, jefe de la misión del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), habla durante una entrevista con la Agencia de Noticias Yonhap, celebrada, el 30 de noviembre de 2018, en Seúl.

Seúl, 2 de diciembre (Yonhap) -- Hay una gran demanda de asistencia humanitaria en Corea del Norte, pero las cosas se están poniendo difíciles para obtener ayuda debido a un importante problema de financiación, ha dicho el viernes el jefe de la oficina de una organización internacional de la Cruz Roja de Corea del Norte.

Bart Vermeiren, jefe de la misión del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), con sede en Ginebra, también hizo hincapié en que la política debería mantenerse alejada de los esfuerzos de ayuda humanitaria, diciendo que cualquier vínculo entre ellos podría ser "peligroso", ya que podría convertir la asistencia en una "herramienta de negociación".

"Obviamente hay enormes necesidades humanitarias en la RPDC", dijo Vermeiren a la Agencia de Noticias Yonhap en una entrevista reciente en Seúl, añadiendo que no solo se refiere a la salud o a asuntos críticos como la tuberculosis, sino también a los alimentos, el agua, el agua potable y el saneamiento.

RPDC son las siglas del nombre oficial de Corea del Norte, la República Popular Democrática de Corea.

Vermeiren estuvo en Seúl en un viaje de cuatro días para reunirse con otros compañeros de la Cruz Roja y legisladores para discutir sobre la cooperación. Este supuso su primer viaje oficial desde que fue enviado a Pyongyang en julio del año pasado. Su mandato como jefe de la oficina de Pyongyang del CICR finalizará en diciembre.

Desde el lanzamiento de su misión en Pyongyang en 2002, el CICR, conocido por su compromiso con la asistencia humanitaria en tiempos de guerra, ha participado en diversas áreas en las que brinda ayuda a las personas en Corea del Norte. Actualmente cuenta con un total de 23 trabajadores, incluidos 17 trabajadores de la Cruz Roja norcoreana.

Las actividades del CICR en Corea del Norte abarcan el apoyo a la salud, el abastecimiento de agua urbano, el saneamiento y la rehabilitación física para personas discapacitadas.

Una de sus principales prioridades es eliminar con seguridad las bombas sin explotar lanzadas en el Norte durante la Guerra de Corea (1950-53).

Un importante problema de financiación persiste en medio de las enormes necesidades humanitarias en Corea del Norte1

Vermeiren dijo que no se trata de un problema limitado a las fronteras intercoreanas llenas de minas terrestres no contadas, sino a un problema "nacional" que podría tardar "siglos" en resolverse.

Han habido muchos bombardeos y bombas lanzadas desde el aire y muchas de las armas antiguas todavía existen en el Norte, dijo, añadiendo que lo llaman "contaminación de armas" y que puede llevar siglos limpiar la región de todos estos dispositivos y artefactos sin explotar.

Vermeiren citó lo que él llamó información "no verificada" que recibió de las autoridades norcoreanas sobre que aproximadamente 16.000 víctimas se produjeron en unos 5.000 incidentes relacionados con bombas sin explotar desde el final de la Guerra de Corea, diciendo que la gente se lesiona o muere casi todos los días.

Esto significa que alrededor de 150 personas son víctimas de bombas sin explotar cada año.

Independientemente del número, dijo, el problema está ahí, en todo el país, no es solo la Zona Desmilitarizada (DMZ, según sus siglas en inglés).

Vermeiren enfatizó que el CICR está trabajando para proporcionar las técnicas necesarias para que los norcoreanos desactiven las bombas sin explotar cuando se las encuentren, mientras entrenan al personal médico para tratar a las personas traumatizadas por las explosiones.

No menos importante es crear conciencia entre las personas sobre el peligro oculto bajo la superficie.

En una medida preventiva relacionada, su oficina de Pyongyang pronto distribuirá carteles que creó a cerca de 4.500 escuelas en todo el país para crear conciencia sobre el peligro entre los jóvenes estudiantes, la mayoría de las personas vulnerables, dijo.

Para satisfacer las crecientes necesidades humanitarias en Corea del Norte, agregó que el CICR aumentará su presupuesto para la oficina de Pyongyang en 2019 en un 61 por ciento interanual hasta aproximadamente 6,6 millones de dólares.

Se negó a hablar sobre los diálogos de desnuclearización y otros asuntos diplomáticos relacionados con el Estado solitario, y dijo que el CICR es una organización neutral de asistencia humanitaria.

Sin embargo, recordando sus días en Pyongyang, Vermeiren dijo que la atmósfera en la capital del Norte ha cambiado significativamente desde las tensiones y preocupaciones sobre una posible guerra a un estado de ánimo de paz.

Ahora se siente "relajado" cuando está en Pyongyang, muy lejos de pensar constantemente en los planes de contingencia hasta finales del año pasado.

Vermeiren será reemplazado por Thierry Ribaux, subjefe de misión en Amman, Jordania, en diciembre, dijo el CICR.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir