Go to Contents Go to Navigation

Embajador surcoreano ante EE. UU.: No hay un plan B si los diálogos con Pyongyang fracasan

Entrevistas 22/11/2018 18:41
El embajador surcoreano ante Estados Unidos, Cho Yoon-je, habla en una entrevista con la Agencia de Noticias Yonhap en la embajada surcoreana en Washington, el 20 de noviembre de 2018 (hora local).

Washington, 21 de noviembre (Yonhap) -- El jefe enviado de Corea el Sur ante Estados Unidos ha expresado su opinión de que no hay un "plan B" si fracasan los esfuerzos diplomáticos para librar a Corea del Norte de su programa de armas nucleares.

En una reciente entrevista con la Agencia de Noticias Yonhap, el embajador Cho Yoon-je dijo que hay unidad entre los tres países de que los diálogos deben continuar pese a las recientes complicaciones en la implementación de un acuerdo para desnuclearizar el régimen.

El acuerdo llegó en una histórica cumbre entre el presidente del Comité de Asuntos de Estado norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pero no ha habido negociaciones oficiales desde entonces para determinar los próximos pasos.

El embajador, que recientemente celebró su primer año tras su toma de cargo, dijo que no cree que haya un plan B aún y que Corea del Norte y EE. UU. planean continuar con el impulso del diálogo cueste lo que cueste, añadiendo que es una "oportunidad histórica".

El ambiente para el diálogo comenzó este año después de que las tensiones del año pasado se alzaran a medida que Corea del Norte realizó su sexto ensayo de un arma nuclear y varias pruebas de misiles balísticos intercontinentales capaces, aparentemente, de golpear EE. UU.

Trump y Kim intercambiaron una dura guerra de palabras, con el presidente estadounidense amenazando "destruir totalmente" el régimen y el líder norcoreano respondiendo en el mismo estilo.

Aumentando las preocupaciones, la Administración Trump aparentemente consideró un golpe de sanciones limitado sobre las instalaciones nucleares de Corea del Norte, una solución que los funcionarios estadounidenses negaron de manera repetida.

Corea del Norte también desea mantener el impulso del diálogo y es consciente del precio que tendrá que pagar si no es así, dijo el embajador, añadiendo que cree que habrá progreso poco a poco.

En cuanto a los detalles de un acuerdo potencial entre Corea del Norte y EE.UU., Cho dijo que el acuerdo todo en uno sería ideal pero difícil.

Explicó que hubo esperanzas de que los dos lados pongan todo en la mesa de negociaciones, además de alcanzar un acuerdo integral bajo una fecha concreta, pero que cree que esto no es fácil en realidad.

Será difícil pasar de la noche a la mañana de 70 años de desconfianza y hostilidad a una relación de confianza, subrayó.

Para superar la barrera, el enviado sugirió un acercamiento paso a paso.

Es importante acumular pequeños logros, dijo, añadiendo que en el proceso de establecer cada pequeño logro debe haber un esfuerzo para reafirmar las intenciones del uno y el otro para fijarlo, para que en el proceso no pueda ser revertido.

Lo que Corea del Norte está tratando de obtener de las negociaciones es el alivio de sanciones y una declaración oficial del final de la Guerra de Corea de 1950-53.

Pero EE. UU. ha rechazado ofrecer concesiones importantes hasta que vea una desnuclearización completa y verificada del régimen.

En medio de un estancamiento, una reunión planeada entre el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, y un alto funcionario norcoreano se retrasó de manera repentina previamente este mes. Mientras tanto, los diálogos a nivel de trabajo que tenían planeado comenzar tras el cuarto viaje de Pompeo a Pyongyang en octubre deben aún materializarse.

Una vez que comiencen los diálogos, EE. UU. estará preparado para ofrecer medidas correspondientes para la desnuclearización de Corea del Norte, dijo creer Cho. Tales medidas podrían incluir una declaración del final de la guerra, la apertura de una oficina de enlace entre los dos países y la visita de una orquesta a Corea del Norte.

Kim expresó una voluntad de cerrar el principal complejo nuclear del Norte en Yongbyon si EE. UU. proporciona las medidas correspondientes de EE. UU., dijo el embajador mencionando las reuniones norcoreanas con el presidente surcoreano, Moon Jae-in.

Sobre las percepciones de una creciente ruptura entre Seúl y Washington en su enfoque hacia Corea del Norte, Cho las desestimó como "considerablemente exageradas".

Aunque las dos naciones son firmes aliadas, no se pueden tener siempre las mismas opiniones, dijo. La alianza de 70 años solo ha crecido de manera más fuerte comunicándose estrechamente sus diferentes perspectivas y posturas, señaló.

El embajador surcoreano ante Estados Unidos, Cho Yoon-je, habla en una entrevista con la Agencia de Noticias Yonhap en la embajada surcoreana en Washington, el 20 de noviembre de 2018 (hora local).

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir