Go to Contents Go to Navigation

EugeneBell solicita apoyo para abordar la crisis de tuberculosis en Corea del Norte

Últimas noticias 16/11/2018 16:25
Stephen Linton, presidente de la Fundación EugeneBell de Corea del Sur, habla ante los reporteros, el 16 de noviembre del 2018, en Seúl.

Seúl, 16 de noviembre (Yonhap) -- El jefe de la Fundación EugeneBell de Corea del Sur, Stephen Linton, ha informado, este viernes, de que el problema de la tuberculosis en Corea del Norte podría estar alcanzando un punto crítico que requiere un acto rápido y apoyo de Corea del Sur.

El presidente del grupo benéfico también instó a la exención de las sanciones sobre Corea del Norte para permitir que la medicación y suministros necesarios sean entregados al pueblo norcoreano afectado por la enfermedad potencialmente fatal.

Linton hizo el llamamiento durante una conferencia de prensa en el centro de Seúl, donde explicó el resultado de su visita al Norte, del 16 de octubre al 6 de noviembre, que formó parte del viaje semestral de la fundación al Norte para comprobar su operación en el país.

Linton dijo que se trata de una situación de emergencia, añadiendo que es como si hubiera fuego, pero que las personas que viven al lado no pensaran que el fuego pudiera expandirse a su casa. Añadió que ya se habría hablado de una emergencia si la tuberculosis matara a las personas en pocos meses, pero las mata lentamente, tardando de tres a cinco años, y apuntó que parece que hay una falta de sensación de emergencia.

La Fundación EugeneBell es conocida por sus esfuerzos para luchar contra la tuberculosis, y, en particular, contra la tuberculosis polifarmacorresistente (MDR-TB, según sus siglas en inglés), que puede ser mucho más difícil de tratar y tardar más tiempo en curar.

Las abrumadoras sanciones globales impuestas contra el Norte han hecho que sea casi imposible suministrar medicinas y otros materiales necesarios al Norte para tratar el creciente número de pacientes con tuberculosis.

Linton advirtió de que las reservas de medicamentos contra la MDR-TB en el Norte podrían agotarse a no ser que su producción comience, como muy tarde, en el primer semestre del próximo año.

Según la fundación, se podrían tardar unos nueve meses en enviar al Norte medicamentos contra la MDR-TB, debido a los procedimientos endurecidos para el transporte marítimo y el despacho de aduanas causados por las sanciones.

Se estima que alrededor de unas 8.000 personas sufren MDR-TB en Corea del Norte, de las cuales solo un 28 por ciento han sido tratadas este año.

Linton dijo que el suministro de medicinas contra la tuberculosis no está sujeto a las sanciones globales, pero que la comunidad internacional parece reacia a unir esfuerzos contra lo que él considera una crisis humanitaria de "emergencia".

Urgió a que el Gobierno de Seúl se sume a los esfuerzos para obtener una exención de las sanciones sobre el suministro de fármacos contra la tuberculosis a Corea del Norte, diciendo que no es solo un tema que concierna al Norte, sino también una amenaza potencial para Corea del Sur.

Apuntó que la fundación está ayudando a un hospital en Kaesong y visita el lugar dos veces al año, y agregó que en la zona hay muchos pacientes, lo que indica que hay muchos pacientes de MDR-TB en una región cercana a Corea del Sur.

Propuso la apertura de un laboratorio en la ciudad fronteriza norcoreana de Kaesong, donde los expertos y equipo médico surcoreanos puedan ser traídos con mayor facilidad para poder analizar a los pacientes que se sospeche que sufren tuberculosis. Añadió que ello ayudaría a brindar mejores servicios de diagnóstico y en mayor cantidad para las personas que viven en las áreas cercanas.

jisooaw@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir