Go to Contents Go to Navigation

Ministro de Unificación: La visita del líder norcoreano a Seúl aún es posible dentro de este año

Últimas noticias 16/11/2018 09:00
El ministro de Unificación, Cho Myoung-gyon (foto de archivo)

Washington, 15 de noviembre (Yonhap) -- El ministro de Unificación surcoreano, Cho Myoung-gyon, ha dicho, el jueves (hora local), que, a su entender, la visita a Seúl del presidente del Comité de Asuntos de Estado, Kim Jong-un, todavía es posible antes de que acabe el año.

Durante un foro celebrado en Washington, Cho recordó que la visita fue un acuerdo alcanzado entre el presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el líder norcoreano en su última cumbre mantenida en septiembre.

Cho, quien se encuentra en EE. UU. realizando una visita de cinco días para reunirse con los funcionarios de alto rango y expertos sobre Corea de EE. UU., dijo que la visita de Kim dentro de este año no solo es posible, sino que "es necesaria".

La visita de Kim a Corea del Sur sería la primera de un líder norcoreano y se debería a que Moon ha estado tratando de mejorar las relaciones bilaterales para facilitar el proceso de desnuclearización y el establecimiento de una paz duradera en la península coreana.

Sin embargo, la falta de progreso percibida en los diálogos de desnuclearización entre Pyongyang y Washington ha elevado el escepticismo acerca de que la visita de Kim al Sur tenga lugar.

Cho dijo que, por experiencias pasadas, la visita antes de fin de año sería posible y señaló que la mayoría de las cumbres precisan, al menos, dos meses de preparación; sin embargo, añadió, que las tres cumbres intercoreanas previas han cambiado la situación por completo y que los líderes acordaron que los preparativos deben mantenerse prácticos.

El ministro agregó que se tardó menos de un día en preparar la segunda cumbre de mayo y que la tercera cumbre de septiembre tuvo lugar tras un período de planificación "muy corto".

Cho abordó las críticas de que el progreso en las relaciones intercoreanas ha evolucionado más rápidamente que el realizado en la desnuclearización del régimen, comparando la situación al "flujo natural de un río que antaño estuvo bloqueado durante mucho tiempo".

Además, dijo que se están invirtiendo esfuerzos para asegurarse de que los proyectos intercoreanos que se están llevando a cabo contribuyan al proceso de desnuclearización del Norte y agregó que, en este sentido, se está coordinando de forma estrecha con EE. UU. y la comunidad internacional y dentro del marco de las sanciones multilaterales.

Sus comentarios tuvieron lugar en medio de la especulación sobre la existencia de posibles diferencias en el planteamiento de ambos aliados a la hora de tratar con Corea del Norte.

Corea del Sur se ha mostrado ansiosa de ampliar los intercambios transfronterizos, que han estado bloqueados por las sanciones sobre Pyongyang, mientras que Estados Unidos ha dicho que las sanciones deben seguir vigentes hasta que Corea del Norte abandone por completo su programa de armas nucleares.

Los proyectos conjuntos entre Seúl y Pyongyang, como las conexiones ferroviarias y viales transfronterizas, que acordaron sus líderes previamente, se han detenido.

Cho reiteró el argumento de Seúl de que la mejora en las relaciones intercoreanas y la desnuclearización del Norte deben ir de la mano.

Añadió que el Gobierno propugnará un círculo virtuoso de desarrollo de las relaciones intercoreanas y la desnuclearización de Corea del Norte sin cambiar su postura fundamental y que, bajo este proceso, la comunicación y coordinación entre Corea del Sur y Estados Unidos serán los principios de referencia.

Asimismo, expresó su esperanza de que las conversaciones de alto nivel, canceladas recientemente, entre Washington y Pyongyang sean reprogramadas pronto, de forma que permitan el progreso en los diálogos de desnuclearización, y urgió a ambas partes a tener más "paciencia" y "diálogo" para intensificar su comprensión recíproca. Sin embargo, reconoció que es demasiado pronto para esperar que ambas partes confíen entre sí tras 70 años de hostilidad y que, además de haber una diferencia enorme en sus perspectivas, carecen de entendimiento mutuo.

El funcionario advirtió contra ser demasiado optimista sobre el proceso de desnuclearización, diciendo que las negociaciones todavía están en progreso y que hay un largo camino por recorrer y muchas tareas que resolver.

Cho dijo que, desde la perspectiva norcoreana, el asunto clave en juego es la seguridad del régimen y que, a diferencia de su padre, Kim Jong-un no desea conformarse con una autosuficiencia económica de bajo nivel, sino que quiere crear una economía competitiva a nivel mundial, lo que solo es posible con la apertura y podría, a cambio, conducir a la inestabilidad del régimen.

Agregó, refiriéndose a los diálogos de desnuclearización entre EE. UU. y Corea del Norte, que se trata, prácticamente, "de la primera vez que este asunto (de la inestabilidad del régimen) se pone sobre la mesa de negociaciones", y que la intención del líder norcoreano de abandonar las armas nucleares a cambio de los beneficios correspondientes es más fuerte que nunca.

elena@yna.co.kr

(FIN)

Inicio Subir